El café de la historia - Refranes vallisoletanos

Refranes de Valladolid

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES CASTELLANOS » Refranes de Valladolid

Dichos y refranes de Valladolid y su provincia

  • Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid…
  • No es lo mismo ir a Valladolid que hablar con el ordinario.
  • Quién vio a La Parrilla no tiene que ver a Madrid ni a Sevilla.
  • Si de historia quieres saber, Valladolid debes conocer.
  • Villa por villa, Valladolid en Castilla.
  • ¿Quien sale de Valladolid, a dónde irá a vivir?’
  • Si el mundo huevo fuera, Valladolid sería la yema.
  • Dios te libre del apretón de un vago.
  • A mengua de pan, buenas son tortas de Zaratán.
  • En Valencia, medicina, en Salamanca, eruditos, teólogos, en Alcalá, y en Valladolid, jurisperitos.
  • Esgueva, quien no sudare que no beba.
  • Estar a morder un confite.
  • Alza el rabo, rucia, que vanse los de Olmedo.
  • Vino de Rueda, bébalo el que pueda, y deme de él si algo le queda.
  • Las de Valdestillas, unas son encarnadas y otras amarillas.
  • De Portillo a Pozaldez en el infierno te ves.
  • En Salamanca estudiantes, en Medina plateros y en Ávila caballeros.
  • Quien es señor del tomillo entre Arévalo y Olmedo, es señor de todo el reino.
  • La niebla en Valladolid, y los lodos a Madrid, y las cuestas a Toledo.
  • Vino de Alaejos, bueno para mozos y mejor para viejos.
  • Landre de Portillo, que da en sábado y acaba en domingo.
  • Pan de Wamba, molletas de Zaratán, ajos de Curiel, quesos de Peñafiel y de Cerrato, la miel.
  • Tener menos vergüenza que un perro en una matanza.

Más refranes de Valladolid

  • Por San Antón las nieblas no llegan a las dos.
  • En tierra de Medina el que gasta en vino blanco se lo ahorra en medicina.
  • De Valladolid y pintor.
  • En Valdestillas, lo que pillas, pillas.
  • Arrastrado te veas como el coche de Olmedo.
  • Torico de Medina, que no vale una sardina.
  • Yo soy el Duero, que todas las aguas bebo, menos del Adaja, que me ataja.
  • Los de la Nava del Rey, metieron la viga atravesada.
  • Vino de Alaejos, hace hombres a los niños y remoza a los viejos.
  • En Valdestillas sacan a la bolsa las costillas.
  • No hay pan sin afán.
  • El gracioso de Olmedo, que entró a dar lanzadas, y salió cojeando y sin calzas.
  • Cuando vieres mujer medinesa, mete tu marido detrás de la artesa.
  • Los jardines, de Valencia: la nobleza, de Madrid: trigo, de Valladolid, y de los sabios la ciencia.
  • Por mayo ríos llenos, preludian grandes truenos.
  • A un burro le hacían obispo y todavía rebuznaba.
  • Aire gallego, ni cazador ni conejero.
  • En Zaratán, buenas putas y mejor pan.
  • De Valladolid y ladrón.
  • Quien de Castilla señor quiere ser, a Olmedo y Arévalo de su parte ha de tener.
  • Vino de Alaejos, hace cantar a los viejos.
  • Salir de Laguna y entrar en Mojados.
  • Las patatas, ni que las siembres en marzo, ni que las siembres en abril, hasta mayo no han de salir.
  • Miel de Cerrato, y rábanos de Olmedo.
  • Portillo, engañapobres; poco pan y muchas torres.
  • Valladolid, de los vinos agudos, entran los mozos vestidos y salen desnudos; los necios, más no los astutos.
  • En las vegas de Muriel, a quien le cabe la suerte, allí se la tien.
  • Río Pisuerga, padre es de nieblas.
  • Amigo de Villalón, tuyo sea y mío non.
  • Vino de Alaejos, cerca de mí y no lejos.
  • Valladolid, ciudad de campanas, casas de tierra, mujeres que no valen nada y hombres de mierda.
  • Tierra de Medina, tierra de salvajina.
  • Buen castillo es el de Peñafiel sí no tuviese a ojo el de Curiel.
  • Villa por villa, Valladolid en Castilla, tanto por tanto, Medina del Campo.
  • Vergas de Valencia del Cid, y curueñas de Valladolid.
  • Entre José y María no esperes un buen día.
  • De Valladolid la fama y de Zamora el ladrón.
  • Sastre el de Ciguñuela, que pone la costa y hace de balde la obra.
  • Agua de Duero, caldo de pollos.
  • Villa por villa, Valladolid en Castilla, y Carmona en Andalucía; rincón por rincón, Alcañiz y Calatayud en Aragón.
  • Salir de Lavajos y entrar en Mojados.
  • De la mano a la boca, se pierde la sopa.
  • Buena es Cuenca para ciegos, y Villalón para mantenellos.
  • Cuando fueres a Valdestillas, por merced de Dios que te hagan no la recibas.
  • De Valladolid a Laguna, una, y de arena, buena.
  • Quien ha sido cocinero antes que fraile, sabe lo que pasa en la cocina.
  • Duero tiene la fama y Pisuerga lleva el agua.
  • Agua de primavera llena la panera.
  • Queso de Peñafiel y tocino de Curiel.
  • Tres son en Valladolid los amos: Dios, el Pisuerga y Gamazo.
  • Cuando llueve y hace sol, hace la vieja el requesón.
  • Rábanos de Olmedo y besar en el culo a los de Coca.
  • De Medina, ni mujer ni gallina.
  • ¿Es de Peñafiel? Pues no te fíes de él.
  • Para putas y buen pan, Villanubla y Zaratán.
  • Villa por villa, Valladolid en Castilla; tanto por tanto, Medina del Campo; ciudad por ciudad, Lisboa en Portugal; aldea por aldea, Fregenal de la Sierra, de la Suela.
  • Yo soy el Duero, que todas las aguas bebo; si no es a Guadiana, que se va por tierra llana, y a Ebro, que no le veo, y a Guadalquivir, que nunca le vi.
  • Los de Olmedo conocieron a la burra por el pedo.
  • Queso de Peñafiel, y de la Alcarria la miel.
  • Cuando vieres el arco hacia Ledesma, desuñe los bueyes y vete a la aldea, o a la taberna.
  • Alaejos, míralo de lejos.
  • Arlanza y Arlanzón, Pisuerga y Carrión, en el Puente de Simancas juntos son.
  • El agua de San Juan quita vino y no da pan. La de Santa Rita todo lo quita.
  • Esgueva, más mierda que agua lleva.
  • Aire, airecito que de Ávila vienes, a catorce reales me hueles.
  • En Villalón, en cada casa un ladrón; en casa del alcalde, el hijo y el padre, y en casa del alguacil, hasta el candil.
  • Ajo de Valdestillas, que estaba frío y quemaba.
  • El asno de Villavicencio, que cada vez valía menos.
CAMISETA-VALLADOLID
  • Valado España Silueta Skyline City
  • Este diseño de Valladolid es perfecto para aquellos que aman España
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto