La herradura como amuleto

La herradura como amuleto

4.6
(307)

Tiempo estimado de lectura: 5 minuto(s)

El origen de la buena fortuna de la herradura

Bien es sabido que el Diablo cuando se aburre mata moscas con el rabo, y que le gusta tentar a los hombres santos con diferentes pruebas con las que descarrilarlos y sembrar el desconcierto en su ánimo.

La arraigada costumbre de colocar una herradura en la puerta como protección, tiene su origen en una antigua leyenda de un santo que al Diablo le salió protestón y rebelde. Vamos allá.

El herrero San Dunstán

El protagonista de nuestra caféhistoria de hoy es San Dunstán, un señor del que probablemente no habían oído hablar jamás pero que fue un personaje muy importante en su tiempo y lugar.

De familia noble, le tocó vivir en la turbulenta Inglaterra del siglo X, y llegó a ser ministro y consejero real además de una figura muy notable de su momento, alcanzando el rango de arzobispo de Canterbury.

Antes de todo eso, nuestro Dunstán era abad en el monasterio de Glastonbury, y estando en la fragua en la que pasaba sus ratos de ocio fabricando objetos de lo más variopinto, entró el Diablo encarnado en bella muchacha que intentó seducirlo. Al no lograr su objetivo, el Diablo recobró su aspecto acostumbrado a lo que Dunstán reaccionó cogiendo unas tenazas al rojo vivo y lo atrapó por la nariz.

Aquí Dunstán, con tenazas y a lo loco
Aquí Dunstán, con tenazas y a lo loco

Hay otra versión alternativa según la cual el aspecto del Diablo era el de un anciano que le pidió que le forjara un cáliz. Mientras Dunstán estaba confeccionándolo ,el aspecto del anciano iba mutando en niño y mujer alternativamente.

Escojan la que más les guste porque las tenazas acaban igualmente en las narices del Diablo.

Los gritos de dolor del Diablo se escucharon en decenas de kilómetros a la redonda, acercándose muchos vecinos que fueron testigos de la hazaña, y en cuanto el santo lo soltó, huyó despavorido de la fragua. No en vano es el patrón de los orfebres y se le representa con unas tenazas en las manos.

Pero el cartero y el Diablo siempre llaman dos veces y al poco tiempo se presentó otra vez en la fragua, esta vez caracterizado en viajero y acompañado de un caballo, pidiendo al santo si podía herrar al animal.

San Dunstan Tenazas juegan y ganan
Tenazas juegan y ganan

Dunstán observó que el viajero tenía pezuñas en vez de pies y le clavó a traición y con saña la herradura al Diablo que, aullando de dolor una vez más, le imploró al santo que se la quitara. Éste sólo accedió bajo juramento de que jamás entraría en una casa en la que hubiese colgada una herradura.

Para variar, cosas de las leyendas medievales, hay otra versión del mismo hecho: Quien entró a pedir ser herrado era una criatura mitad hombre, mitad caballo y aquí el santo le dice que ha de encadenarle a la pared para poder trabajar correctamente. El final viene a ser el mismo.

Y, dicen, que hasta el día de hoy, ha cumplido su promesa.

La popularización de la herradura

Dunstán se encargó de distribuir las primeras herraduras entre sus vecinos para que las colocaran en sus puertas y se popularizaron rápidamente ya que en el siglo X las casas sufrían muchos ataques de animales salvajes debido a la proximidad de los bosques, y muchas personas las colocaron en la creencia de que era el mismísimo Diablo quien les enviaba las bestias para atacarles.

Por otra parte, la fama de buena suerte de las herraduras proviene de esa misma época en la que si un caballero (el caballo, se entiende) perdía una y la encontraba alguien, ese alguien -que solía ser un pobre de solemnidad- tenía derecho a recibir una moneda de su dueño si se la rearmaba.

De ahí derivó en que el hecho de encontrarse una en el camino daba buena suerte, y si se colgaba en el propio hogar la buena fortuna alcanzaba a toda la familia.

La herradura en la antigüedad

Las primeras herraduras las fabricaron los griegos con hierro, un metal que se creía que ahuyentaba el mal. Además, su forma de luna en cuarto creciente era tenida como un símbolo de fortuna y fertilidad. Si a todo esto le sumamos que para fijar una herradura a un caballo son necesarios siete clavos ya tenemos la triada mágica, ya que el simbolismo del número siete se perpetua hasta nuestros días desde los tiempos de los babilonios y egipcios.

Los romanos, que asimilaban muchas creencias de los territorios conquistados, continuaron con la práctica, que se extendió por todo el Imperio, y así hasta nuestro días.

San Dunstán, (también Dunstan o Dunstano) es el abogado de relojeros, orfebres, cerrajeros, mecánicos y relojeros.

Y, por supuesto, de los herreros.

SÍGUENOS Y SERÁS EL PRIMERO EN ENTERARTE

Súscríbete y te avisamos cuando haya artículo nuevo

Video historia del amuleto

Productos seleccionados sobre este artículo y recomendaciones para ampliar información en nuestra tienda:

Aviso legal – Copyright © 2020. Todos los derechos reservados.

¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.6 / 5. Recuento de votos: 307

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

Como encontraste útil esta publicación ...

¡Síguenos en redes sociales!

(Visited 658 times, 1 visits today)

Artículos relacionados:

Compartir es de sabi@s:

10 comentarios

  1. No os lo váis a creer pero cuando compré un piso para casarme, sólo hicimos reformas en el suelo y al levantarlo…encontramos una herradura!!!
    Yo sí había oído que encontrarse una herradura da buena suerte pero nunca he sido supersticiosa y como a mi hermano le encantó, se la regalé.
    Sigo sin ser supersticiosa pero puedo deciros que a partir de ese momento, se exageró su ya iniciada e inmerecida buena suerte y comenzó mi inesperada y prolongada mala suerte. EN SERIO.
    ¡Qué le vamos a hacer! Menos mal que soy atea.

  2. Nunca pero nunca había oido hablar del Dunstán de la leyenda, voy a beberme una Fanta para recuperarme, he he

Los comentarios están cerrados.