El café de la historia - Refranes leoneses

Refranes de León

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES CASTELLANOS » Refranes de León

Síguenos en las redes para no perderte ninguna publicación


Dichos y refranes León y su provincia

  • Vino de Cacabelos hace cantar a los viejos.
  • Quien pasa por Ceana ha de dormir en el suelo y comer hogaza.
  • El pan de Astorga, mucho en la mano y poco en la andorga.
  • De El Burgo a Las Grañeras, un salto y dos carreras.
  • Del mundo, España, de España, León, de León, mi casa y de mi casa yo.
  • Cuando van los nublados para León, el que dice que llueve tiene razón.
  • Tres cosas tiene León que no las tiene Madrid: San Marcos, la Catedral y el Hospicio en el Jardín.
  • Adivino de Valderas, cuando corren las canales, que se mojan las carreras.
  • Toledo en riqueza, Burgos en fortaleza, y León en belleza.
  • Peceñil y Codornillos, Villamol y Castellanos, tienen los trigos a medias con los frailes de Trianos.
  • Nubes van pa Ancares, sol por to los lugares, y nubes van pa Asturias, nieve en las uñas.
  • Los de León, son como son.
  • Como los potros de Padierna, que en lugar de medrar, desmedran.
  • En Busdongo y Camplongo, en Vegalamosa y Arbás, bailaban las porconronas, con les madreñes calzaes.
  • Estar en Babia.
  • El que se fue a la villa perdió su silla y el que se fue a León, su sillón.
  • Cuando los nublaus van para Asturias, aquí quedan las lluvias; cuando los nublaus van para el Bierzo, aquí queda el buen tiempo.
  • Venimos de Trobajo que es buena población, dormimos en el suelo por no tener colchón.
  • Rubiana para Omaña, buen sol mañana.
  • Villalmán y Villazán, Sotillo Joara y Celada, son los cinco lugarcillos de la noble Requejada.
  • Cuando truena pa Marana, xunce los gües y ponte a la grada; cuando truena pa Ricau, suelta los gües y llévalos al prau.
  • No me vengas con socalindas.
  • Venir alguna cosa como el agua de Robles, que ni sobró, ni faltó, ni hubo bastante.
  • Al mal tiempo buena cara.
  • Más firme que el castillo de León.
  • No por mucho madrugar, amanece más temprano.
  • Como el molino de Celada, o mucho, mucho, o nada, nada.
  • Por santa Lucía, mengua la noche y se alarga el día.
  • El jueves de la Ascensión, cerezas en Oviedo y trigo en León.
  • Cada día tiene su refrán y afán.
  • Si no te gusta León, ahí tienes la estación.

Refranes de León

  • El pueblo de Villablino, pueblo de mucha grandeza, para tenerlo aquí todo, solo nos falta la iglesia.
  • Ser un «toca el caldero«.
  • Si truena per Maraña, rica España.
  • Por Santa Elvira, el invierno se acaba o un mes tira.
  • El año bisiesto no llega la vieja el cesto.
  • Are mi buey en Valderaduey, y tanto por tanto en el vega de San Mancio.
  • Por Santa Lucía crece el día.
  • Por San Antón, la buena pita pon.
  • De los santicos de enero, San Ildefonso es el primero, detente, detente, detente que primero es San Vicente; detente bruto que primero es San Canuto; detente varón que primero es San Antón.
  • Chapiteles los de Burgos, vidrieras las de León, reloj, el de Benavente, y rollo, el de Villalón.
  • Por santo Andrés, el vino nuevo añejo es.
  • En febrero entra el sol en el reguero, al último y no al primero.
  • Cuanto el año está de piojos no vale cambiarse de camisa.
  • Sol de febrero, rara vez dura un día entero.
  • Por Santa Lucía crece el día la pata de la gallina, por los Reyes lo notan los bueyes y por San Vicente lo nota la gente.
  • En el día de los Difuntos, memoria y frío van juntos.
  • En febrero mete al obrero a hacer sebes y no paredes, no porque sean pequeños los días, sino porque están las piedras frías.
  • Noviembre que empeza ben, fianza ten.
  • Cuando las nubes van pa Balouta, fairá sol que relouta, y cuando las nubes van p’Asturias, tiempo de Xudas.
  • Cuando brama el ternero y relincha el potro, nevará, lloverá, hará un tiempo u otro.
  • Por santo Marcos, tu garbanzal, ni nacido, ni por sembrar.
  • En diciembre y enero, el labriego y el pastor descuidan las ovejas y encienden el fuego.
  • Entre la Piedad y San Antón, chitón.
  • Antes quiero ver el lobo entre mis carneros, que los hombres en camisa en el mes de enero.
  • Marzo, un copo y harto; abril, a la cama sin candil; mayo de sueño me cayo; junio, sin remedio ninguno.
  • Por santo Pedro se arranca el ajo y se pone el puerro.
  • Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo, y cuando se posa en los balcones hace un frío de cojones.
  • San Juan amenaza y San Pedro echa de casa.
  • En enero, vale más una gorra que un sombrero.
  • Por santa Catalina, el frío se avecina.
  • Marzo marcero, por la mañana rostro de perro, por la tarde valiente mancebo.
  • En abril a la cama sin candil, en mayo de sueño me caigo, en junio sin remedio ninguno.
  • Hasta San Fermín, no te quites la bufanda y el calcetín.
  • Por santo Raimundo, llega la golondrina del otro mundo.
  • Marzo revín reveja, no queda cabra ni oveja, ni pastor con su pelleja, ni lobo con sus zancas ni perro con sus carrancas.
  • Febreiro, a su madre engañó, sacoula de casa y la apedrió.
  • El que fue a León perdió el sillón, el que fue a Jerez lo encontró otra vez.
  • Las berzas que se ponen después de por santo Roque, caben todas en un pote.
  • Marzo y abril, si no la pegan al entrar, la pegan al salir.
  • Por Santa Lucía crecen los días el paso de una gallina y por Santo Tomás un pasito más.
  • Cuando marzo enrisca el rabo, tiempo del diablo.
  • El veintisiete rige el mes siguiente, si el veintiocho y el veintinueve se lo consienten.
  • Por San Martino, el invierno viene de camino; si le dicen detente, llega por San Clemente; y aunque venga retrasado, por San Andrés ya ha llegado.
  • El día de la Epifanía se ven las estrellas al mediodía.
  • Hasta pasado santo Germán, no digas que tienes vino ni pan.
  • Por santa Marina, ve a ver tu viña; tal la hallares, tal la vendimia.
  • La que en marzo veló, tarde acordó.
  • Terminado noviembre, quien no sembró que no siembre.
  • Vente conmigo niña, vente a León, si quieres que te enseñe la luna y el sol.
  • Por San Vicente, castañean los dientes.
  • El día de los Reyes, media hora más tenéis.
  • Por santo Martino, el invierno viene de camino.
  • Las mozas de Cebanico ¿quién las mantiene? los arrieros madre, que van y vienen.
  • Por San Julián, si lo ves, creció el día un si es no es: por San Antonio, lleva un paso del demonio; por San Blas tiene una hora más, y tira hasta San Matías que empareja la noche con el día.
  • La Candelaria esporfoloria, que esporfolee, que deje de esporfolear, el invierno está por pasar.
  • Viva Astorga, porque tiene una muralla famosa, un consistorio bonito y una catedral preciosa.
  • Por Santo Miguel de las otoñadas, todas las yeguas preñadas, y por Santo Esteba, la que está, está.
  • Amigo de León, tuyo sea y mío non.
  • Días de mayo, días de diablo.
  • Vete con Dios, febrero, que acá me dejas el mi payar entero, el mi queso cogotudo y al mi cabrito cornudo. Con dos días que me quedan y dos que me dará mi hermano, tengo hacete andar con los pilleyos en llombo, y los piquetes en mano.
  • En febrero, un ratico al endero.
  • Por San Vicente no hay rincón que el sol no entre.
  • Viene la Candelaria, pone la gallina, la buena o la mala.
  • Por Santo Martino, ajo fino.
  • Entre Santa Ana y Santa Magdalena, no tengas la parva en la era.
  • Enero, el friolero, entra soplándose los dedos.
  • Un enero helado, un febrero amoroso, un marzo airoso, un abril lluvioso, un mayo pardo, un San Juan claro, ya valen más que la mula y su carro.
  • Por San Antonio laconero, la gallina pone el huevo.
  • En Sevilla, la grandeza; en Toledo, la riqueza; en León, la sutileza y en Alcalá, la pobreza.
  • El domingo de ramos a sestear vamos.
  • Las mañanas de abril son muy buenas de dormir y llegando las de mayo no tienen fin ni cabo.
  • Diciembre diciembrina, ni guara la paloma ni pone la gallina.
  • Días de mayo, días del diablo y mes de la condenación, cuando anda el pastor todo el monte y aún no se ha puesto el sol.
  • Por santo Simón y santo Judas, se tapan las cubas y se sacan los bueyes de las acubriduras.
  • La helada de Santa Rita todo lo quita, la de San Bernardino quita pan y no da vino, y la de San Urbán quita vino y no da pan.
  • Por Santa Marcela, la cuba llena, y la nieve en la puerta.
  • Frebeiro frebeirudo, chántame las narices en el ojo del culo. Cállate, pastor azamarrado, que con veintiocho días que eu teño y a tres que me ha prestarme o mi hermano marzo non ha de quedar ovella con pelella nin can con rabo nin pastoriño azamarrado.
CAMISETA-LEÓN
  • León Gift, città León spagna, Un regalo de León perfecto, León ciudad camiseta, León España Camiseta, Bienvenido A...
  • city León spain, tee shirt León, León tshirt, tshirt León, El ciudadano León, City León gift, idee cadeau León, León...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN




¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto