El café de la historia - Refranes cántabros

Refranes de Cantabria

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES COMUNIDADES AUTÓNOMAS » Refranes de Cantabria

Dichos y refranes de Cantabria

  • De Burgos a Santander, con el Escudo te vas a ver.
  • Parducos en Santullán; lobetos en Polaciones, y en San Martín y su valle, rejoneros a montones.
  • Santillana del Mar, la villa de las tres mentiras: ni es santa, ni es llana, ni tiene mar.
  • Lo que Valdeolea desea, Campos nunca lo vea.
  • Quesu mantecosu y ciegu, cátale que es pasiegu.
  • Por las bodas de Reinosa, se pierden las de Matamorosa.
  • Quien no va a Carasa, no sabe nada.
  • En Santander, un pez cada mes pero si quieres sardina y mujer fina, santanderina.
  • Truenos por Candina, agua sin medida.
  • Liébana, una es y llévala.
  • Las faldas tienen más fuerza que un batallón.
  • Del Valle de Polaciones saca el rey sus consejeros, y del condado de Pernia sus más nobles caballeros.
  • De buenos propósitos esta el infiernu lleno.
  • Mucho de Boo y poco de Guarnizo.
  • Mozu dominguero no quier lunes.
  • Si la nube va para Noja, mi capa no se moja.
  • Ca uno salla según lo que parla.
  • Ni río por lindero, ni amigo lebaniego.
  • Mujer, naipe y vinu, si se ajuntan, hay ciscu.
  • En Solares, cuatro huevos son dos pares.
  • Cuando Cabarga tiene montera, llueve aunque Dios no lo quiera.
  • De Viaña los toreros, de La Vega las toreras y de Candolias los mayores chapuceros.
  • Ampuero reza, Torrelavega trabaja y Santander se divierte.
  • En abril cucadas, y en mayo ventoladas.
  • El pescador de caña come más que gana.
  • Cuando truena pa Lloroza, desunce los gües y vete a la choza, y cuando truena pa Sanmelar. unce los gües y vete arar.
  • Donde veas a todos cojear, debes, alo menos, renquear.
  • Las abrigadas de marzo, las sopla el diablo.
  • Por Liendo… pasa corriendo. Y desde que está Tomás, mucho más.
  • Pasiegos y perros de caza, cuanto menos en casa.
  • Terrenu a la vera del ríu ni tuyo ni miu.
  • Tontorontón de Hornedo, vales más tú que Toledo.
  • A la mujer y al quesu, con muchu tientu.
  • Ser más parado que el caballo de Recalde.
  • Cuánto va de un pensamientu a un conocimientu.
  • Polaciones, buena tierra pero nieva de continuo; el que tenga allá el lechón, olvídese del tocino.
  • Para un hombre desgraciado, todos los días son martes.
  • El Santo Cristo de Limpias dicen que suda, que suda, los que sudan son los fieles para el sacristán y el cura.
  • Güerta sin agua es lo mismo que casa sin tejau.
  • Camino de Santander, llevaban preso a un gitano, por encontrarse una capa antes de perderla su amo.
  • Al diablo y a la mujer, nunca les falta qué hacer.
  • Cara de beatu, uñas de gatu.
  • Quien a heredar aspira, larga soga estira.

Más dichos y refranes de Cantabria

  • Si tu tejao es de vidriu, no tires piedras al del vecinu.
  • El viciu saca la casa de quiciu.
  • Toda gallina que no pone para enero, muerta caiga en el gallinero.
  • De padre ricu, hiju señoritu y nietu pordioseru.
  • Como es el añu debe ser el jarru.
  • La mujer que no come con su marido, lo mejor del puchero se lo han comido.
  • Marzo marcero , por la mañana cara de perro, y por la tarde hermoso mancebo.
  • Lo mejor es enemigo de lo buenu.
  • Válgame la Soberana, válgame la Madalena, que perdí la mejor vaca que tenía en Villanueva.
  • Una cosa piensa el borracho y otra el tabernero.
  • Ser más bruto que los de Silió, que subieron el burro al campanario.
  • A casorio tardíu, jergón de lana y buen jorníu.
  • Pace los prados en abril, que después de San Marcos, ni en el prado ni en el saco.
  • En julio, beber y sudar, y en balde el fresco buscar.
  • Pasiegucas de Pas, del refajo rabón y el cuévano atrás.
  • Lo cierto por un mentirosu se hace dudoso.
  • Por San Fernando, en Andalucía segando y en Cantabria tronando.
  • En casa del albarqueru, pozas en el traseru.
  • En las candelas entra el sol por todas las callejuelas.
  • Si el inviernu pinta veranu, barrunta muchu dañu.
  • San Lorenzo calura y San Vicente friura, uno y otro poco dura.
  • El jabalí embardaú, esta medio cazaú.
  • El bermellor de la bocana, a la noche y no a la mañana; por la tarde de Oviedo y no de Santillana.
  • Mal anda el oso cuando anda a hormigas.
  • Lo olvidau ni pagau ni agradecíu.
  • Treinta días tiene noviembre, como abril, junio y septiembre; de veintiocho no hay mas que uno; los demás, de treinta y uno.
  • Topín, topuco, cambiaste los ojos por un rabuco.
  • Una mentira bien puesta muchu vale y pocu cuesta.
  • Por San Lucas, siembra habucas; siembra pocas y cogerás muchas.
  • Palo de acebo, mientras dure no hay miedo.
  • Señorito de pueblo y caballo criado a hierba, pura mierda.
  • El pasiego ve las hierbas crecer, el lebaniego las escucha.
  • Si vas a casa del vecinu, llama, no entres repentinu.
  • Ábrego en las témporas de San Mateo, ábrego hasta el invierno.
  • El agua que cae en una semana se la bebe el cuco en una mañana.
  • La zorra escarmentá pasa el ríu arregazá.
  • Si ties muchas ganas de hablar, hacelo por onde no sople el viento.
  • Unce los bueis por San Bartolomé, que después no hay de qué.
  • Poco gana el que hila, pero menos el que mira.
  • Al que habla a mis espaldas mi culo le contempla.
  • A glárimas de cebolla y caricias de jumentu, mucho tientu.
  • Hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo, y si vuelve a llover, vuélvetelo a poner.
  • Si vas a la romería vete en buena compañía; ni moza temprana ni vieja pasada.
  • Cura flaco y marido barrigón, ninguno cumple su función.
  • El que en aporcar es diestru, es un labrador maestru.
  • Si quieres saber cuando es abril, la golondrina te lo vendrá a decir.
  • Acuérdate nuera de que serás suegra.
  • El que a pueblo ajeno va a casar, o va engañado va a engañar.
  • Más discurre el hambrientu que cien abogaos.
  • El que ara en marzo con los días contaos, ara en abril con los dientes arregañaos.
  • Si los cuervos bajan al llano, la niebla vendrá temprano.
  • En casa del rico el vinagre se vuelve vino.
  • Tener más huesos que una vaca campurriana.
  • Ser más pelma que la criada de Teira.
  • Cuando runfla la cueva de Oreña, unce los güeis y vete por leña.
  • De noche y si está la suegra, se ve hasta la leche negra.
  • Si a las doce de la noche canta el gallo, en invierno nieva, y hiela en verano.
  • Lo poco agrada, lo muchu cansa y empalaga.
  • Febrero y las mujeres, tienen en un día diez pareceres.
  • El humo va a los hermosos, a los cerdos y a los perezosos.
  • Si truena de monte a mar, coge los bueyes y ponte a arar: si truena de mar a monte, suelta los bueyes y ponte el capote.
  • Eres más lelo que Pichucas el del Muelle.
  • Ir en el coche de San Fernando, un ratucu a pie y el otru andando.
  • El peor geniu es el que inspira el mal vinu.

Estela de Cantabria, es una bandera cántabra Camiseta
2 Opiniones
Estela de Cantabria, es una bandera cántabra Camiseta
  • Diseño de Cantabria, con el símbolo de la Estela cántabra en amarillo degradado
  • Inspirado en la mítica estela cántabra de Barros tallada en piedra, de la época prerománica. Con el Lábaru en el centro.
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto