El café de la historia - Frases de Unamuno

175 frases de Miguel de Unamuno

Frases de Miguel de Unamuno

AUTOR: El café de la historia

  • Intenta curarte de la angustia de preocuparte de cómo te apareces a los demás. Intenta preocuparte sólo por la idea que Dios pueda tener sobre ti.
  • Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte.
  • A veces, el silencio es la peor mentira.
  • Deberíamos tratar de ser los padres de nuestro futuro en lugar de los descendientes de nuestro pasado.
  • A menos pensamiento, pensamiento más tiránico y absorbente.
  • La razón es la muerte del fascismo.
  • El sufrimiento es la sustancia de la vida y la raíz de la personalidad, ya que solo el sufrimiento nos hace personas.
  • ¿No ves que me he pasado la vida soñando?
  • La felicidad es algo que se vive y se siente, no es una cosa razonada o definida.
  • Creo en Dios porque creo a Dios.
  • Mi religión está buscando la verdad en la vida y la vida en la verdad, aunque sé que no tengo que encontrarla mientras viva; mi religión lucha incesante e incansablemente con lo desconocido.
  • Esos fallos que no tenemos, no nos molestan.
  • Contra los valores afectivos no valen razones, porque las razones no son nada más que razones, es decir, ni siquiera verdad.
Frases y citas de Miguel de Unamuno - el café de la historia Unamuno frases
  • ¿De qué te sirve meterte a definir la felicidad si no logra uno con ello ser feliz?
  • El triunfo supremo de la razón es arrojar dudas sobre su propia validez.
  • La locura, la verdadera locura, nos está haciendo mucha falta, a ver si nos cura de esta peste del sentido común que nos tiene a cada uno ahogado el propio.
  • Vencer no es convencer.
  • El cristianismo es apolítico.
  • El que tiene fe en sí mismo no necesita que los demás crean en él.
  • El hombre es un producto social y la sociedad debe impedir que se pierda para ella.
  • La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.
  • El modo de dar una vez en el clavo, es dar cien veces en la herradura.
  • A menos que un hombre aspire a lo imposible, la posibilidad que logre no valdrá la pena.
  • El nacionalismo es la chifladura de exaltados echados a perder por indigestiones de mala historia.
  • Es triste no ser amado, pero es mucho más triste de no ser capaz de amar.
  • El débil es débil porque no ha dudado bastante y ha querido llegar a conclusiones.
  • Tu desconfianza me inquieta y tu silencio me ofende.
  • Los hombres gritan para evitar escucharse el uno al otro.
  • Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que sabiendo algo no procuran la transmisión de esos conocimientos.
  • Al encontrarnos a nosotros mismos, encontramos en nosotros mismos a todos nuestros hermanos en la soledad.
  • Es en el aspecto religioso donde hay que ir a buscar lo más típico y lo más radical de un pueblo.
  • El escéptico no significa que duda, sino que explora o investiga, a diferencia del que afirma y piensa que ha encontrado.
  • La opinión de toda una multitud es siempre más creíble que la de una minoría.
  • A veces, permanecer en silencio es mentir, ya que el silencio puede interpretarse como asentimiento.
  • Hablo de mí porque es el hombre que tengo más a mano.
  • La filosofía satisface la necesidad de crear un concepto único y completo del mundo y de la vida.
  • Hasta un ateo necesita a Dios para poder negarlo.
Frases y citas de Miguel de Unamuno - el café de la historia
Unamuno frases
  • La verdad es que la razón es el enemigo de la vida.
  • Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas. Y la verdad se busca con humildad.
  • Todo esto me está sucediendo a mí y le está sucediendo a los demás sobre mí, ¿es realidad o es ficción? ¿No es posible que todo sea un sueño de Dios, o de quien sea, que desaparecerá tan pronto como se despierte?
  • La fe no es creer lo que no vimos, sino crear lo que no vemos.
  • Nuestra vida es una esperanza que se convierte continuamente en memoria y la memoria engendra esperanza.
  • Primero la verdad que la paz.
  • El diablo también es un ángel.
  • Mientras que los hombres creen que buscan la verdad por sí mismos, de hecho buscan la vida en la verdad.
  • Todo acto de bondad es una demostración de poderío.
  • Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que será.
  • El hombre de carne y hueso; el hombre que nace, sufre y muere, sobre todo, quien muere; el hombre que come y bebe y juega y duerme y piensa y quiere; el hombre que es visto y escuchado; es el hermano, el verdadero hermano.
  • Una de las ventajas de no ser feliz es que se puede desear la felicidad.
  • Vuelve hacia atrás la vista caminante, y verás lo que te queda de camino.
  • El amor es hijo de la ilusión y el padre de la desilusión.
  • Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee.
  • El use estropea y hasta destruye toda belleza. La función más noble de los objetos es la de ser contemplados.
  • Cuando se muere alguien que nos sueña, se muere una parte de nosotros.
  • El amor no quiere ser agradecido ni quiere ser compadecido. El amor quiere ser amado porque sí, y no por razón alguna, por noble que está sea.
  • A un pueblo no se le convence sino de aquello de que quiere convencerse.
  • Todo lo que exalta y expande la conciencia es bueno, mientras que lo que la deprime y la disminuye es malo.
  • Solo los que intentan cosas absurdas son capaces de lograr cosas imposibles.
  • Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre.
  • Creer en Dios es anhelar Su existencia y, además, actuar como si Él existiera.
  • Si una persona nunca se contradice a sí misma, debe ser que no dice nada.
  • Hasta que una persona no llora de verdad no se sabe si tiene un alma o no.
  • El aislamiento es el peor consejero posible.
  • ¡Nunca metas en tu cabeza lo que te entra en el bolsillo! ¡No metas en el bolsillo lo que te entra en la cabeza!
  • ¿Racionalizar la fe?. Quise hacerme dueño y no esclavo de ella, y así llegué a la esclavitud en vez de legar a la libertad en Cristo.
  • La ciencia nos enseña, en efecto, a someter nuestra razón a la verdad y a conocer y juzgar las cosas tal como son, es decir, como ellas mismas eligen ser y no como quisiéramos que fueran.
  • Las acciones nos libran de los malos sentimientos, y son los malos sentimientos los que envenenan el alma.
  • El hombre muere de frío, no de oscuridad.
  • El mundo es un caleidoscopio. La lógica la pone el hombre. El supremo arte es el del azar.
  • El que quiere todo lo que sucede, consigue que suceda cuanto quiere. ¡Omnipotencia humana por resignación!. A esta resignación sólo por la gracia se llega.
  • Amar con el espíritu es tener compasión, y el que más compadece ama más.
  • Ninguno es tan probable que crea tan poco como aquellos que han comenzado creyendo demasiado.
  • Las dos cosas que más odia el ser humano son esforzarse y responsabilizarse por sus actos.
  • Obra de modo que merezcas a tu propio juicio y a juicio de los demás la eternidad, que te hagas insustituible, que no merezcas morir.
  • El miedo es el comienzo de la sabiduría.
Frases y citas de Miguel de Unamuno - el café de la historia
Unamuno frases

¡VISITA NUESTRA TIENDA DE CAMISETAS DE HISTORIA!

¡Entra y descubre cientos de camisetas relacionadas con temática histórica y sus personajes!

¡Regala/regálate Historia!

  • Dicen que conocer es perdonar. Pero no, perdonar es conocer. Primero el amor, el conocimiento viene después.
  • Hay personas que están tan llenas de sentido común que no les queda la más mínima grieta para su propio sentido.
  • El amor es el ritmo. La ciencia del ritmo son las matemáticas; la expresión sensible del amor es la música.
  • El pesimismo que protesta y se defiende a sí mismo no puede decirse verdaderamente que sea pesimismo.
  • Quiero vivir y morir en el ejército de los humildes, uniendo mis oraciones a las suyas, con la santa libertad del obediente.
  • El amor precede al conocimiento, y éste mata a aquel.
  • La única forma de darle carácter definitivo al mundo es darle conciencia.
  • Sólo es libre una persona con conocimientos y mientras más sabe más libre es. No proclaméis la libertad de volar, sino tenéis alas para despegar.
  • ¿El hombre fue hecho para la ciencia, o la ciencia fue hecha para el hombre?
  • Los besos que vienen riendo, luego se van llorando, y con ellos se va la vida, que nunca más volverá.
  • El que mejor sabe que ama, es el que ama mejor.
  • Para convencer a las personas es necesario persuadirlas y, para poder hacerlo, necesitarás mucho más que fuerza bruta.
  • Lo mismo que une en el amor al amante y el amado, une en el odio a al odiador y al odiado, y no menos fuerte ni menos duramente que aquel.
  • Nunca lo sabemos, créanme, cuándo lo hemos logrado mejor.
  • La vida es la duda y la fe sin ningún tipo de duda: no es más que la muerte misma.
  • Cada vez que un hombre habla, miente y, en la medida en que habla consigo mismo, es decir, por lo que él piensa, sabiendo que él piensa, se miente a sí mismo.
  • Las personas que creen en Dios, pero sin ningún tipo de pasión en sus corazones, sin preocupación en la mente, sin incertidumbre, sin duda, sin un mínimo de desesperación incluso en el consuelo propio, creen solo en la idea de Dios y no en Dios mismo.
  • La única verdad en la vida humana es lo fisiológico.
  • Dicen que el hombre es un animal de razonamiento. Sin embargo, nunca se ha definido como un animal cariñoso o sensible, quizás lo que lo diferencia de otros animales es el sentir en lugar de la razón.
  • El habla, esta cosa que ellos llaman un producto social, fue hecha para mentir.
  • La fe que no duda es fe muerta.
  • Si la nada es verdaderamente lo que nos espera, es bueno permitirnos cometer una injusticia.
  • La mayor altura de heroísmo que un individuo, como un pueblo, puede alcanzar, es saber cómo enfrentar el ridículo; es mejor aún, saber cómo hacerse ridículo y no encogerse ante el ridículo.
  • La visión de tu prójimo es tan cierta para él como tu propia visión es verdadera para ti.
  • Aquel que es escéptico no necesariamente duda, a mi parecer, ese tipo de personas investigan y afirman solo lo que han encontrado.
  • La verdadera ciencia enseña, sobre todo, a dudar y ser ignorante.
  • Solo podemos conocer y sentir a la humanidad en el único ser humano que tenemos a mano.
  • No es la noche la que se encarga de matar a las personas, sino la presencia del frío que se presenta cuando se encuentran las estrellas.
  • Cuanto menos leemos, más dañino es lo que leemos.
  • Y después de todo, ¿qué es la locura y cómo podemos distinguirla de la razón?, a menos que nos coloquemos fuera el uno y el otro, lo que para nosotros es imposible.
  • Nuestra vida sin dudarlo es una esperanza que se convierte constantemente en memoria y el recuerdo es capaz engendrar esperanza.
  • Mi objetivo es agitar y molestar a la gente. No estoy vendiendo pan; estoy vendiendo levadura.
  • El cielo de la fama no es muy grande, y cuántos más en él entren a menos tocan cada uno de ellos.
  • Normalmente, el filósofo idealiza para tratar de ubicar a la vida, para buscar alguna finalidad en ella, para distraerse y olvidarse de sus desgracias o solamente por pasatiempo y diversión.
  • A veces, callar es mentir. Ganarás porque tienes suficiente fuerza bruta. Pero no convencerás. Para convencer tienes que persuadir. Y para persuadir, necesitarías lo que te falta: razón y derecho.
  • Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y nos enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da.
  • Las ideas no son las que nos hacen optimistas o pesimistas, sin embargo, es nuestro optimismo o pesimismo lo que permite hacer surgir a nuestras ideas.
  • El más terrible enemigo del heroísmo es la vergüenza de aparecer pobre.
  • El hombre habitualmente sacrifica su vida a por su bolsa, pero sacrifica su bolsa por su vanidad.
  • La química no debe ser solo para los químicos.
  • El hombre poco a poco está muriendo y eso puede ser porque hemos actuado de una manera muy particular para tener un destino injusto.
  • Todo conocimiento tiene un objetivo final. El conocimiento en aras del conocimiento es, digamos, lo que se quiera, nada más que una melancólica mendicidad de la pregunta.
  • Las lágrimas de angustia irritan y excitan; pero las de arrepentimiento son las que limpian.
  • Pedimos milagros, como si no fuese el milagro más evidente el que los pidamos.
  • El habla se creó con la finalidad de magnificar todas nuestras sensaciones e impresiones, tal vez con el único objetivo de creer en ellas.
  • ¿Para quién existirá el mundo cuando agotemos los espacios con grandes fábricas, con carreteras, museos y bibliotecas?
  • Solo el que intenta el absurdo es capaz de lograr lo imposible.
  • El secreto de la vida humana, el secreto del universo, el secreto de la raíz por la que surgen todos los demás secretos, se convierte en el deseo más grande de la vida.
  • Y matar el tiempo es quizás la esencia de la comedia, así como la esencia de la tragedia está en matar a la eternidad.
  • Un deseo delirante e insaciable es tratar de ser todo lo demás sin dejar de ser nosotros mismos.
  • Cualquiera que discuta confía en los usos de autoridad, no en su comprensión, sino en su memoria.
  • En el mundo, la vanidad y el amor son dos notas fundamentales y agudas del corazón de una verdadera poesía y también son dos notas de las cuales ninguna puede sonar sin hacer que la otra vibre.
  • Una idea no pasa de un idioma a otro sin cambios.
  • El relativismo absoluto, que no es ni más ni menos que escepticismo, en el sentido más moderno del término, es el triunfo supremo de la razón racional.
  • La vida no es sueño. El más vigoroso tacto espiritual es la necesidad de persistencia en una forma u otra. El anhelo de extenderse en tiempo y en espacio.
  • Vagos son las personas que dicen que trabajan y lo único que hacen es aturdirse y ahogarse en sus pensamientos.
  • El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura al viajando.
  • Una persona pedante observó llorar a Solón por la muerte de su hijo y le preguntó: «¿Por qué lloras así si el llanto no te sirve de nada? Y el sabio le contestó: Exactamente por eso, porque no sirve.
  • El sentimiento no logra convertir el consuelo en verdad, ni la razón tiene éxito en convertir la verdad en consuelo.
  • La conciencia se convierte en conocimiento participativo.
  • ¿Qué es la vanidad sino el anhelo de sobrevivir?
  • El sueño permanece; es lo único que permanece; la visión permanece.
  • Los hombres no hacemos más que mentir y hacernos importantes. El habla se inventó con el propósito de magnificar todas nuestras sensaciones e impresiones, tal vez para que pudiéramos creer en ellas.
  • Si un filósofo no es un hombre, no es más que un filósofo; él es sobre todo un pedante, y un pedante es una caricatura de un hombre.
  • La ciencia es la escuela más íntima de resignación y humildad, porque nos enseña a doblegarnos ante los hechos aparentemente insignificantes.
  • Las brumas permanecen de la falsa gloria que brota de la historia.
  • Cada campesino tiene un abogado dentro de él, al igual que todos los abogados, por muy urbano que sea, llevan consigo a un campesino.
Frases y citas de Miguel de Unamuno - el café de la historia
Unamuno frases
  • El infierno se concibió como una institución policial para inspirar miedo en este mundo. Pero lo peor de todo es que ya no asusta a nadie, y por lo tanto tendrá que cerrarse.
  • Una gran cantidad de buenos argumentos pueden ser estropeados por un tonto que sabe de lo que está hablando.
  • Lo que creemos que son los motivos de nuestra conducta son generalmente los pretextos para ella.
  • Las creencias humanas, como todos los demás crecimientos naturales, eluden la barrera de los sistemas.
  • Leer mucho es uno de los caminos de la originalidad, uno es tanto más original y propio cuánto mejor enterado esta de lo que han dicho los demás.
  • La lengua no es la envoltura del pensamiento, es el pensamiento mismo.
  • Las lenguas, como las religiones, viven de herejías.
  • Gracias al desarrollo del barbarismo, del neologismo y del solecismo en el bajo latín, pudieron votar los romances, del antiguo latín clásico jamás habrían surgido.
  • La sangre de mi espíritu es mi lengua. Y mi patria es allí donde resuena.
  • El progreso consiste en renovarse.
  • Nada que no sea verdad puede ser de veras poético.
  • No es obligación del escritor ponerse al alcance del público, si no obligación del público ponerse al alcance del escritor.
  • El hambre hace salir al lobo del bosque, y al escritor, del arte.
  • Aquellos que dicen que creen en Dios y aún ni lo aman ni le temen, de hecho no creen en Él, sino en aquellos que les han enseñado que Dios existe. Aquellos que creen que creen en Dios, pero sin ninguna pasión en el corazón, ninguna angustia de la mente, sin incertidumbre, sin duda, sin un elemento de desesperación incluso en su consuelo, creen solo en la idea de Dios, no en Dios.
  • Sembrad la parte viva de vosotros mismos en el surco de la vida.
  • Piensa el sentimiento, siente el pensamiento. Piensa en lo emocional y siente lo intelectual.
  • Un hombre no muere de amor o de su hígado o incluso de vejez; él muere de ser un hombre.
  • No hay tiranía en el mundo más odiosa que la de las ideas. Las ideas traen ideofobia, y la consecuencia es que las personas comienzan a perseguir a sus vecinos en nombre de las ideas. Detesto y detesto todas las etiquetas, y la única etiqueta que ahora podría tolerar sería la de idealista o rompedor de ideas.
  • Los hombres de palabra primero dicen una cosa, después la piensan, y por último la hacen independientemente de que resulte mal o bien luego de pensarla.
  • No es la moneda que te doy lo que cuenta, sino el calor que lleva consigo de mi mano.
  • La mayoría de los hombres viven subconscientemente en el aburrimiento. El aburrimiento es el comienzo de la vida porque gracias a él se inventaron los juegos, las distracciones, el romance y el amor.
  • Llamo rumiantes a los hombres que se pasan rumiando la miseria humana, preocupados de no caer en tal o cual abismo.
  • Cúrate de la aflicción de preocuparte de cómo te apareces a los demás. Preocúpate solo por cómo te presentas ante Dios, preocúpate solo por la idea que Dios pueda tener de ti.
  • Los únicos reaccionarios son aquellos que se encuentran en casa en el presente.
  • Me parece indiscutible que el que soy hoy deriva de una serie continua de estados de conciencia, del que estuvo en mi cuerpo hace veinte años. La memoria es la base de la personalidad individual, así como la tradición es la base de la personalidad colectiva de un pueblo. Vivimos en la memoria, y nuestra vida espiritual es en el fondo simplemente el esfuerzo de nuestra memoria para persistir, para transformarse en esperanza, el esfuerzo de nuestro pasado para transformarse en nuestro futuro.
  • Si es la nada lo que nos espera, permítannos hacer una injusticia, peleemos contra el destino, incluso sin esperanza de victoria.
  • El arte destila sensaciones y las incorpora con un significado mejorado.
  • El escritor sólo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad.
  • Los mártires crean la fe, la fe no crea mártires.
  • La ciencia es un cementerio de ideas muertas, aunque la vida pueda surgir de ellas.
  • La ciencia le quita a los hombres sabiduría y generalmente los convierte en seres fantasmas cargados solo de hechos.
  • Yo diría que la teleología es teología, y que Dios no es un «porque» sino más bien un «para».
  • La felicidad no es cosa fácilmente digerible; es, más bien, muy indigesta.

Productos relacionados recomendados

Producto en ofertaBestseller No. 1
Bestseller No. 2
Producto en ofertaBestseller No. 3
La doble muerte de Unamuno (Ensayo)
  • García Jambrina, Luis (Author)

¡Echa un vistazo a estas otras frases y citas!


¡Síguenos en las redes!

Frases y citas de Miguel de Unamuno - el café de la historia
Unamuno frases

Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno nació en Bilbao, España, el 28 de septiembre de 1864, hijo de Félix de Unamuno y Salomé Jugo. Cuando era joven, estuvo muy interesado en el idioma vasco, que era capaz de hablar y escribir con gran soltura, y compitió con Sabino de Arana por un puesto de profesor en el Instituto de Bilbao. El concurso finalmente fue ganado por el erudito vasco Resurrección María de Azkue.

Unamuno trabajó todos los géneros principales: ensayo, novela, poesía y teatro y, como modernista, contribuyó en gran medida a disolver los límites entre los géneros.

Existe cierto debate sobre si Unamuno era de hecho miembro de la Generación del 98, un grupo literario de intelectuales y filósofos españoles, un grupo que incluye, además de Azorín, a Antonio Machado, Ramón Pérez de Ayala, Pío Baroja, Ramón del Valle-Inclán, Ramiro de Maeztu y Ángel Ganivet, entre otros.

Unamuno falleció en Salamanca el 31 de diciembre de 1936.

Aviso legalPrivacidad Política de cookies / Copyright © 2021. Todos los derechos reservados/All rights reserved. / Contacto

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

Última actualización el 2021-09-10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados