El café de la historia - El republicano que fue rey

El republicano que fue rey

4.8
(197)

Muerte a los reyes

El día 19 de septiembre de 1973 Carl Gustaf Folke Hubertus Bernadotte fue nombrado de manera oficial rey de Suecia con el nombre artístico de Carlos XVI Gustavo.

Y no es Carlos Gustavo XVI porque es norma en el país nórdico que los monarcas cuyo numeral es par coloquen un segundo nombre tras el número regnal. Cosas de suecos…

Si nos atenemos exclusivamente a los registros históricos sólo encontramos datos fidedignos sobre la monarquía sueca y los nombres de sus reyes a partir de las últimas décadas del siglo X. Antes, sólo hay bruma y leyenda.

Así las cosas, desde entonces hasta Carlos XVI Gustavo de Suecia han desfilado por el trono más de cincuenta reyes pertenecientes a once dinastías diferentes.

Vamos a conocer los orígenes de la actual dinastía real sueca que no son precisamente reales, ni suecos.

Carlos XVI Gustavo, actual rey de Suecia
Carlos XVI Gustavo, actual rey de Suecia

La dinastía Bernadotte

La irrupción de Napoleón en Francia puso patas arriba la política sueca, y llevó al rey Gustavo IV Adolfo (recuerden, al ser par tiene ese segundo nombre tras el numeral) a sellar una serie de alianzas desastrosas para el país que desembocaron en una guerra con Rusia que provocó la perdida de Finlandia.

Este hecho causó un profundo malestar en las élites y los militares, malestar que desembocó en un golpe de Estado que lo derrocaría.

A la desesperada, abdica en su hijo Gustavo pero el Parlamento sueco lo rechaza alegando que el derrocamiento incluye también a su familia.

Los golpistas ponen en el trono a su tío que reinó bajo el nombre de Carlos XIII, un títere del Parlamento que, para acabar de desestabilizar la situación era ya muy mayor y no tenía descendencia.

Para salir del atolladero, adoptó a un pariente danés que reunía las dos condiciones indispensables para ser heredero: era noble y joven. A Carlos Augusto de Augustenburg, que así se llamaba el elegido, no se le ocurre otra cosa que morirse al mes siguiente para acabar de arreglar la situación.

El republicano que fue rey - El café de la Historia  Carlos XIII
Carlos XIII

Jean-Baptiste Bernadotte

Aquí entra en juego Jean-Baptiste Bernadotte, un general napoleónico.

Bernadotte había nacido en 1763 en una familia humilde. Muy joven se alistó en el ejército francés demostrando grandes dotes que le llevaron de ascenso en ascenso hasta lo más alto del escalafón militar.

Cuando estalla la Revolución Francesa y Francia entra en guerra contra media Europa, se distingue especialmente en las numerosas campañas en las que participó alcanzando el rango de mariscal.

Con el tiempo, la relación de Bernadotte con Napoleón empezó a deteriorarse paulatinamente por diversas razones de manera preocupante, y aquí aparece en escena Carl Otto Mörner.

El republicano que fue rey - El café de la Historia
Carl Otto Mörner

Mörner era un diplomático del rey Carlos XIII de Suecia enviado a las cortes europeas para anunciar que Carlos Augusto de Augustenburg, recuerden, el joven heredero danés, había fallecido en un accidente.

Cuando Mörner llegó a Francia, por lo que sea, se nos vino arriba y sin consultar a sus superiores y por su cuenta ofrece la sucesión a Bernadotte.

Napoleón se lo tomó a pitorreo pero cuando meditó el asunto vio que era una jugada maestra ya que no sólo le quitaba de en medio al molesto mariscal que le estaba saliendo contestón (por varios asuntos que abarcaban desde discrepancias políticas hasta amorosas y familiares que no vienen al caso ahora) sino que por el mismo precio sentaba en el trono de Suecia a un Gran Mariscal de Francia, lo cual facilitaría convertir a Suecia en un estado satélite fácil de manejar.

El republicano que fue rey - El café de la Historia
El Mariscal Jean-Baptiste Bernadotte

Las razones del ofrecimiento

Pero, ¿por qué ofrecen a un francés que ni siquiera es noble el trono sueco?

Pues muy sencillo…

Bernadotte gozaba de muy buena fama en Suecia debido al impecable trato que había dispensado a una treintena de oficiales suecos capturados en cierta campaña militar en Lubeck.

En Suecia había corrido la voz de su caballerosidad y rectitud y se le consideraba el paradigma de hombre justo.

A su regreso a Suecia, Otto Mörner es detenido por insubordinación por el ofrecimiento a Bernadotte sin la aprobación del Parlamento, pero la candidatura del francés va ganando adeptos por todo el país; no sólo su fama de hombre honrado le precedía sino que los estamentos militares ven con buenos ojos que un militar de su prestigio y experiencia les dirija y así poder dar la revancha a Rusia y recuperar Finlandia.

A partir de aquí la cosa fue rápida.

En noviembre de 1810 Bernadotte hace su entrada triunfal en Estocolmo nombrado ya oficialmente heredero a la corona sueca con el nombre de Carlos Juan.

Su predecesor, Carlos XIII, ya muy enfermo y anciano delegó en él todos los poderes y, gracias a sus dotes y a su popularidad, en breve espacio de tiempo se hizo con las riendas del poder en el país incluso antes de ser proclamado rey.

Larga vida a Carlos XIV Juan de Suecia

Tras ocho años gobernando el país como regente, el 5 de febrero de 1818, tras la muerte de Carlos XIII, Bernadotte es coronado rey de Suecia con el nombre de Carlos XIV Juan de Suecia

Realmente gobernó el país desde el momento de su llegada y las decisiones que tomó no eran posiblemente las que se esperaban de un personaje de origen revolucionario.

Desde el principio adoptó el absolutismo que tanto combatió en su juventud como forma de reinado, y una de sus obsesiones era asentar a su familia en el trono viendo conspiraciones por todos sitios.

Se supone que habiendo visto en primera persona lo que ocurrió con los reyes en Francia, lo último que le apetecía era acabar con la cabeza en un cesto.

En el apartado de política internacional cuando Napoleón le pidió ayuda no sólo se la denegó sino que se unió a Prusia y Gran Bretaña en la Sexta Coalición contra éste, participando activamente los ejércitos suecos en el hostigamiento a las tropas francesas.

Nunca aprendió a hablar sueco, lo que no fue obstáculo para que gozara de manera casi ininterrumpida de gran popularidad durante su largo reinado y a su muerte en 1844 le sucedió su hijo Óscar I, que daría continuidad a la dinastía que, hasta nuestros días, reina en Suecia.

Bernardotte ya como Carlos XIV Juan de Suecia

La sorpresa de tinta

Bernadotte fue un personaje muy popular en su tiempo y prueba de ello son las múltiples condecoraciones que se le concedieron en toda Europa, incluyendo la de Caballero del Toisón de Oro otorgada por Fernando VII.

Dada la peculiar biografía del personaje ha aparecido en infinidad de novelas y películas. Tiene su propio museo en la ciudad que le vio nacer, Pau, e incluso aparece como personaje en el videojuego Assassin’s Creed.

Pero lo más chocante de todo este asunto es que se dice que cuando falleció se encontró en su cuerpo un tatuaje que decía: “Mort aux rois” (Muerte a los reyes), recuerdo indeleble de su pasado revolucionario.

No está nada mal para el fundador de una dinastía que lleva más de doscientos años años ocupando el trono.


PUBLICACIÓN DE NUEVO ARTÍCULO EN

¡Suscríbete y sé el primero en enterarte!

Avísame por correo

¡Que no te lo cuenten!







Y SI QUIERES AYUDARNOS, APÓYANOS PARA PODER SEGUIR CRECIENDO



Otras historias relacionadas con Suecia que también te podrían interesar

El único 30 de febrero de la historia
El experimento del café de Gustavo III


Productos recomendados sobre Bernadotte



¡Síguenos en las redes!

Aviso legalPrivacidad Política de cookies / Copyright © 2021. Todos los derechos reservados/All rights reserved. / Contacto

Edición 2021/22



SI QUIERES AYUDARNOS, APÓYANOS PARA SEGUIR CRECIENDO




¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 197

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

Última actualización el 2021-10-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.