El café de la historia - Los Pigasus Awards

Los Pigasus Awards

Autor: El café de la Historia

INICIO » EDAD CONTEMPORÁNEA » Los Pigasus Awards

James Randi y su cruzada contra los impostores

James Randi, fallecido en 2020, fue un sorprendente personaje nacido en Canadá en 1928 que destacó por haber sido prestidigitador, escapista, ilusionista, escritor y, por encima de todo esto, un combativo escéptico, azote de todos aquellos engañabobos que aseguraban tener poderes sobrenaturales.

Dedicó gran parte de su vida a desenmascarar a estos supuestos videntes, curanderos, médiums, psíquicos, adivinos, esotéricos y demás ralea de individuos pseudocientíficos a los que combatió a base de ferocidad sarcástica e ironía.

A través de incontables batallas con estos personajes a lo largo de su vida, se ganó una impecable reputación entre la comunidad científica a base de denunciar a todo impostor que asegurara tener poderes paranormales.

James Randi - el café de la historia
James Randi

Quizás, su batalla más memorable fue la que mantuvo con el famosísimo Uri Geller.

Uri Geller, el doblador de cucharas

Por si no lo recuerdan, este israelí se hizo mundialmente famoso en la década de los 70 asegurando que era capaz, entre otras cosas, de doblar metales con el poder de su mente.

Gracias a estas afirmaciones, Geller se paseó por las televisiones de todo el mundo haciendo demostraciones ante las cámaras con especial predilección por el doblado de cucharas y por parar relojes a distancia.

Su paso por el programa Directísimo de Televisión Española en septiembre de 1975 ha quedado incrustado en la memoria colectiva del país, reuniendo ante el televisor a una audiencia de más de veinte millones de espectadores que vio atónita como Uri Geller doblaba cucharas en directo.

En varias ocasiones, Randi desenmascaró a Geller demostrando que todo era un truco a base de fuerza física disimulada e ilusión óptica.

Peter Popoff, un miserable tocado y hundido

Otro objetivo de Randi fue Peter Popoff, un famosísimo predicador televisivo de los años 80 que alardeaba de adivinar y curar las enfermedades de sus feligreses. Esta actividad le reportaba a la estrella religioso-mediática unos cuantos millones de dólares anuales.

Hasta que Randi se puso manos a la obra…

Tal como pueden ver en el siguiente vídeo, Randi descubrió que la esposa del tele-timador hacía un estudio previo de sus «víctimas», y que le iba pasando información por radio a través de unos auriculares que le servía al impostor para vaciarle los bolsillos al feligrés en cuestión en riguroso directo y a la vista de todo el mundo con una desvergüenza que roza lo criminal.

Randi, un personaje muy necesario, desenmascaró a muchos más de estos siniestros personajes que hacían caja a costa de la credulidad de personas desesperadas pero nos vamos a centrar en una de sus genialidades que le hizo, aún más, convertirse en un temido azote de estos estafadores y que le dio el empujón mediático necesario para que su cruzada llegara a todos los rincones del mundo: Los Pigasus Awards.

Los Pigasus Awards

Los Premios Pigasus fueron creados por James Randi para denunciar y exponer a la opinión pública estos bochornosos fraudes relacionados con lo paranormal.

Funcionamiento de los Pigasus Awards

Los Pigasus Awards se instauraron en el año 1979. Las tres primeras ediciones tenían otro nombre: Uri Awards, en honor a su archienemigo Uri Geller.

Según dejó por escrito el propio Randi en su libro Flim-Flam!, las bases del concurso son las siguientes:

El trofeo consiste en una cuchara de acero inoxidable doblada (mediante poderes paranormales, por supuesto) sobre una base de plástico. Tenga en cuenta que la base es débil y muy transparente. Yo soy el responsable de la nominación de los candidatos. Los sobres sellados serán leídos por mí, con los ojos vendados, en la ceremonia del 1 de abril. Cualquier reclamación sin fundamento es racionalizada de una forma parapsicológicamente aprobada, y los resultados serán publicados inmediatamente sin ser comprobados de ninguna manera. Los ganadores son notificados telepáticamente y se les permite predecir su victoria de antemano.

James Randi

Nótese la ironía intrínseca en las bases, la cuchara de Geller como trofeo, redondeado con la fecha de -supuesta- entrega del galardón: el 1 de abril, Aprils fool day, el equivalente anglosajón del Día de los Inocentes.

1983, primera edición de los Pigasus Awards

A partir de la edición de 1982 pasaron a denominarse Pigasus Awards.

El trofeo consiste en un cerdo alado que emula al mitológico caballo volador Pegaso y cuyo origen hay que buscarlo en la expresión «When pigs fly» que tiene su equivalente en idioma español en algo así como «cuando las ranas críen pelo» o incluso en el más cercano «cuando los burros vuelen».

O sea, nunca.

Cabe destacar que no todos los años se han celebrado y que el metodo de entrega del galardón es único en el mundo dada la especial idiosincrasia del mismo:

Los premios se anuncian a través de la telepatía, a los ganadores se les permite predecir su victoria y los trofeos del Flying Pig se transmiten a través de telequinesis. Se los enviamos; si no los reciben, es porque probablemente fallan sus poderes paranormales

James Randi

Categorías de los Pigasus Awards

Son cinco las categorías que instauró Randi para estos premios:

  1. Al científico que haya hecho o dicho la cosa más idiota relacionada con la parapsicología.
  2. A la organización que subvencione el estudio parapsicológico más inútil.
  3. Al medio de comunicación que haya dado como cierta la afirmación parapsicológica más descabellada.
  4. Al «mentalista» que haya conseguido engañar al mayor número de personas con el menor esfuerzo.
  5. A la negativa más tozuda a enfrentarse a la realidad. (Esta última añadida en 2005)

Y ahora vamos con los galardonados más llamativos de cada año…

1. Categoría de científico diciendo idioteces

1980 Isaac Bashevis Singer, Premio Nobel de Literatura en 1978, por afirmar públicamente que cree en los demonios.

1981 – Al psicólogo y parapsicólogo Charles Tart por su aseveración de que cuanto más lejanos en el tiempo están los acontecimientos futuros, más difíciles son de predecir.

1996 – A Ed May, un científico al mando de un proyecto de la CIA que buscaba potenciar la visión a distancia.

1999 – A la Junta de Educación de Kansas por eliminar del programa escolar estatal el estudio de la teoría de la evolución.

2003 Manto Tshabala-Msimang, Ministra de Sanidad de Sudáfrica, por aprobar la medicina alternativa como tratamiento eficaz contra el sida.

2006 – Al biólogo Rupert Sheldrake, por su investigación sobre su teoría de la “telefonía telepática”, según la cual algunos individuos son capaces de saber quién está llamando antes de descolgar el teléfono.

2008 – El psiquiatra Colin A. Ross, por afirmar que era capaz de emitir rayos electromagnéticos con sus ojos.

2. Organismos subvencionando idioteces

1979 – A la Fundación McDonnell, por conceder 500.000 dólares a la Universidad Washington en San Luis para estudiar la habilidad para doblar cucharas.

1981 El Pentágono, por gastarse 6 millones de dólares para determinar si la quema de una foto de un misil soviético provocaría la destrucción del propio misil.

2004 – Al Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que pagó 25.000 dólares para estudiar el «transporte de personas por medios psíquicos» y el «transporte a través de dimensiones espaciales adicionales o universos paralelos».

2005 – Al Ayuntamiento de Auckland, Nueva Zelanda, por una donación de 2.500 dólares a la Foundation For Spiritualist Mediums «para enseñar a la gente a comunicarse con los muertos».

2006 Templeton Foundation, por gastarse 2,4 millones de dólares y 10 años de investigación en un estudio sobre la efectividad de rezar.

2009 — Ministerio del interior de Irak, por gastar millones en un detector de bombas zahorí.

3. Medio de comunicación apoyando idioteces

1979 – La Editorial Prentice Hall y American International Pictures, por anunciar a la películaThe Amityville Horror (Terror en Amityville) como «una historia verdadera».

1996 – Se premió colectivamente a todos aquellos medios de comunicación que perpetuaron el incidente OVNI de Roswell.

2008 — Los canales de la televisión por cable, por anunciar en horario de madrugada productos milagrosos y servicios pseudocientíficos, como el alargador de pene Enzyte10​ y las líneas telefónicas de videntes.

2009 — Al Show de Oprah Winfrey.

2012 — Syfy, por promover la creencia en fenómenos paranormales a través de varios programas emitidos en su canal.

4. Mentalista engañando con idioteces

1979 Philip Jordan, que fue contratado por el Defensor Público RL Miller del Condado de Tioga, Nueva York, para ayudar en la elección de los miembros del jurado por sus «auras».

1980 Dorothy Allison, un ama de casa con poderes psíquicos que fue solicitada para resolver una serie de asesinatos en Atlanta. Lo único que consiguió fue ofrecer a la policía 42 nombres diferentes del posible asesino.

1981 Tamara Rand, por afirmar haber predicho el intento de asesinato del presidente estadounidense Ronald Reagan meses antes de que sucediera. En realidad, lo hizo un día después del suceso.

1996 Sheldan Nidle, por predecir que el fin del mundo llegaría el 17 de diciembre de 1996. A partir del 18 de diciembre, se justificó explicando que realmente había llegado pero que no somos conscientes de ello.

1999 – A Nostradamus.

2005 Allison DuBois, por servir de inspiración para la serie de televisión Medium.

2006 Uri Geller.

Uri Geller

5. Tozuda negativa a afrontar la realidad

2008 Kevin Trudeau, escritor promotor de productos y dietas milagro que, entre otras cosas, ha llegado a decir que comer calcio de coral cura el cáncer, y sigue vendiendo libros plagados de mentiras aun cuando ha sido condenado varias veces por fraude por la justicia ordinaria y multado por publicidad engañosa.

2009 – A los cienciólogos.

2011 – James Van Praagh, por impulsar teorías sobre fantasmas.

Pausa en los premios

Sin perder de vista su determinación de seguir derribando falsos ídolos, Randi pausó los premios en el año 2014 y creó la Fundación Educativa James Randi, que ofrecía un millón de dólares a cualquiera que demostrara sus habilidades paranormales bajo estrictas condiciones de observación en laboratorio.

Durante años, solo unos escasos de esos que Randi denomina charlatanes aceptaron el reto, y de quienes lo hicieron, ninguno superó las pruebas que les presentaba.

Hasta el día de hoy…

Producto en oferta

Los IG Nobel

Si te ha gustado este artículo, posiblemente te interesará leer sobre los IG Nobel, una especie de parodia de los Premios Nobel que busca homenajear a todos aquellos inventos y descubrimientos aparentemente inútiles que científicos de todo el mundo presentan en sociedad.

¡Suscríbete y sé el primero en enterarte!

¿Quieres recibir avisos de nuevas publicaciones?

📩 Únete a otros 2462 suscriptores

Los artículos más leídos del último mes:


Entrada archivada en:



¿Qué quieres buscar?

¡Síguenos en redes!



El café de la Historia ha sido finalista en la edición 2021/22 de los Premios 20Blogs en la categoría «Ciencia«.

¡Gracias por vuestro apoyo!

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto