El café de la historia - Refranes de Guadalajara

Refranes de Guadalajara (España)

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES CASTELLANOS » Refranes de Guadalajara (España)

Dichos y refranes de Guadalajara y su provincia

  • Cillas, ni tabaco, ni cerillas.
  • En Guadalajara, mucho mantel y poca tajada.
  • Mujer de Fraguas y burro de Hita, ¡quita!…¡quita!
  • A Amayas sin pan no vayas.
  • Quien a Guadalajara vino, y no trató de vino, ¿a qué vino?
  • Sigüenza, la episcopal, tiene más pergaminos que doblones en el bolsillo.
  • Peñalver, de una libra hacen diez.
  • San Cucufato, San Cucufato, los huevos yo te ato y hasta que no lo encuentre, no te los desato.
  • En Ventosa, se bebe el agua penosa.
  • Cuando el cerro de Hita tiene montera, llueve aunque Dios no quiera.
  • En Guadalajara, lo que dicen por la noche por la mañana no hay nada.
  • Han hecho una ermita en el camino de Adobes, la han hecho los ricos y la han pagado los pobres.
  • Hijos criaos, duelos doblaos y si los casas, multiplicaos.
  • Tres cosas notables tiene Viana: las piedras, las Tetas y el monte Solana.
  • Vega por vega de Hita a Talavera.
  • Escudero de Guadalajara, de lo que promete a la noche no hay nada a la mañana.
  • Garbajosa, la piojosa; Aguilar, el cagalar; Anguita, la más bonita; y Alcolea del Pinar.
  • Madre e hija caben en una misma camisa.
  • Torremocha, la llana, el que no tiene caldero no bebe agua.
  • Pan de Marchamalo, vino de Yunquera y carne de la Alcarria, hasta que me muera.
  • Alcalá me da voces, Madrid me llama, Guadalajara me dice que no me vaya.
  • En Alarilla, morcilla; en Montarrón, tirulón; en Humanes, todo malo; y en Cerezo, lo mejor.
  • Eres como los de Guadalajara, hoy mucho y mañana nada.
  • Llegando la feria de Tendilla, deja tu casa y vente a la mía.
  • Vaca de Luzaga y mujer de Anguita, quita.
  • Voy a echar la despedida, como la echan en Berninches, que no les dejan parar, ni las pulgas ni las chinches.
  • En Campisábalos, los perros sueltos y los cantos atados.
  • Alocén, muchos lo ven y pocos entran en él.
  • Aire de arriba y nublado de abajo llenan el navajo.
  • En Albendiego, muchos carboneros.

Más refranes de Guadalajara

  • No compres mula en Tendilla, ni en Brihuega compres paño, ni te cases en Lupiana, ni amistes en Marchamalo: la mula te saldrá falsa, el paño te saldrá malo, la mujer te saldrá puta y los amigos contrarios.
  • Las mozas de Cañamares, sienten la hierba crecer, y las de Santa María, la pisan y no la ven.
  • Libra carnicera y azumbre de Renera, y muera el que muera.
  • Caspueñas y Gajanejos, buena tierra de conejos.
  • Peñalén, igual que un Belén.
  • En Ures, Matos y Ríosalido, como gastan polainas, no tienen frío.
  • Como los de Alcocer, que cuando llueve… la dejan caer.
  • Lo que ocurre en Marchamalo, no ocurre en el mundo entero. Un cura va a la cárcel y otro al matadero.
  • Los de Motos, judíos y locos.
  • Para este camino no hacían falta alforjas.
  • A buscar una novia me voy a Ambite, y si allí no la encuentro, voy a Escariche.
  • En Armuña los alitas, en Fuentelviejo, ahumaos, en Horche los cabezudos y en Chiloeches atravesaos.
  • En Fuentenovilla, canta la abubilla.
  • Miralrío, mucha agua y poco vino.
  • En Alcoroches las chatas, en Orea las tetudas, en Alustante las guapas, y en Checa las cojonudas.
  • Tres cosas tiene Torija que no las tiene Trijueque: el castillo , la picota y los caños de la fuente.
  • Los arrieros de Molina, se levantan a media noche y salen a medio día.
  • Hijes, pueblo de lombrices.
  • Por San Antón, gallinita pon.
  • La Miñosa, gente codiciosa, que cogieron siete galgos debajo de una losa.
  • Quien quiera pasar buen día, vaya a cazar a la Matilla.
  • Por San Blas la cigüeña verás.
  • Si hay arreboles, por la mañana soles.
  • Si vas a Aleas, pon la capa donde la veas; porque si vienen los de Fuencemillán, te la quitarán.
  • Tres cosas tiene Trijueque que no las tiene Torija: el torreón. la olivera y el monte de la Matilla.
  • Entre Masegoso y Brihuega, siempre Yela.
  • Los pocheches de Caspueñas han hecho una torre maja, de pepitas de melón y pipas de calabaza.
  • Si vas a Miedes, pan y vino lleves, cama donde dormir, y aceite para el candil.
  • Por Santa Águeda, la mujer es la que manda.
  • San Andrés, la nieve en los pies. Los Santos, la nieve en los cantos.
  • Alovera, cagalera, lugar de cuatro vecinos, el cura guarda las vacas y el sacristán los vecinos.
  • En la feria de Valverde, el que mas pone mas pierde.
  • Mantiel, muchos lo ven y pocos entran en él.
  • En la Olmeda, los ratones; y en Imón, los juguetones.
  • Cogolludo, te quisieron dejar desnudo.
  • Tormentas en marzo, la cebada con un mazo.
  • Hijes y Ujados, cornudos y apaleados ¿Con quién compararemos? Con los brutos de Condemios.
  • Alustante, con pocos es bastante; y en cada casa un tunante.
  • En la casa de Lupiana tienen la fama y cardan la lana.
  • Pan de Marchamalo, y vino de Yunquera, siempre los quiera.
  • Garbajosa, a medio camino entre Madrid y Zaragoza.
  • La luna de octubre, siete lunas cubre.
  • Cogolludo y Arbancón no comen en un figón.
  • El jaquetón de Jadraque, que al acostarse mataba el candil de un trabucazo.
  • De Zorita, ni mujer ni borrica.
  • En Cañamares no te pares.
  • Quien quiera vivir sano, pase en Trijueque el verano.
  • Marzo, marzueco, déjame uno pa manso y otro pa mureco.
  • ¿De Armallones? ¡buena chica te llevas… por los cojones!
  • En Inviernas, las tremendas.
  • Hoy venimos a cantarte, los rondadores de Cillas, si quieres que te cantemos, saca jamón, vino y sillas.
  • Terdeja, cuatro casas y una teja.
  • En la Olmeda, Imón y Santamera, toda la sal que usted quiera.
  • Cuando llueve en agosto, llueve miel y mosto.
  • En Armuña, el que no muerde, aruña.
  • Fuentelviejo, mal estás y peor te dejo.
  • Vino, de Illana; y aceite y miel de Pastrana.
  • Romanillos, corral de novillos.
  • En Sayatón, campanas con poco son.
  • Agua por San Juan, quita vino y no da pan.
  • Lo que quieren los de Horche y los de Usanos, no lo quieren los cristianos.
  • Rata, Ratilla, Luzón y Padilla, Clares y Maranchón, ¿cuántos lugares son?
  • Vaca esollá al saliente, suelta los bueyes y vente.
  • En Atienza cada uno de sí piensa.
  • Cantalojas, Galve y los Condemios, son los tres pueblos de los infiernos.
  • En Fuentenovilla, las mujeres como soles y el pan como rosquillas.
  • Los canes de Zorita, cuando no tenían a quién, unos a otros se mordían.
  • Enero, trentayunero, siete capas y un sombrero y todavía me hielo.
  • El membrillo, la morcilla y la miel, de Berninches han de ser.
  • Fuencemillán y Montarrón se aman de corazón.
  • En Ujados, suben los cerdos a los tejados.
  • De Valdeavero es el sol, de Torrejón es la luna, y de Cabanillas es la dueña de mi fortuna.
  • Lo que quiere Escamilla, no lo dé Dios a Castilla.
  • Villa por villa, Sobredarcas en Castilla.
  • Cuando marzo mayea, mayo marcea.
  • Cantalojas, brujas y cojas.
  • Cuando fueres a Eles, lleva cena que cenes.
  • En llegando la feria de Tendilla, deja tu casa y vente a la mía.
  • Cuando viene el aire del sol, mal día para el pastor.
  • En Cañamares, cuatro huevos son dos pares.
  • Quien piensa en el Casar y no piensa en Consuegra, espere una vida negra.
  • Si vas a la Nava de Jadraque lleva pan, que no te faltará agua.
  • Cerco la luna y estrellas en medio, agua sin remedio.
  • A la entrada de las Casas, lo primero que se ve, son las ventanas abiertas y las camas sin hacer.
  • Cañamares, pierden agujas y dedales.
  • De Molina, ni el polvo de la harina.
  • En Casillas, los casillanos, tiraron al alcalde por un ventano.
  • En la Bodera, calcañal fuera; y en Robledo, calcañal y dedos.
  • Los de Humanes, buenos mozos, pero holgazanes.
  • En junio, quemó la vieja el pescuño.
  • En Hontanares, burros a pares.
  • Si llueve en agosto, mucho mosto.
  • Hay un pueblo entre dos ríos, que se llama Castilnuevo, con más putas que en Madrid, y más cabrones que en Toledo.
  • A los de Guadalajara, ni mirarles a la cara.
  • Septiembre, o seca las fuentes o se lleva los puentes.
  • Si vas a Driebes, pan lleves y cama en que dormir, y si no, no has de ir.
  • Entre Tortuera y Embid, han hecho un ferrocarril, para llevar a las mozas, a Barcelona a parir.
  • Escamilla, maravilla, gente de poca razón, que por no ensuciar un plato, comen en un gamellón.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto