El robo de las manos de Perón - el café de la historia

El robo de las manos de Perón

Compartir es de sabi@s:
4.8
(125)

Estimated reading time: 7 minute(s)

El viaje a ninguna parte de las manos de Perón

Tiempo atrás publicamos un artículo sobre un rocambolesco y macabro secuestro: el del cadáver de Chaplin unos meses después de haber sido enterrado por parte de un par de malhechores de Europa del Este con el fin de pedir un rescate a la familia. Pueden leerlo aquí.

Pues bien, el oscuro suceso que traemos hoy tiene ciertas similitudes con el de Chaplin y ocurrió solamente nueve años después, en 1987.

Juan Domingo Perón

El político, escritor, militar y tres veces presidente de Argentina Juan Domingo Perón falleció en la localidad de Olivos el 1 de julio de 1974. Se declararon varios días de duelo nacional en los que el cuerpo fue velado en las instalaciones del Congreso de la Nación, desfilando ante su féretro más de cien mil personas que quisieron rendirle póstumo homenaje quedándose sin poder entrar en el recinto aproximadamente otro millón más.

Pasados esos días, sus restos fueron trasladados a una cripta en la Quinta Presidencial de Olivos para su eterno reposo.

EL ROBO DE LAS MANOS DE PERÓN - El café de la Historia
Juan Domingo Perón

Un reposo ajetreado

Se había planeado trasladar más adelante sus restos a un gigantesco mausoleo proyectado para que albergase los grandes prohombres argentinos, pero debido a problemas políticos internos se deshechó la idea con lo cual, finalmente, sus restos fueron trasladados al Cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires.

Ahora nos vamos al año 1987, más concretamente al día 10 de junio.

Ese día se empezaron a recibir una serie de cartas en la sede del Partido Justicialista Peronista en la que se informaba de la sustracción de las manos del mandatario. Los asaltantes también decían haberse llevado su anillo y su sable. El rescate ascendía a más de siete millones de dólares.

La carta la firmaban el misterioso grupo Hermes IAI y los 13.

Conmoción política por el robo de las manos de Perón - el café de la historia

Como prueba de autenticidad, a cada carta le acompañaba un trozo de otra carta que la viuda de Perón había dedicado a su marido y que se encontraba en el mausoleo.

Tres días después se abrió la tumba y se pudo certificar que, efectivamente, faltaban los elementos que describía la carta e inmediatamente se puso en conocimiento de la policía.

Se rechazó frontalmente pagar el rescate y las manos jamás han vuelto a aparecer. Se han insinuado multitud de teorías tanto sobre la identidad de los asaltantes como sobre el desagradable hecho de cercenar las manos al cadáver.

Vamos con ellas…

Teorías sobre un hecho jamás esclarecido

Los asaltantes, probablemente un grupo de unas seis personas, tuvieron que trabajar muchas horas, quién sabe si días, en el cementerio disfrazados de operarios del camposanto para poder acceder al cadáver ya que había un cristal blindado de 170 kilos protegiendo el féretro.

Inmediatamente conocido el suceso, las especulaciones y teorías se desataron, algunas con cierto fundamento y otras irracionales y descabelladas. Veamos tres de las más célebres.

La venganza masónica

Que el asalto es una venganza la desarrollan profusamente Damián Nebot y David Cox en su libro La segunda muerte tras años de investigación del hecho, y apuntan a una vendetta por parte de una logia masónica.

Tanto la logia P2 como su líder, Lucio Gelli (ese nombre también planeó sobre teorías de la conspiración muy célebres como la extraña muerte de Juan Pablo I o el asesinato de Aldo Moro), revolotearon sobre el misterioso suceso.

El dinero suizo

Otra teoría que hizo fortuna fue que se le cortaron las manos para poder acceder a las cuentas suizas del mandamás que estaban protegidas con sistema de lectura de huellas digitales. Otras fuentes hablaban de un anillo encriptado. Suiza desmintió tanto que Perón tuviese cuentas en su país como que dispusiese por aquel entonces de sistemas tan sofisticados.

Motivos políticos

Argentina estaba a punto de celebrar elecciones, y el entonces presidente Alfonsín insinuó en varias ocasiones que detrás de la profanación había oscuros motivos políticos por parte de algún grupúsculo golpista para desestabilizar la democracia.

Artículos relacionados

Extraños sucesos

Asimismo, una cascada de raros incidentes relacionados con la profanación empezaron a ocurrir…

Una mujer que acudía regularmente a llevar flores frescas a la tumba del general aseguró haber visto movimientos sospechosos de individuos en las cercanías del mausoleo. Fue asesinada en extrañas circunstancias tras hablar con la policía.

Exactamente lo mismo ocurrió con un guarda del cementerio.

El comisario Juan Ángel Pirker, uno de los policías al cargo de la investigación apareció muerto en su despacho a causa de un repentino ataque de asma. Otro comisario, Carlos Zunino, salvó la vida de forma milagrosa tras sobrevivir a un atentado.

El juez Jaime Far Suau se encargó de la investigación y llegó a viajar a Madrid para entrevistarse con la viuda pero todas las anotaciones del magistrado sobre ese encuentro también desaparecieron misteriosamente tras su no menos misteriosa muerte en un accidente de tráfico. En su libro La profanación, los autores Juan Carlos Iglesias y Claudio Negrete afirman que el juez Far Suau fue asesinado.

El robo de las manos de Perón - El café de la Historia

Al poco de la entrevista entraron a robar en la casa de la viuda llevándose, entre otras cosas, documentos. Y a las imágenes religiosas que había en la vivienda… ¡les cortaron las manos!

Tras la sospechosa muerte de Far Suau se hizo cargo de las investigaciones el juez Alberto Baños. Baños sostenía que los asaltantes tuvieron que contar con algún tipo de ayuda oficial ya que el cadáver, aparte del cristal blindado, estaba protegido por doce cerraduras que no fueron forzadas. Un juego de copias de esas llaves aparecieron en una comisaria de Buenos Aires, motivo por el cual Baños decidió reabrir la investigación mediada la década de los años 90.

Pero en 2008 Baños denunciaba que habían forzado su domicilio y le habían robado la documentación del caso que jamás ha sido recuperada.

A día de hoy las incógnitas que rodean a este oscuro incidente siguen sin despejarse y el caso continúa abierto mientras las manos de Perón siguen en paradero desconocido, manteniendo hasta nuestro días un halo de misterio sobre el mayor enigma de la historia reciente argentina.

Activar los avisos

Suscríbete y te avisamos cuando haya un artículo nuevo

Bestseller No. 1
Conduccion politica
  • Peron, Juan Domingo (Author)

¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 125

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

No te pierdas estos artículos:

Última actualización el 2020-11-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.