La cara b de los premios nobel

La cara B de los Premios Nobel

4.8
(232)

Estimated reading time: 8 minute(s)

Los otros Premios Nobel

Cuando Alfred Nobel dispuso en sus últimas voluntades que se entregaran unos premios con su nombre destinados a reconocer a personas e instituciones que hubiesen hecho una notable contribución al avance de la humanidad en diferentes campos, seguramente no imaginaba el prestigio que estos galardones iban a alcanzar.

Probablemente tampoco podía pensar el industrial sueco las polémicas en las que su premio se iba a ver envuelto.

Lista de Premios Nobel polémicos

Veamos la lista, tanto de nominaciones como de concesiones, con los casos más llamativos, polémicos y sus curiosidades:

1912. Victor Grignard. Ganador del Nobel de Química por unos trabajos que desembocarían en el gas mostaza. Sin comentarios.

Victor Grignard
Victor Grignard

1918. Fritz Haber. Se le concedió el Nobel de Química por haber sintetizado el amoniaco. Su invento fue utilizado por los alemanes en forma de gases letales en las trincheras de la Primera Guerra Mundial causando cientos de miles de víctimas.

Fritz Haber
Fritz Haber

1935. Benito Mussolini. Candidato a Nobel de la Paz. Se le concedió al pacifista austriaco Carl von Ossietzky.

Mussolini, candidato a Premio Nobel de la paz
Mussolini

1937, 1938, 1939, 1947 y 1948. Gandhi fue propuesto al Nobel de la Paz en cinco ocasiones y nunca le fue concedido.

1939. Adolf Hitler. Fue propuesto por un parlamentario sueco para el Nobel de la Paz. Dicho parlamentario era un antifascista declarado y con la nominación quería hacer una sátira que, por lo visto, la Academia no captó.

1944. Otto Hahn. Ganó el Nobel de Química. En su caso por descubrimientos en el campo de la fisión nuclear. Sus avances llevaron a las catástrofes de Hiroshima y Nagasaki.

Otto Hahn
Otto Hahn

1945 y 1948. Stalin. Fue propuesto en dos ocasiones para el Nobel de la Paz.

1948. Paul Hermann Müller. Nobel de Medicina por el descubrimiento del DDT como un insecticida usado en el control de la malaria. Años después, este producto fue prohibido debido a sus efectos devastadores sobre el ser humano y la naturaleza.

 Paul Hermann Müller
Paul Hermann Müller

1949. Antonio Egas Moniz. Nobel de Medicina por perfeccionar la técnica de la lobotomía. Las asociaciones de familiares de pacientes destrozados por los daños irreparables de esta técnica aún batallan por retirarle el premio.

Antonio Egas Moniz
Antonio Egas Moniz

1973. Henry Kissinger. Nobel de la Paz por acabar con la Guerra de Vietnam. Con una mano firmaba el Acuerdo de París que ponía punto final a esa guerra mientras con la otra ordenaba bombardear Camboya, poner dictadores en Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Brasil y todavía le sobraba tiempo para dinamitar la democracia en Chile y colocar a su amigo Pinochet.

Kissinger, el hombre que susurraba a los dictadores
Kissinger, el hombre que susurraba a los dictadores

1978. Menachem Begin. Premio Nobel de la Paz por los acuerdos de Camp David. Tres años después ordena la invasión del Líbano.

1990. Mikhail Gorbachev. Ganó el Nobel de la Paz y sólo un año después envió tanques a reprimir protestas en las repúblicas bálticas.

1998. Michael Jackson. Propuesto al Nobel de la Paz. Concedido a John Hume y David Trimble por los acuerdos de paz en Irlanda del Norte.

2008. Harald zur Hausen. Nobel de Medicina por sus avances contra el virus del papiloma humano. Al poco de habérsele concedido se descubrió que parte de los miembros del jurado eran socios de la única empresa que ofrecía fármacos contra esta enfermedad.

 Harald zur Hausen
Harald zur Hausen

2009. Barack Obama. Poco después de ser investido presidente le informan para su sorpresa que le han concedido el Nobel de la Paz. Cuando asiste a la ceremonia, apenas unos meses después, había triplicado la presencia estadounidense en el conflicto de Afganistán. En 2011 ordenó el bombardeo de Libia.

2015. Angela Merkel. Propuesta al Nobel de la Paz. Concedido finalmente al Cuarteto para el Diálogo Nacional Tunecino.

También han sido propuestos para los Nobel de la Paz personajes de la catadura de: Donald Trump, Berlusconi, Slodoban Milosevic, Truman, el Káiser Guillermo II, el dictador dominicano Rafael Trujillo o Joseph Blatter.

Origen de los Premios Nobel

Se dice que los premios se gestan en 1888 el día que Alfred Nobel vio en un periódico la esquela de la muerte de su hermano Ludwig. El periodista se pasó de frenada, confundió a Ludwig con Alfred, y añadió a la noticia que «el comerciante de la muerte había fallecido«. Eso le dio que pensar sobre qué legado dejaba tras de sí y qué pensaría el mundo de él tras su defunción. El resto ya se lo pueden imaginar.

Funcionamiento de los premios

El funcionamiento de nominaciones para las diferentes categorías es sencillo: No puede postularse una persona por sí misma, sino que alguien debe nominarla. Los nominados no son dados a conocer públicamente, no al menos hasta que ellos son informados de manera oficial de que son candidatos al premio. El comité del Nobel no facilita los nombres de la selecta lista de candidatos finales ni a la prensa ni a las personas que les nominaron. Todos los registros de las candidaturas son custodiados en sobres sellados durante un periodo de cincuenta años una vez que los premios son entregados.

En cada disciplina el premio puede ser entregado a una organización o a un máximo de tres personas. A los galardonados se les entrega una medalla, un diploma, una gratificación económica y, desde luego, un inmenso prestigio.

La gratificación económica no es una cantidad fija sino que fluctúa dependiendo de los activos de la fundación. En las últimas ediciones la cifra ronda el millón de dólares.

En el diploma acreditativo se especifica el motivo por el que ha sido galardonado el ganador, excepto en el de la paz donde no se aportan razones.

Una vez concedido un Premio Nobel no hay vuelta atrás, no puede ser retirado jamás.

Sin duda, el de la Paz es el galardón que más controversia ha generado a lo largo de los años, y consultado al respecto de estos galardones «polémicos», Asle Sveen, historiador del Premio Nobel, declaró recientemente: “Siempre es peligroso promocionar a alguien. No se puede predecir lo que va a suceder en el futuro. Esto es lo que hace que el Premio Nobel de la Paz sea diferente a todos los demás. De lo contrario, sólo se daría a los que están muertos.”

SÍGUENOS Y SERÁS EL PRIMERO EN ENTERARTE

Súscríbete y te avisamos cuando haya artículo nuevo

Aviso legal – Copyright © 2020. Todos los derechos reservados.

¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 232

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

Como encontraste útil esta publicación ...

¡Síguenos en redes sociales!

(Visited 950 times, 1 visits today)
close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

Artículos relacionados:

Compartir es de sabi@s:

14 comentarios

  1. El premio nobel de la Paz no debería existir, todos los ganadores al final han promovido el caos, el dolor y la guerra.
    Que vergüenza de premio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.