Expresiones vol 4 el cafe de la historia

Frases populares en español y su origen histórico # 4

Autor: El café de la Historia

INICIO » ANTIGÜEDAD » Frases populares en español y su origen histórico # 4

Síguenos en las redes para no perderte ninguna publicación


Frases hechas populares del español y su origen

Continuamos investigando en el origen de algunas frases hechas populares y de uso cotidiano en el idioma español.

En el siguiente artículo nos acercaremos al origen de varias frases muy populares en nuestro idioma tales como Despedirse a la francesa, Como Pedro por su casa o Hacerse el sueco, entre otras.

Allá vamos.

 1. Como Pedro por su casa

La expresión «Como Pedro por su casa» suele usarse para expresar la soltura y familiaridad con la que se mueve alguien en un entorno que no le es propio.

El verbo que se suele usar para formar la frase puede variar: pasear, caminar, ir, andar, etc. Además, esta expresión tiene múltiples variaciones en las distintas regiones hispanohablantes tanto en América como en España.

La versión más aceptada del origen de esta locución es la que se remonta a la figura del rey Pedro I de Aragón.

Así, “como Pedro por su casa” nos remite a la victoria de Pedro I en la batalla de Alcoraz el año 1096 que enfrentó al Reino de Aragón y la Taifa de Zaragoza.

La batalla acabó con la victoria de los aragoneses, desembocando en la conquista cristiana de Huesca.

En un principio, la situación de Pedro I de Aragón no era la más favorable, pero logró una victoria importantísima que se tradujo en la primera incorporación de una ciudad musulmana al Reino de Aragón: Huesca.

En su origen, la paremia decía “entrose como Pedro en Huesca”, pero ha ido evolucionando hasta llegar a la formulación actual: “como Pedro por su casa”.

Pedro I de Aragón
Pedro I de Aragón

 2. ¡Gerónimo!

Quizás muchos no sepan la relación entre gritar el nombre de este jefe guerrero indio, cierta unidad de paracaidistas estadounidenses y una película de 1939…

Pues vamos allá.

Es muy común gritar a pleno pulmón GERÓOOOOOOOOOOOOONIMO al dar un salto desde cierta altura o en el momento de iniciar un acto temerario como manera de insuflarse valor.

Al parecer, el origen de la costumbre de este grito hay que buscarlo en el Regimiento 501 de Paracaidistas de Estados Unidos, cuando un grupo de reclutas iba a realizar su primer salto en paracaídas.

Estamos en 1940 y la noche antes de este primer e iniciático salto, para templar nervios, quedaron para hacer unas cervezas.

Gerónimo 1939
Gerónimo 1939

Y mientras bebían cerveza vieron la película “Gerónimo”.

En la película el protagonista, huyendo, cuando saltaba por ríos y acantilados gritaba ¡Gerónimo!

Gerónimo de 1939 traducida como Venganza india

Al día siguiente de ver esta película, los paracaidistas estadounidenses se acordaron de estas escenas y gritaron lo mismo al realizar su primer salto.

Y lo que fue un hecho puntual y anecdótico traspasó fronteras y, hoy en día, en cualquier rincón del mundo, es común escuchar este grito de guerra ante cualquier salto o acto que requiera de una dosis extra de valor.

Desde aquel primer salto del año 1940, el nombre de este jefe apache está unido al del regimiento en su insignia.

Insignia del 501 de paracaidistas

 3. Despedirse a la francesa

Se suele decir “se ha despedido a la francesa” cuando alguien se marcha de un lugar sin despedirse de los presentes.

El origen de este curioso término viene de una costumbre que se popularizó entre la alta sociedad francesa a mediados del siglo XVIII.

Esa costumbre, a la que bautizaron como “sans adieu” (sin adiós), se realizaba cuando uno de los asistentes a una fiesta, reunión o acto social decidía irse.

Éste debía abandonar la estancia discretamente, sin llamar la atención ni despedirse de nadie (anfitriones incluidos), siendo considerado de mala educación lo contrario: que se despidiese y/o comunicase su deseo de marcharse a alguien.

Marcharse a la francesa

Con el tiempo, esta costumbre pasó de moda, viéndose con malos ojos y como un acto de mala educación el irse de un lugar sin decir nada, por lo que se acuñó la expresión “despedirse a la francesa” como alusión a aquella antigua y maleducada norma.

Se trató de una moda transitoria pero en España se tomó al pie de la letra, dando forma a esta frase que ha calado en el lenguaje popular hasta el día de hoy y que en Francia tiene su equivalente en «filer à l’anglaise» (marcharse a la inglesa).

 4. Hacerse el sueco

«Hacerse el sueco» significa fingir una persona que no oye, no entiende o no se da cuenta de cierta cosa, para desentenderse de ella.

A pesar de la referencia al gentilicio del país nórdico, lo cierto es que el origen de esta locución coloquial no tiene absolutamente nada que ver con los habitantes de Suecia, sino más bien con un tipo de calzado muy concreto: los zuecos.

En un origen, este famoso dicho hacía referencia al vocablo latino soccus, que es como se llamaba el tipo de calzado que utilizaban los actores cómicos en las representaciones teatrales en la antigua Roma.

Cómicos romanos llevando soccus
Cómicos romanos calzando soccus

De soccus procede la castellana «zueco» (un zapato de madera) y también la palabra «zoquete» en su acepción «trozo de madera corto y grueso que queda al cortarlo de una pieza mayor».

Zoquete, en otra acepción según la RAE, significa «Que tiene dificultad para comprender las cosas, aunque sean sencillas.»

Esto significa que el que se hace el sueco se haría el bobo, tonto o corto de entendederas y ahí tenemos el sentido y la explicación de tan famoso dicho.

En oferta

¡Síguenos en las redes para no perderte los nuevos artículos!

Los artículos más leídos del último mes:


Entrada archivada en:



¿Qué quieres buscar?

¡Síguenos en redes!



El café de la Historia ha sido finalista en la edición 2021/22 de los Premios 20Blogs en la categoría «Ciencia«.

¡Gracias por vuestro apoyo!

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto