El café de la historia - Refranes sobre el mes de mayo

100 Refranes de mayo

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE MESES DEL AÑO » 100 Refranes de mayo

Dichos y refranes sobre el mes de mayo

  • Quien en mayo come la sardina, en agosto caga la espina.
  • Tras abril que sale lloviendo, entra mayo sonriendo.
  • Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo.
  • Rocío y fresco en mayo, dan vino a la viña y heno al prado.
  • Toro, trucha, gallo y barbo, todo en mayo.
  • Calenturas de mayo, salud para todo el año.
  • Tiene mayo la clave del año.
  • Seco marzo, lluvioso mayo.
  • Agua de mayo, vale para todo el año.
  • Mayo ventoso, año hermoso.
  • La bellota que no se ve en mayo, no se ve en todo el año.
  • Un febrero chapucero, un marzo airoso, un abril lluvioso, un mayo pardo, un San Juan claro, valen mucho más que tu mula y tu carro.
  • Pan para mayo, leña para abril.
  • Nieblas en marzo, heladas en mayo.
  • En mayo, el hinojo para el caballo.
  • Agua de mayo, pan para todo el año
  • Días de mayo, días del diablo: no amanece cuando ya oscurece.
  • Mayo, chorro y caño.
  • El queso y el barbecho, de mayo sea hecho.
  • Mayo y septiembre son dos hermanos: uno en invierno y otro en verano.
  • En mayo, hambre y rosas: ¡Mira qué cosas!
  • ¡Agua, Dios, y venga mayo!
  • En mayo la hoz en la mano; la del heno, no la del centeno.
  • Desde mayo a San Miguel, pastor de ovejas quiero ser; desde San Miguel a marzo, que las cuide el amo.
  • En el mes de febrero canta el jilguero, en mayo canta el canario.
  • Mayo reglado, ni frío ni achicharrado.
  • Nieblas en enero, lluvias en mayo.
  • En mayo, una a una lleva las cerezas el gallo; en junio, a cesto y a puño.
  • Calor de mayo, valor del año.
  • Un enero helado, un febrero amoroso, un marzo airoso, un abril lluvioso, un mayo pardo, un San Juan claro, ya valen más que la mula y su carro.

Más refranes de mayo

  • Agua de mayo quita aceite y no da grano.
  • Mayo reglado, ni muy seco ni muy mojado.
  • Mayo pardo, año harto.
  • Durante mayo, corre el lobo y el verano.
  • Mayo hortelano, mucha paja y poco grano.
  • Mayo lluvioso, campo pobre y huerto hermoso.
  • Cava, labor y barbecho, en mayo esté hecho.
  • Mayo frío, poca paja y mucho trigo.
  • Mayo pardo, junio claro.
  • En abril quemó la vieja el mandil, y en mayo, el escaño.
  • ¿Cómo os va de amores? Como a mayo con sus flores; si a el le va bien, a mi también.
  • Aparte de otras cosas, en abril lilas y en mayo rosas.
  • En mayo el rocín se hace caballo.
  • Tantas heladas habrá en mayo cuantas nieblas hubo en marzo.
  • Entre abril y mayo haz harina para todo el año.
  • Mayo frío, cría trigo; pero si es muy frío, ni paja ni trigo.
  • En mayo embalses llenos, son preludio de tormentas y truenos.
  • Mayo caliente y lluvioso, ofrece bienes copiosos.
  • Mayo frío, torta de trigo, pero no de vino.
  • Marzo ventoso y abril lluvioso, hacen a mayo hermoso y al colmenero merdoso.
  • Si en mayo no vieres lodo, dalo por perdido todo.
  • Abril, aguas mil; y en mayo, tres o cuatro.
  • Abril carda la lana y mayo tiene la fama.
  • Flores en mayo, tarde o temprano hallo.
  • Mayo fresco, granero lleno.
  • En mayo lodo, espigas en agosto.
  • Abril que sale lloviendo, a mayo llama riendo.
  • La vieja de los años mil guardaba pan para mayo y leña para abril.
  • Mayo frío, chorro de trigo.
  • Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo; y si el tiempo es importuno, hasta el cuarenta de Junio.
  • El barbo, la trucha y el gallo, todo en mayo.
  • Quien en mayo se moja en mayo se seca.
  • En febrero, siete galgos a un lebrero, y en mayo, siete lebreros a un galgo.
  • Si en mayo llueve y hace calor todo el campo cubre de verdor.
  • Guarda pan para mayo y leña para abril, que no sabes el tiempo que va a venir.
  • En mayo, no dejes el sayo, por si en vez de derechero viene de soslayo.
  • Agua de mayo mata cochino de un año.
  • Pollos de mayo, dalos al diablo.
  • Días de mayo, días amargos, los panes cortos y los días largos.
  • En mayo pasa la mosca de la vaca al caballo.
  • Bendígate julio, pues mayo no pudo.
  • En marzo, asoma la cabeza el lagarto; en abril, hasta el cuadril; y en mayo, hasta el rabo.
  • El pez de mayo, a quien te le pidiere dalo.
  • Serrano de mayo vete a tu mandado que tiempo tienes harto.
  • Las collejas de mayo para mi caballo.
  • En febrero busca la sombra el perro; en marzo el perro y el amo; en abril el perro y el barril; en mayo de sueño me caigo y en San Juan no digo na.
  • En enero nieblas, en mayo lluvias ciertas.
  • En el mes de mayo, el mastín es galgo.
  • Cuando marzo mayea, mayo marcea.
  • En abril cucadas, y en mayo ventoladas.
  • De tus leños mil, guarda cien para abril; y por si acaso guarda algunos para mayo.
  • En abril quemó la vieja el celemín, en mayo quemó el escaño y en junio porque no lo tuvo.
  • Enjambre de abril para mí, el de mayo para mi hermano.
  • Viene mayo con sus rosas, junio con sus claveles y julio con sus espigas hermosas.
  • El mejor tizón en mayo lo pon.
  • Mayo tiene la lomada, y junio le saca el alma.
  • Si no lloviere en mayo, cargará el rey el carro, y en abril el carretil; y entre abril o mayo, el carretil y el carro.
  • San Felipe y Santiago, que sepan las damas que mayo ha entrado.
  • Agua de mayo, la mejor de todo el año; agua de junio, más que de bondad, de infortunio.
  • Días de mayo, días de desventura; aún no es mañana, y ya es noche oscura.
  • Arroyos en mes de mayo, sardina para todo el año.
  • Las mañanas de abril dulces son de dormir; las de mayo mejor, si no despierta el amor.
  • Cuando mayo va a mediar, debe el invierno acabar.
  • Are quien aró, que ya mayo entró.
  • El agua de marzo riega y la de mayo quema.
  • A quien no tiene labrado, agosto se le hace mayo.
  • El buen tiempo a fin de mayo asegura un buen año.
  • Agua de mayo, quita la sarna de todo el año.
  • Amaña pan para mayo y paja para abril, que no sabes el tiempo que ha de venir.
  • El mal de la culebra, no muerde en el agua y muerde en la tierra, y por mayo deja la pelleja entre la piedra.


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto