El café de la historia - Anécdota de Vicente Blasco Ibáñez

Blasco Ibáñez, el pistolero

Compartir es de sabi@s:
4.6
(8)

Estimated reading time: 2 minute(s)

Anécdota de Vicente Blasco Ibáñez

Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) tenía mucha facilidad de palabra y sus conferencias y discursos eran recibidos con entusiasmo.

Su vida es rica en curiosidades y anécdotas, vamos con una de ellas….

Dio una serie de conferencias en tierras de América.

Después de una de ellas, le pareció ver, entre el público, un rostro conocido, pero que no había visto desde hacía mucho tiempo. Se le acercó, vio que, en efecto, era él y le gritó:

  • ¡Hombre! ¿Pero no te maté?

A lo que su interlocutor le contestó:

  • Pues parece que no, gracias a Dios.
Vicente Blasco Ibáñez, el café de la historia
Are you talking to me?

Un corto diálogo que chocó a los pocos que lo oyeron. Y el caso es que Blasco Ibáñez había estado años atrás en la Patagonia, había tenido negocios allí y aquel hombre había trabajado a sus órdenes. Discutieron un día violentamente y el otro había sacado una pistola. Pero Blasco Ibáñez se le anticipó y disparó primero. Y lo había dejado, creyéndole muerto. Pero el otro se había recuperado, pasaron años y… allí estaba, dispuesto a estrechar la mano y dar un abrazo a su antiguo enemigo.

Fuente: Antología de Anécdotas: 3100 anécdotas de personajes extranjeros, de personajes españoles y anónimas. Noel Clarasó

Recomendación: Frases y citas de Blasco Ibáñez

Activar los avisos

Suscríbete y te avisamos cuando haya un artículo nuevo

¿Quieres recibir las últimas publicaciones en tu correo?

¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.6 / 5. Recuento de votos: 8

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

No te pierdas estos artículos: