El café de la historia - Refranes de marzo

100 Refranes de marzo

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE MESES DEL AÑO » 100 Refranes de marzo

Dichos y refranes sobre el mes de marzo

  • Marzo ventoso y abril lluvioso, mayo florido.
  • El pasto en marzo es oro, en abril, plata y en mayo, hojalata.
  • Marzo ventoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso.
  • Marzo, marceador, llueve por la tarde y por la mañana hace sol.
  • En febrero busca la sombra el perro, y en marzo, el perro y su amo.
  • Que me siembres en marzo, que me siembres en abril, hasta mayo no he de salir.
  • Cuando marzo vuelve el rabo queda invierno para rato.
  • En marzo poda el ricacho y en abril el ruin.
  • Marzo, tiempo muy variable entre la mañana y la tarde.
  • Febrero loco, marzo otro poco.
  • Sale marzo y entra abril, nubecillas a llorar y campitos a reír.
  • Niebla de marzo, agua en la mano.
  • Cuando febrero fue marzo, marzo será febrero.
  • Marzo marceador por la mañana cara perro y por la tarde valiente mancebo.
  • Dijo en marzo el pastor: con tres días que me quedan y tres que me preste mi hermano abril he de poner tus ovejas a parir.
  • Gallina gentil, echada en marzo y sacada en abril.
  • Paja y hierba, para marzo la siega.
  • Marzo airoso y abril aguanoso, sacan a mayo florido y hermoso.
  • De marzo a marzo no hay mejor comida que el garbanzo.
  • Cuando marzo mayea, mayo marcea.
  • Marzo pardo: poco sol, y malo.
  • En marzo la veleta ni dos horas se está quieta.
  • Sol de marzo, hiere con mazo.
  • En marzo, pega el sol como un pelmazo; al abrigo, que no al raso.
  • De marzo a la mitad, la golondrina viene y el tordo se va.
  • Marzo y abril, si no la pegan al entrar, la pegan al salir.
  • El sol de marzo conmueve y no resuelve.
  • Tardes de marzo, recoge tu ganado.
  • Si marzo vuelve el rabo, no quedará oveja ni pastor enzamarrado.
  • Marzo que empieza bochornoso, pronto se vuelve granizoso.
  • Cuando en marzo la rana canta, en abril se calla.

🌼 Más refranes de marzo 🌼

  • Por marzo la cava, y por marzo la poda, y por marzo la vuelve la tierra toda a la hoya.
  • En marzo, calienta él solo como un escarzo.
  • Si se oyen truenos en marzo, el señor abad comerá pan blanco.
  • Tantas heladas habrá en mayo como nieblas hubo en marzo.
  • Campos por marzo atrasados, se ven por junio colmados.
  • Cabrito el de marzo, cordero el de enero.
  • El sol de marzo, quema las dueñas del palacio, mas no las del bien concertado.
  • Si truena en marzo, prepara la pala y el rastro.
  • Si marzo no ha pasado, no hables mal de tu sembrado.
  • Cuando tu casa vayas a obrar, en marzo has de empezar.
  • Calor de marzo temprano es para el campo sano.
  • Agua de marzo, peor que la mancha en el sayo.
  • En marzo, asoma la cabeza el lagarto; en abril, hasta el cuadril; y en mayo, hasta el rabo.
  • Si matas una mosca en marzo, no tendrás que matar mil en mayo.
  • En marzo, tres hojitas tiene el ajo.
  • Si en marzo truena, los suelos de tu granero refuerza.
  • A nadie debe extrañar que en marzo empiece a tronar.
  • Cuando truena en marzo, hiere las cubas con el mazo.
  • Si marzo arrosca el rabo, no deja pastor ni ganado.
  • Marzo: treinta y un días y trescientos pareceres.
  • Vino de marzo, nunca bien encubado.
  • A quince de marzo, da el sol en la sombría y canta la golondrina.
  • Cebada para marzo, leña para abril y trigo para mayo.
  • En marzo, el garbanzal ni nacido ni por sembrar.
  • Un enero helado, un febrero amoroso, un marzo airoso, un abril lluvioso, un mayo pardo, un San Juan claro, ya valen más que la mula y su carro.
  • En marzo, si cortas un cardo, nacerte han cuatro; y en abril, si cortas cuatro, nacerte ha mil.
  • Viento marzal, buen temporal.
  • Cuando en marzo truena, año de almendras.
  • En marzo quema la vieja el mazo; en abril, el espadil.
  • Marzo sacó a su padre al sol y lo apedreó.
  • A quince de marzo, da el sol a la sombra y canta la alondra.
  • Marzo engañador un día malo y otro peor.
  • En marzo, la pepita y el garbanzo.
  • Enero las quita el sebo, febrero las esculca y marzo tiene la culpa.
  • Si en marzo oyes tronar, siembra en alto el garbanzal.
  • Marzo con sus marzadas se lleva las maderadas.
  • Si marzo no marcea, abril ventisquea.
  • Entre marzo y abril sale el cuco del cubil.
  • Marzo marzán, cara de can.
  • En marzo, redes a la mar.
  • Si marzo ventea, abril aguanevea.
  • Hilandera, ¿qué hilaste, pues en marzo no curaste?
  • El agua en marzo, es buena sólo hasta que se moje el rabo el gato.
  • Las pajas al pajar y las dueñas a velar; que la que por marzo comenzó, tarde acudió.
  • Más vale estopa de marzo que hebra de mayo.
  • Truenos de marzo y tempestad de abril, enseñan al hombre cómo ha de vivir.
  • Quien en febrero enfermo esta, en marzo y abril seguirá.
  • Cuando marzo vuelve el rabo, todavía al invierno no se le ve el cabo.
  • Pascua en marzo, señal de mal año.
  • Salida de marzo y entrada de abril, si el cuco no viene la fin quiere venir.
  • Que por arriba que por abajo, la Cuaresma siempre cae en marzo.
  • Día de marzo, entra riendo y sale llorando.
  • Si en marzo oyes tronar, echa las llaves a tu pajar.
  • Guárdate del sol de marzo y estarás hermosa todo el año.
  • Marzo de lluvias cargado, año muy desgraciado.
  • Si a la golondrina en marzo no la ves, mal año de espiga es.
  • Marzo marzuelo, un día malo y otro bueno.
  • A cuarenta de marzo quemó la vieja el sayo; y a quince de abril, el mandil.
  • Si hay truenos en marzo, hasta el obispo comerá pan bazo.
  • Boñiga de marzo, tira manchas cuatro; boñiga de abril, tira manchas mil.
  • Enero heloso, febrero hebroso, marzo airoso y abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso.
  • Si marzo se va y el cuco no viene, o se ha muerto el cuco, o del fin del mundo vuelve.
  • Lluvia y sol, tiempo de marzo.
  • Si en marzo oyes tronar, echa los trillos a empedrar.
  • Si marzo no marcea, abril acantalea, y mayo tempestea.
  • Sol de marzo, medico en casa.
  • En marzo marzadas: aire frío y granizadas.
  • Quien en marzo ve nevar, piensa que no ha parar.
  • Marzo con lluvias, buen año de alubias.

🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN




¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto