El café de la historia - Refranes de calor

100 Refranes sobre el calor

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE CLIMA Y METEREOLÓGICOS » 100 Refranes sobre el calor

Dichos y refranes acerca del calor

  • Frío en invierno y calor en verano, eso es lo sano.
  • Chicharra que canta, calor adelanta.
  • Sandia y melón, qué buenos para el calor.
  • No hay primavera sin flores, ni verano sin calores, ni otoño sin racimos, ni inviernos sin nieves ni fríos.
  • Juventud, calor y brío; vejez, tembladera y frío.
  • Por fiestas de verano, moscas y calor.
  • Hacia San Lorenzo, calor muy intenso.
  • En verano de mucho calor, veranea el riñón.
  • En diciembre frío, y calor en el estío.
  • Por San Miguel, gran calor, será de mucho valor.
  • Entre Virgen y Virgen, el calor aprieta de firme.
  • En junio el sol da mucho calor; y si no lo diere, guardarte debes.
  • Calor de mayo, valor del año.
  • Calor de marzo temprano es para el campo sano.
  • No hay luna como la de enero ni calor como el del brasero.
  • Por Santiago, los calores te agobiaran en un mar de sudores.
  • Zamarra y sermones no son para tiempo de calores.
  • Si en mayo llueve y hace calor, todo el campo es un color.
  • El calor de julio tiene la lluvia por enemigo.
  • Si el avariento fuera sol, a nadie daría calor.
  • Agua caliente, salud para el vientre.
  • Por San Alejandro, el calor se va notando.
  • Octubre, mes un poco loco, del calor al frío y del bochorno al cierzo.
  • No temas nunca el calor en junio, que tu enemiga es la lluvia.

Más refranes de calor

  • Por San Urbano el calor hasta en la mano.
  • La primavera, que cante o que llore, no llega nunca sin flores, ni el verano sin calores, ni el otoño sin racimos, ni el invierno sin nieve y fríos.
  • Ni por el frío dejes la ropa, ni por el calor la bota.
  • No dejes de beber vino; sea verano o invierno; haga calor o haga frío.
  • Por San Serapión, poco calor da el sol.
  • Cuando el grillo canta, no hace falta la manta.
  • Lino y algodón, para el frío y para el calor.
  • En el verano por calor, y en invierno por el frío, nunca le falta achaque al vino.
  • Las tortugas dormitan con el frío, despiertan con el calor.
  • Zamarra vieja, más calienta que una nueva.
  • Por San Pedro, las tormentas y el calor asustan al pastor.
  • Frío por Navidad; calor desde San Juan.
  • La sardina y la longaniza, al calor de la ceniza.
  • En Septiembre, a fin de mes, el calor vuelve otra vez.
  • Por San Miguel, el calor se aguanta mejor.
  • En mayo, cuando los grandes calores, los caballos están gordos y los potros corredores.
  • Julio, mes de poca flor, sí de mucha calor.
  • Ni calor hasta San Juan, ni frío hasta Navidad.
  • Hasta que nace el niño, ni calor ni frío.
  • Aire solano, fresco en invierno y calor en verano.
  • Frío por San Vicente y calor por San Lorenzo, aprietan mucho y pasan pronto.
  • Por San Juan el calor nos amenaza y San Pedro nos echa de casa.
  • Mañanicas de niebla, tardes de sol; en otoño qué poquita calor.
  • En mayo, el mucho calor aumenta la producción.
  • Agua fría y pan caliente, nunca hicieron buen vientre.
  • En julio al mucho calor, ajo blanco y melón.
  • Por junio el mucho calor, nunca asusta al labrador.
  • El girasol, reverencia al sol cuando hace calor.
  • Absorbe el calor del infierno y guárdalo para el invierno.
  • Por la Virgen de las Nieves, el calor del sol empieza a ser mas leve.
  • Si en mayo llueve y hace calor todo el campo cubre de verdor.
  • El fuego de la leña verde proporciona más humo que calor.
  • Julio normal, seca todo manantial.
  • El espliego con la calor, alimenta el moscardón.
  • En julio, beber y sudar, y el fresco en balde buscar.
  • El día que hace mucha calor, te cansas un montón.
  • Si en febrero tienes calor, por Pascua buscarás el sol.
  • En julio, agua viene y calor va, y el verano ya pasará.
  • Mano fría, y pie caliente, salud competente.
  • El calor de marzo temprano, malo para el campo.
  • Ni dejes la manta por calor ni el almuerzo por harto.
  • El amor del yerno y el sol del invierno dan el mismo calor.
  • Julio calorero, llena bodega y granero.
  • De marzo no te fíes que es un traidor, tan pronto hace frío que calor.
  • Zapatos de charol, ni para el frío ni para el calor.
  • Cuando no hay calor en el nido, lo busca fuera el marido.
  • Si quieres tener calor, y además buena hoguera, en el menguante de setiembre, corta la madera.
  • Cuando el hambre es de calor, el pan viejo es fresco.
  • Enero caliente, el diablo trae en el vientre.
  • Con julio y su gran ardor, tendrás sudor y calor.
  • Por San Fermín, el calor no tiene fin.
  • Calor en mayo, salud para todo el año.
  • Una palabra dicha con bondad puede suponer el calor de tres meses de invierno.
  • Cuando el hambre da calor, la batata es un refresco.
  • Nada abriga mejor que el calor de una sonrisa.
  • Julio con calor, da pan y llena el desván.
  • En Castilla, nueve meses de invierno, y tres de infierno.
  • La sardina y la golondrina, al calor de la ceniza.
  • Calor, agua y hielo, no se queda en el cielo.
  • Lana y no algodón, para el frío y el calor.
  • Ni en agosto caminar, ni en diciembre navegar.
  • Sólo el calor sufrido, da a la sombra sentido.
  • Caliente la comida, y fría la bebida.
  • Todo fruto viene bien con calor por San Miguel.
  • Manos calientes, buena panadera, pero mala quesera.
  • Viento cierzo machacón, no deja al sol dar calor.
  • Lo indicado es que en diciembre haga frío y quédese el calor para el estío.
  • El sol de marzo, da con el mazo.
  • La perdiz es perdida, si caliente, no es comida.
  • Mayo caliente y lluvioso, ofrece bienes copiosos.
  • Ni caldo frío, ni vino caliente.
  • Hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo, y en llegando a San Miguel, te lo vuelves a poner.
  • San Lorenzo, calura, San Vicente, friura, uno y otro poco dura.
  • Por San Isidro Labrador, se va el frío y viene el calor.
  • Calenturas de lar, hasta el umbral.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto