El café de la historia - 101 frases de Jardiel Poncela

101 frases geniales de Enrique Jardiel Poncela

Compartir es de sabi@s:

Enrique Jardiel Poncela

Enrique Jardiel Poncela fue un guionista, actor, escritor y director español nacido el 15 de octubre de 1901 en Madrid (España), y fallecido el 18 de febrero de 1952 también en Madrid.

Su trabajo se basa en el teatro, que fue su campo favorito, y más concretamente el de la ironía y el absurdo.

«Amor se escribe sin hache» (1929) fue su primera novela y reveló el interés del autor por lo absurdo y la caricatura de las miserias de la sociedad contemporánea. Entre las décadas de 1930 y 1940, se convirtió en guionista de Hollywood, en particular participando en obras cinematográficas como: Es mi hombre (1927), Melodía prohibida (1933), Nada más que una mujer (1934) o Asegure a su mujer ( 1935) ; y será el autor de la primera película en verso, en 1934, titulada Angelina o el honor de un brigadier.

Por otro lado, trabajará para «La Codorniz», un semanario satírico dirigido por Miguel Mihura. Sin embargo, fueron sus habilidades de dramaturgo lo que lo hicieron famoso, especialmente con sus obras «Los ladrones somos gente honrada» y «Eloísa está debajo de un almendro». Es en sus obras que reunirá las tendencias experimentales de la época y las características de la comedia burguesa tradicional.

Así, será el máximo renovador de la tradición teatral española sumergiéndose en el movimiento del absurdo.

Frases de Jardiel Poncela- El café de la Historia

Frases de Enrique Jardiel Poncela

  • Ser libre es dejar de depender de alguien para depender de todos.
  • El vicio es lo que más arruga.
  • Los muertos son dóciles, pero muy estirados.
  • La única perseverancia común a todos los hombres es el crecimiento.
  • Los hombres sólo se unen con sinceridad socialmente cuando se trata de reventar a un tercero.
  • La vida está llena de sorpresas y de protozoos del paludismo.
  • El pudor es un sólido que sólo se disuelve en alcohol o en dinero.
  • Suicidarse es subirse en marcha a un coche fúnebre.
  • La mujer y el libro que han de influir en una vida, llegan a las manos sin buscarlos.
  • Ser ateo es tenerse a sí mismo por un dios.
  • Las mujeres, como las espadas, cuando más respeto inspiran es cuando están desnudas.
  • El médico de cabecera está siempre a los pies de la cama.
  • Se llama experiencia a una cadena de errores.
  • Por severo que sea un padre juzgando a un hijo, nunca es tan severo como un hijo juzgando a un padre.
  • El secreto del alma de las mujeres consiste en carecer de ella en absoluto.
  • Hay dos sistemas de lograr la felicidad: uno, hacerse el idiota; otro, serlo.
  • Aconsejar amistosamente es querer que hagan los demás lo que no haríamos jamás nosotros mismos.
  • La Historia y la Filosofía se diferencian en que la Historia cuenta cosas que no conoce nadie con palabras que sabe todo el mundo, en tanto que la Filosofía cuenta cosas que sabe todo el mundo con palabras que no conoce nadie.
Frases de Jardiel Poncela- El café de la Historia
  • No hay nadie que viva tan preocupado por el dinero como los ricos, si se exceptúa a los pobres.
  • Las casas de los dentistas y los teatros de variedades se parecen en que las estrellas se ven al final.
  • La Historia es la mentira encuadernada.
  • Los senos de la mujer son la única persistencia del hombre; los coge al nacer y ya no los suelta hasta morir de viejo.
  • El amor, el tabaco, el café y, en general, todos los venenos que no son lo bastante fuertes para matarnos en un instante, se nos convierten en una necesidad diaria.
  • En cuestión de arte, la opinión ajena debe escucharse siempre y no obedecerse nunca.
  • No dimitas jamás. Es más cómodo ser pueblo que gobernante, marinero que capitán, enfermo que médico y niño que ama de cría.
  • Cuando mejor se finge es cuando lo que se finge se finge de verdad.
  • Los muertos, por mal que lo hayan hecho, siempre salen a hombros.
  • Para encontrar gusto a la vida no hay nada como morirse.
  • En cuestiones de amor la mujer y el hombre somos ferrocarriles de trayecto limitado, y como la existencia es un viaje muy largo se ve uno obligado a cambiar varias veces de tren.
  • El hombre rara vez es sincero cuando afirma haber obtenido los favores de una mujer; la mujer rara vez es sincera cuando niega haber concedido sus favores a un hombre.
  • Todos los que no tienen nada que decir hablan a gritos.
  • Este aforismo deslumbrador que yo lancé hace bastantes años a la circulación ha tenido tanto éxito que yo mismo me he visto obligado a elogiarlo varias veces: todas las que lo he visto publicado con la firma de otro escritor cuidadosamente puesta debajo.
  • La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo.
  • Al amor, al baño y a la tumba, se debe ir desnudo.
  • La dictadura es el sistema de gobierno en el que lo que no está prohibido es obligatorio.
  • La estupidez es una asociación internacional.
  • Al hombre le falta justamente la experiencia que le sobra a la mujer.
  • La sinceridad la inventó uno que quería amargarle la vida al prójimo.
  • El que va acompañado de una linda mujer sabe que los amigos hallados en la calle tienen siempre más cosas que decir que cuando vamos solos.
  • Los dentistas, como los toreros, se pasan la vida pinchando en hueso.
  • La mujer adora al hombre igual que el creyente adora a Dios; pidiéndole todos los días algo.
  • Lo peor de la humanidad son los hombres y las mujeres.
  • Aquello fue tan triste y tan negro como una visita de pésame en el Níger, y sólo bajo juramento podía creerse que se trataba de la primera audición de una comedia cómica que justamente un año más tarde, había ya recorrido triunfalmente todos los escenarios.
  • El amor es una comedia en un solo acto: el sexual.
Frases de Jardiel Poncela- El café de la Historia
  • Cuando el trabajo no constituye una diversión, hay que trabajar lo indecible para divertirse.
  • La «vida fácil» suele ser la más difícil.
  • Un poeta nunca es rotundamente sincero.
  • El que no se atreve a ser inteligente, se hace político.
  • El amor es como la salsa mayonesa: cuando se corta, hay que tirarlo y empezar otro nuevo.
  • Por severo que sea un padre juzgando a su hijo, nunca es tan severo como un hijo juzgando a su padre.
  • En la vida social, las conversaciones más interesantes empiezan siempre cuando tienen que concluirse.
  • La sinceridad es el pasaporte de la mala educación.
  • Para hacer una vida higiénica que beneficie a la salud hay que tener una salud a prueba de bomba.
  • Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia.
  • La vida es tan amarga que abre las ganas de comer.
  • La verdad se parece mucho a la falta de imaginación.
  • La medicina es el arte de acompañar al sepulcro con palabras griegas.
  • Patrimonio es un conjunto de bienes; matrimonio es un conjunto de males.
  • La casualidad es la décima musa.
  • La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo.
  • Ser honesto es aburrirse gratis.
  • Los políticos son como los cines de barrio, primero te hacen entrar y después te cambian el programa.
  • El espiritismo se inventó para que los médicos pudieran hablar con su clientela.
  • El etcétera es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes.
  • En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen; la gran mayoría de los sueños se roncan.
  • La amistad, como el diluvio universal, es un fenómeno del que todo el mundo habla, pero que nadie ha visto con sus ojos.
  • Un buen amigo os dirá siempre la verdad: salvo en el caso de que la verdad sea agradable.
  • El amor es como un hoyo; crece a merced de grandes trabajos, termina con el último esfuerzo, y para que quede tal como estaba, necesita que se le eche mucha tierra encima.
  • La vida es con frecuencia terriblemente desagradable; pero por muy desagradable que la vida sea, no hay vida tan agradable como la vida que pasa un hombre que estima que lo más agradable de la vida es la vida.
  • El amor es como la salsa mayonesa: cuando se corta , hay que tirarlo y empezar otro nuevo.
  • El amor es como las cajas de cerillas, que desde el primer momento sabemos que se nos tiene que acabar, y se nos acaba cuando menos lo esperamos.
  • Ser feliz es no cambiar.
Frases de Jardiel Poncela- El café de la Historia
  • El hombre se hace feminista cuando no sabe ya cómo agradar a las mujeres. La mujer se hace feminista cuando ya no sabe cómo agradar a los hombres.
  • Un hombre inculto puede lograr éxitos escribiendo para el teatro; un hombre culto, también, pero a condición de que sepa olvidarse de su cultura.
  • No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas.
  • Comúnmente se piensa en la muerte como en una exposición de escultura: suponiendo que va a ir a ella todo el mundo menos uno mismo.
  • El amor es como una goma elástica que dos seres mantienen tirantes, sujetándola con los dientes; un día, uno de los que tiraban se cansa, suelta, y la goma le da al otro en las narices.
  • En las mujeres que tienen la boca bonita, los dos labios son superiores.
  • El amor es un hombre y una mujer que están de acuerdo en un punto y en desacuerdo en todo lo demás.
  • Lo vulgar es el ronquido, lo inverosímil, el sueño. La humanidad ronca, pero el artista está en la obligación de hacerla soñar o no es artista.
  • Los cobardes prefieren la paz a la victoria.
  • Sin creer puede vivirse; sin crédito es imposible.
  • El teatro es un gran medio de educar al público, pero el que hace un teatro educativo se encuentra siempre sin público al que poder educar.
  • La enfermedad que obliga a pasar más horas en la cama es una amante bonita.
  • Sólo los padres dominan el arte de educar mal a sus hijos.
Frases de Jardiel Poncela- El café de la Historia
  • Hay una moralidad sexual y otra económica; la primera se derrumba ante la segunda, y la segunda se derrumba ante la primera.
  • Si queréis los mayores elogios, moríos.
  • Intentar definir el humorismo, es como pretender atravesar una mariposa, usando a manera de alfiler un poste telegráfico.
  • Cuando tiene que decidir el corazón, es mejor que decida la cabeza.
  • La amistad, como el diluvio universal, es un fenómeno del que todo el mundo habla, pero que nadie ha visto con sus ojos.
  • Para no fracasar en Arte, hay que tener en cuenta que el público es más bruto que uno.
  • El fin de la religión, de la moral, de la política, del arte, no viene siendo desde hace cuarenta siglos más que ocultar la verdad a ojos de los necios.
  • Al teatro voy a darle un padre llamado humorismo y una madre llamada poesía, de los cuales sólo puede nacer el humorismo auténtico.
  • La mujer es como los autos, a la vejez es cuando más se pintan.
  • Un médico inteligente sólo debe aceptar enfermos leves.
  • Con una mujer sensual se puede ir lejos sin salir de una habitación, con una mujer coqueta, aunque se vaya a todas partes, no se va ningún lado.
  • El crepúsculo es un fracaso diario de la Naturaleza.
  • Lo que mayor interés demuestran en saber los enamorados es aquello que más va a hacerles sufrir.
  • Todo hombre de ingenio tiene en su haber las ingeniosidades que él inventa, más las ajenas que se le atribuyen.
  • El hombre que se ríe de todo es que todo lo desprecia. La mujer que se ríe de todo es que sabe que tiene una dentadura bonita.
  • En arte, lo verdaderamente original repugna a las masas.

Activar los avisos

Suscríbete y te avisamos cuando haya un artículo nuevo

¡REGALA HISTORIA!


Bestseller No. 1
Stone: Rey de las Highlands
  • Gates, Amelia (Author)
Bestseller No. 2
La "tournée" de Dios
  • Poncela, Enrique Jardiel (Author)
Producto en ofertaBestseller No. 3
Diccionario satírico: Aforismos, opiniones y exabruptos (LITERATURA DE HUMOR)
  • Diccionario Satírico: Aforismos, Opiniones Y Exabruptos (Literatura De Humor)
  • Tapa blanda
  • Español
  • Español
  • Jardiel Poncela, Enrique (Author)

Imprescindibles: Enrique Jardiel Poncela

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

No te pierdas estos artículos:

Última actualización el 2021-01-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados