El café de la historia - Refranes de Málaga

Refranes de Málaga

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ANDALUCES » Refranes de Málaga

Dichos y refranes de Málaga y su provincia

  • A par de un río, ni compres viña, ni olivar, ni caserío.
  • Moza sin amor, flor sin olor.
  • Malagueños, o muy listos o muy leños.
  • El que anda con mujeres y tiene alpargatas de esparto, nunca tiene un duro y siempre va descalzo.
  • Pimientos y tomates, compadres.
  • Quien huelga come acelgas; quien trabaja de contino buena olla de carne y tocino y con buenos tragos de vino.
  • En agosto, uvas y mosto.
  • Hombre vinoso, hombre gotoso.
  • Malagueño y del perchel, mucho cuidado con él.
  • Sal, tiempo y cuidao precisa el ganao.
  • Uvas con queso, saben a besos.
  • En abril, setas a mil y en mayo, setas a carros.
  • Lana, puercos y trigo hacen al pobre rico.
  • Orina color de oro, fraile al coro.
  • A higuera sin higos, no acuden los mirlos.
  • Malaguita, la de los boquerones y la de los vinos superiores.
  • El levante las mueve y poniente las llueve, pero cuando llora levante las piedras mueve.
  • Si quieres ver tu cuerpo, mata un puerco.
  • Susto meado mejor que sangrado.
  • Del corazón de una encina nacieron los de Alfarnate: gansos por naturaleza, brutos a nativitate.
  • Cuando el trigo está en la era, anda el pan por la artesa.
  • Año de nieves, año de mieses.
  • Al melón y a la mujer, por la cata la has de conocer.
  • Cerezas y mentiras, unas de otras tiran.
  • Ser como el cura de Almogía, que quería casorio y capellanía.
  • Cuando empieza a marcear, siembra la patata y el garbanzal.
  • No hay mala cocinera con tomates a la vera.
  • Antequera está en un hoyo, y Mollina, entre olivares, y la triste de Pedrera no tiene más que una calle.
  • Cuando llora el levante, a casa vente.
  • Del Genal, la castaña en esportal.
  • Barriga llena no siente pena.
  • De Antequera, ni mujer ni montera, y si ello ha de ser, antes la montera que la mujer.
  • Dar más vueltas que el tío los caballitos.
  • Con melón y brevas, agua no bebas.
  • De Málaga, vino, pasas, boquerones y batatas.
  • El pepino gordo y liso, y el higo, negro y rayado.

Más frases de Málaga

  • Todos son tales, los de Árdales.
  • Al que le gusta el flamenco, le gustan las mujeres.
  • Buenas judías y buenas mujeres, en la Serranía las tienes.
  • La Virgen de la Fuensanta tiene una huerta en Coín, y tiene sembrado en ella hierbabuena y perejil.
  • No hay tal beleño, como unos vasitos de vino malagueño.
  • Prometer el oro y el moro.
  • Amor de monja y flor de almendral, presto viene y presto se va.
  • Abril aguas mil, que caben en un barril.
  • Almuerza mucho, cena calducho, y vivirás mucho.
  • Por Santa Catalina, en cada malla una sardina.
  • Si quieres ver lo que cunde andar, párate a mear.
  • Rábanos huecos, para los cerdos.
  • Salir de Málaga, y entrar en Malagón.
  • Ganado que no come tomillo, déjalo, illo.
  • Para agosto, uvas e higos, para noviembre, membrillos.
  • Al hombre parado le tienta el pecado; y a la mujer pará, Satanás.
  • Eructo es un peo con disimulo, que se echa por la boca y no por el culo.
  • A la casa en que hay ruda, Dios la ayuda.
  • Más frío que lavando rábanos.
  • Revolá por la tarde, mañanita de aire; revolá por la mañana, tarde de agua.
  • Guadalquivir atrancado y Málaga abierta, agua en tierra.
  • El melón y el matrimonio: acertamiento son.
  • Febrerillo el loco, marzo ventoso, abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso.
  • La oveja, la abeja y la mula vieja en abril cambian la pelleja.
  • Desde chica la ortiga pica.
  • Al viejo y al bancal, lo que le puedas sacar.
  • De Málaga el peine para que peine.
  • Quien el vino no sabe mear, tampoco lo sabe catar.
  • Octubre vinatero, padre del buen cuero.
  • Al nogal y al olivo, trátalos con cariño.
  • El que va a un entierro y no bebe vino, el suyo viene de camino.
  • Marbella es bella, no entres en ella, quien entra con capa sale sin ella.
  • Pan y nueces saben a amores.
  • Quien no tiene cabeza, tiene que tener pies.
  • Cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba y el tonto sigue.
  • Al melón bueno y maduro, todos le huelen el culo.
  • Arriba canas, abajo ganas.
  • En el tiempo de la graná la gallina no pone na.
  • Ancho de espalda y estrecho de culo, maricón seguro.
  • Vinos malagueños, vinos jarabeños.
  • Lentejas, si las quieres las comes, y si no, las dejas.
  • Se cree el ladrón que es de su misma condición.
  • Málaga cerrada y Guadiana abierta, agua cierta.
  • La manzana podría pierde a su compañía.
  • Monte Mayor con toca, prevente, poca ropa.
  • Agosto, frío en el rostro.
  • A borregos recién esquilaos no les mande Dios viento helao.
  • Cara sin dientes hace muerto al viviente.
  • La neblina del agua es madrina, y del sol más aina.
  • De Ronda, ni buen viento, ni buen casamiento, ni buena hoz de podar, ni buen buey de arar.
  • Cuando sople el viento del Estrecho, agua segura para el barbecho.
  • Hoy arco, mañana charco.
  • Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana.
  • Ahora me caso, ahora me descaso, le dijo la tonta al tonto.
  • Enero es caballero si no es ventolero.
  • El cielo borreguero, vendaval o agua del cielo.
  • Luna tendida, marinero en pie.
  • Si quieres ver a tu esposo morir, dale coles en abril.
  • Donde hay juncos, hay agua junto.
  • Brisa loca, vendaval en popa.
  • Pueblo pequeño, campana grande.
  • Una manzana cada día, de médicos te ahorraría.
  • Hormigas con alas, tierra mojada.
  • Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.
  • Plaza sitiada, plaza tomada.
  • De buenas cenas, las tumbas llenas.
  • En diciembre se hielan las cañas y se asan las castañas.
  • El que nace pa burro, del cielo le caen los aparejos.
  • Pero de Ronda y camueso de Antequera, no caben en una faltriquera.
  • La naranja, por la mañana es oro, al medio día, plata, y por la noche mata.
  • Donde crece la palma y el palmito, no te morirás de hambre, pero tampoco de ahíto.
  • Lo que no puede ser es guardar a una mujer.
  • Agua por San Juan, quita vino y no da pan.
  • Si tu mujer te pide que te tires por un barranco, pídele a Dios que no sea muy alto.
  • Al olivo y a la encina, labor abajo y el hacha encima.
  • En febrero, busca la sombra el perro.
  • En invierno enciende el brasero, consume tu vino y mata tu cochino.
  • La mancha de la mora con otra verde se quita.
  • Tanto caga el culo, como come el mulo.
  • Mientras voy y vengo, vida tengo.
  • Quien vive de ilusiones, muere de desengaños.
  • Potro que no trota, de caballo galopa.
  • El agua de octubre, siete lunas cubre.
  • Mujer malparía, al año pare.
  • En enero un rato al sol y otro al humero.
  • Hombre casado, burro domado.
  • Échate a enfermar, y verás quién te quiere bien y quién te quiere mal.
  • Las mañanicas de abril son dignas de dormir.
  • Sube la cuesta como un viejo, y llegarás a la cima como un nuevo.
  • Entre ponte bien y estate quieta, se paso la noche la Enriqueta.
  • La manzana podrida pudre a su vecina.
  • En año bisiesto, nacen las habas con el culo vuelto.
  • Lentejas, comida de vieja.
  • Aceitunitas comidas, huesecillos a la calle.
  • El garbanzo, para ser bueno, debe tener cara de viejo.
  • Cuando florezca la higuera, requiere a tu compañera; y si no te quiere escuchar, espera a que florezca el moral.
  • De higos a brevas, largas la llevas.
  • El cura de Casares tiene una potra que, cuando monta en ella, se le alborota.
  • Hambre que espera jartura, no es hambre ninguna.
  • El hombre quiere mujer sana; y la mujer, hombre que gana.
  • Hinojos, higos chumbos y linillo, van haciendo veranillo.
  • De Torrox, la caña dulce, y de Nerja, las batatas; de Vélez, el boquerón; de Málaga, las muchachas.
  • Más vale lo que la oveja caga, que la hierba que traga.
  • Bien y pronto, solo lo intenta algún tonto.
  • Sin mujeres y sin comeres, no hay placeres.
  • Calabaza sin vino, ni calabaza ni calabacino.
  • A hombre de Ronda, nunca lo creas.
  • Casa que hace esquina, para la vecina.
  • Del garbanzo te sé contar, que por abril ni ha de estar nacido ni por sembrar.
  • Flor y fruto, rara vez los verás juntos.
  • A Churriana la comparo con el culo de una taza; todas son cuestas arriba hasta llegar a la plaza.
  • De gazpacho, jamás haya empacho.
  • De las virtudes del romero se puede escribir un libro entero.
  • Coles con tocino añejo hacen mozo al viejo.
  • Sardina entre gatos, arañazos.
  • La gente del Colmenar, llevan el cuello muy tieso y la pechera calá.
  • Gazpachuelo, comida de duelos.
  • Mollina no es ciudad ni es villa pero es más grande que Sevilla.
CAMISETA-DE-MÁLAGA
  • Diseño para los que aman la ciudad de Málaga, España. Ilustración de raspa de sardina en honor a los famosos espetos
  • Ideal para malagueños y malagueñas, boquerones y los que aman esta ciudad de la Costa del Sol
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto