El café de la historia - Buffalo Bill en Barcelona

Buffalo Bill y su paso por Barcelona

Compartir es de sabi@s:

4.8
(216)

Estimated reading time: 7 minute(s)

Buffalo Bill en Barcelona

El 18 de diciembre de 1889 desembarcó en el puerto de Barcelona una compañía de circo muy especial: La Buffalo’s Bill Wild West.

En la ciudad la expectación era grande desde que meses antes se anunciase la llegada del espectáculo del legendario cazador de bisontes.

Una muchedumbre de ciudadanos se agolpó en el puerto para recibir a la compañía y el propio Buffalo Bill dio una multitudinaria rueda de prensa rodeado de indios bajo el mismo monumento a Colón en la que informó que actuaría en un hipódromo construido para la ocasión en la calle Muntaner que tenía capacidad para 2.000 personas. Corría el rumor de que cada vez que Buffalo Bill llegaba a una ciudad soltaba unos búfalos por la ciudad para luego darles caza a lazo por las calles, cosa que no ocurrió para decepción del público que vio como los animales eran desembarcados en sus correspondientes jaulas.

Circo de Buffalo Bill en Barcelona
Desfile inaugural de la Buffalo’s Bill Wild West en Barcelona

Otra de las atracciones de la compañía eran los 200 indios que formaban parte del espectáculo y que, siempre según la prensa de la época, se alojaban en sus propias tiendas de campaña y tenían prohibido salir solos por la ciudad sin ser debidamente escoltados ya que eran extremadamente peligrosos «pues son temibles y cometen toda clase de desmanes si prueban bebidas alcohólicas, a las cuales son sumamente aficionados, sobre todo al aguardiente«. La prensa hizo hincapié en que los indios y los blancos del campamento dormían separados para «evitar una nueva guerra«.

Circo de Buffalo Bill en Barcelona
El campamento de la compañía de la calle Muntaner

Empiezan las actuaciones del circo de Buffalo Bill

El 21 de diciembre se celebró la primera actuación a unos precios que oscilaban entre una y cinco pesetas, un verdadero fortunón para la época pero que muchos barceloneses siguieron gratis desde las azoteas de los edificios cercanos. Los números más aplaudidos fueron cuando un mexicano entró con una bandera española acompañado de un soldado norteamericano con otra de barras y estrellas, y cuando Buffalo Bill demostró sus habilidades con el rifle acertando a unas bolas de cristal que le iban lanzando unos indios mientras él cabalgaba al galope.

Circo de Buffalo Bill en Barcelona
Anuncio del circo de Buffalo Bill en La Vanguardia (Fuente: Hemeroteca de La Vanguardia)

El espectáculo contaba con tres partes siendo la última la más aclamada, una representación de la batalla de Little Big Horn, en la cual Buffalo Bill actuaba como el oficial Custer. No en vano, en su época como militar, Bill había servido en el Séptimo de Caballería.

¿Quieres suscribirte a nuestro boletín mensual?

Anécdotas del paso de Buffalo Bill por Barcelona

El legendario personaje estuvo en Barcelona cinco semanas y existen algunas anécdotas y curiosidades de su paso por la ciudad.

Se cuenta que Buffalo Bill, aquejado de un terrible dolor de muelas, acudió al Hospital de la Santa Creu y le fue extirpada una pieza dental que estuvo expuesta en el hospital hasta que alguien la robó y se le perdió la pista definitivamente.

 Buffalo Bill en Barcelona
Buffalo Bill en el Hospital de la Santa Creu (Fuente: El Periódico)

A las dos semanas de llegar la compañía a la ciudad se desató una epidemia de gripe que obligó a suspender las actuaciones durante cinco días. Muchos ciudadanos culparon a los indios de haber traído la enfermedad a Barcelona. Varios indios también tuvieron que ser atendidos de viruela.

También corrieron rumores de niños secuestrados por los indios con la consiguiente indignación ciudadana y, por éste y otros motivos, constan varios enfrentamientos de los pieles rojas con barceloneses, y se cuenta que incluso en una ocasión Buffalo Bill tuvo que desenfundar sus pistolas para evitar que lincharan a miembros de su compañía en una riña nocturna.

Artículos relacionados

Buffalo Bill prefirió alojarse en el Hotel Cuatro Naciones, ubicado en el número 40 de La Rambla barcelonesa, uno de los mejores y más caros en aquel momento así que no le pilló un incendio producido en el campamento que supuso un verdadero contratiempo a la compañía. Ese invierno, además, fue especialmente frío y a causa de copiosas nevadas y abundantes lluvias se tuvo que suspender el espectáculo en varias ocasiones.

Había mucha expectación por ver al jefe sioux Toro Sentado que también formaba parte del espectáculo pero el público barcelonés se tuvo que conformar con el jefe Camisa Roja por la sencilla e inapelable razón que el primero había fallecido tiempo antes.

Otro contratiempo que tuvo que afrontar la compañía durante su estancia en la ciudad fue la muerte del jefe de pista, cuyo cuerpo fue embalsamado y enviado por barco a Estados Unidos.

En el apartado económico tampoco las cosas fueron mejor. En las primeras actuaciones endosaron a la empresa muchos billetes falsos a la hora de comprar las entradas y, aunque en la gala de inauguración acudieron 7000 personas, el interés fue decayendo no cumpliendo las expectativas económicas que tenía puestas la compañía.

Circo de Buffalo Bill en Barcelona
El affaire de los billetes falsos (Fuente: Hemeroteca de La Vanguardia)

La comitiva abandonó Barcelona poniendo rumbo a Nápoles para no volver nunca más a una ciudad que al bueno de William Frederick Cody, alias Buffalo Bill, seguramente le dejó el regusto amargo de un agudo dolor de muelas.

Activar los avisos

Suscríbete y te avisamos cuando haya un artículo nuevo

¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 216

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

No te pierdas estos artículos:


Compartir es de sabi@s:

4 comentarios

  1. He descubierto una historia increíble, nunca había oido nada de que BB estuviera en España. Seguir así.

  2. Yo creo que de esto habló un día Jordi Hurtado en «Saber y Ganar». A aquellos precios de las entradas habría que ponerles hoy por lo menos tres ceros detrás para equivaler a euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.