El café de la historia - El juicio a Dios

El juicio a Dios

Compartir es de sabi@s:

4.9
(110)

Estimated reading time: 6 minute(s)

La URSS sienta en el banquillo a Dios

Estamos a 16 de enero de 1918 en la capital de la Unión Soviética y hoy va a empezar uno de los juicios más rocambolescos de la historia.

Hoy se somete a juicio ni más ni menos que a Dios.

Anatoli Lunacharski

El presidente del tribunal que lo va a juzgar es Anatoly Lunacharski, que también es el ideólogo de este juicio tan peculiar.

Juez y parte.

Anatoli Lunacharski no era un zote sin preparación alguna sobre el tema: Lunacharski era un dramaturgo, crítico literario y político además de un reputado estudioso de las religiones y de sus relaciones sociales y políticas.

A lo largo de su vida se había codeado con personajes de la talla de Rosa Luxemburgo, Máximo Gorki o Aleksandr Bogdánov y fue especialmente notoria su labor en acercar la cultura al pueblo a través de programas de alfabetización, mejoras en el sistema de enseñanza, e incluso se significó en la defensa de patrimonio cultural enfrentándose con los partidarios de la destrucción de determinados edificios que él protegió apelando a su valor histórico y arquitectónico.

También destacó en la protección y padrinazgo de artistas en diferentes campos culturales.

Pero Lunacharski tenía una misión y una obsesión: acabar con cualquier vestigio de religión en la Unión Soviética.

Desde su cargo como comisario de Instrucción Pública se dedicó a en cuerpo y alma a esta particular cruzada. Destruyó monasterios, montaba performances ridiculizando a los apóstoles, quemaba fotografías en público de Benedicto XV y otras ceremonias públicas. Pero el episodio más alocado y estrambótico de toda esta guerra contra la religión fue, sin duda, fue el Juicio a Dios.

Anatoli Lunacharski - EL CAFÉ DE LA HISTORIA
Anatoli Lunacharski

Lo curioso de Lunacharski, el hombre que mandó fusilar a Dios, es que años antes había escrito numerosos textos apelando a la necesidad de que el comunismo reconociera la importancia de la religión y procurara no ser muy hostil con ella.

De hecho, en su libro «Religión y socialismo» editado en 1908, dejó escrito que «socialismo implica la libertad de religión«, o «el socialismo une a los grupos ideológicos religiosos y seculares en la lucha por el proletariado; cualquier acción de mezclar el socialismo con fanatismo religioso o ateísmo militante son acciones que dividen al proletariado, un ‘divide y vencerás’ en manos de la dictadura burguesa«. 

Religión y socialismo de Anatoli Lunacharski

Cuando Lenin accede al poder y se pronuncia de forma contraria con declaraciones como que «la religión es solo una fantasía nociva con la que los hombres se autoengañan» y que «debía ser destruida a cualquier precio«.

Y Lunacharski toma nota.

Volvamos a la sala.

Dios en el banquillo

La sala está completamente abarrotada de público y todo tiene la apariencia de un juicio normal pero si nos fijamos, en el banquillo de los acusados no hay nadie sentado; hay un ejemplar de la Biblia aguantando el chorreo que le está cayendo por parte de la fiscalía con una retahíla de acusaciones en las que se pedía su condena por graves atentados contra la Humanidad a lo largo de los tiempos aportando las correspondientes pruebas documentales. Esa acusación la ejercía el pueblo ruso en nombre del resto de los habitantes del mundo.

Por su parte la defensa hace su trabajo y basa su petición de absolución en «grave demencia y trastornos psíquicos» de su cliente según las cuales éste no es responsable de sus hechos al sufrir «problemas mentales».

Artículos relacionados

El juicio duró cinco horas y el veredicto fue contundente: Dios era culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad.

El fusilamiento de Dios

Se le condenó a muerte y debía ser fusilado a primera hora de la mañana siguiente. Los abogados defensores no tendrían derecho a interponer ningún tipo de recurso ni establecer el más mínimo aplazamiento.

Y, efectivamente, al amanecer del día siguiente un pelotón llevó a cabo las órdenes del juez.

Pero… ¿Cómo se fusila a Dios?

Soldados disparando al aire

Lunacharski, en esta performance aunó sus dos pasiones: el teatro y la religión y el método escogido para ajusticiar al reo hay que reconocer que es insuperable:

Disparando ráfagas de ametralladora apuntando al cielo moscovita a las seis y media de la mañana.

Supera eso, Nietzsche.

Activar los avisos

Suscríbete y te avisamos cuando haya un artículo nuevo

Productos recomendados relacionados con este artículo

LUNACHARSKI Y ORGANIZACION SOVIETICA DE EDUCACION Y ARTES
La Revolución rusa contada para escépticos
1917. La revolución rusa


¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos: 110

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

No te pierdas estos artículos:


Compartir es de sabi@s:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.