El café de la historia - Refranes de Tenerife

Refranes de Tenerife

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES CANARIOS » Refranes de Tenerife

Dichos, refranes y proverbios de la isla de Tenerife

  • Todas las canarias son como ese Teide gigante; mucha nieve en el semblante y fuego en el corazón.
  • En Santa Cruz de Tenerife, el que no va a la playa, se va a Arrecife.
  • Cuando el Teide tiene toca, recoge, niña, la ropa.
  • Leste, entre Güimar e Igueste.
  • En las cañadas del Teide cantó un canario, y decía que no hay canario en Canarias que no cante la folía.
  • Cielo enladrillado, a los tres días suelo mojado.
  • Tiene mi Santa Cruz rica nieve y rosas en la cara: las nieves se las dio el Teide y las rosas la Orotava.
  • Cuando del lesueste llueve, hasta las piedras se mueven.
  • Arco iris por la mar coge la caña y vete a pescar, arco iris por la cumbre coge la caña pastor, y huye.
  • Una boca y dos orejas tenemos, para que oigamos más que hablemos.
  • Estar hecho gofio.
  • Cuando Canaria está clara, mar de leva o tiempo de agua.
  • Cuando riñen los amos, mal augurio para los criados.
  • Una vez que el convidado ha comido, ponlo pronto en el camino.
  • El conejo me riscó la perra.
  • Unos dicen lo que saben, y otros saben lo que dicen.
  • Abre el ojo y desparrama la vista.
  • Un amigo es como la sangre, que acude a la herida sin que la llamen.
  • Quien nace lechón muere cochino.
  • El que nació pa peseta no llega a tostón.
  • Si le digo le miento.
  • Treinta días tiene trae Noviembre, con abril, Junio y Septiembre, siete son de treinta y uno, de veintiocho sólo hay uno, pero si bisiesto fuere, en vez de veintiocho es veintinueve.
  • Zurrón de mendigo, nunca bien henchido.
  • Todo el mundo promete hasta que te la mete, y después de metida se olvida que la tiene jodida.
  • Andar con el culo a dos manos.
  • Échame la manta afuera con todos los envoltorios, que yo no puedo criar gallinas con tantos pollos.
  • Qué dos cabezas para un caldo pescado.

Más refranes de Tenerife 🌞

  • El día de Santa Lucía menguan las noches y crecen los días.
  • Dice el pastor a la gente: primero el ganado, y luego la gente.
  • El mejor maestro, el tiempo, la mejor ciencia, la experiencia.
  • A buena hora y con sol.
  • Cielo empedrado, vendaval declarado.
  • Zorras y alcahuetas, todo son tretas.
  • Muera el gato, muera jarto.
  • El que hizo su casa en la plaza a mucho se atrevió, unos dicen que alta casa, y otros que baja quedó.
  • Hierro abollado, tiempo cambiado.
  • El que no me visita cuando estoy malo, que me huela el culo cuando esté sano.
  • A falta de hombres buenos, a mi padre lo hicieron alcalde.
  • El que se alegra del mal del vecino, el suyo le viene del camino.
  • Borracho cochino no pierde el tino.
  • En casa del hortelano, siempre es más gordo el marrano.
  • Zorra que duerme de día, de noche estuvo de cacería.
  • Quien va a Candelaria no va a San Roque porque esta cansado de tanto trote.
  • Pícamelo menúo que lo quiero pa la cachimba.
  • Canicie, calvicie y falta de dientes son accidentes, pero si arrastra los pies, vejez es.
  • Berros sin cocinar, seguro te vas a cagar.
  • Con leche y vino se hace el viejo niño.
  • Barco grande, ande o no ande.
  • En mayo, duerme el perro y el amo, y en San Juan, todos los que en casa están.
  • El que nace barrigón, ni que lo fajen chiquito.
  • Entre una mujer hacendosa y hacendada, la primera más me agrada.
  • Ya que aprendiste a cobrar, aprende a pagar.
  • La mujer de boca arriba no se le ve la barriga; la barriga y el conejo todo lo tienen parejo.
  • Marineros somos y en la mar nos encontraremos.
  • Las suegras son como las papas, dan el fruto debajo de la tierra.
  • En el mes de abril arrima la vieja al veril.
  • Manténgase la pera en el peral y no emprudezca que no faltará galán que la merezca.
  • Hablar bien y dar buenas contestas, mucho vale y poco cuesta.
  • Perro que se acostumbre a huevos ni aunque le quemes el hocico.
  • Buena es Granada pero mejor Canarias.
  • Quién madruga Dios le ayuda y el que madrugó un duro encontró, pero más madrugó el que lo perdió.
  • El agua se espera en la tierra y la guagua en la carretera.
  • Quién promete amor eterno, es porque desconoce los cuernos.
  • Viuda que no consuela, será por pobre o será por fea.
  • Los ojos siempre son niños.
  • El gofio de trigo es mi mejor amigo.
  • Si falta el esteo cae la casa.
  • Al acebuche no hay palo que le luche.
  • Vino y mujer, por los dos la cabeza te puede doler.
  • Siendo tan igual, cristiano, el culo como la boca, al culo que no se le toca ni se le pasa la mano, y siendo primitos hermanos y vecinitos los dos, si la boca da una voz todos dicen ‘linda y bella’, pero si el culo resulta todo el mundo dice “fos”.
  • Amargo como los chochos.
  • Una cosa es ser sincero, y otra cosa grosero.
  • Vete donde no te llaman y volverás con las orejas gachas.
  • Si la montaña se toca, guardad, muchachas, la ropa.
  • Contigo, gofio y cebolla.
  • Una que hice y tres que pensé hacer, cuatro que me apunté.
  • Vecino que no presta y cuchillo que no corta, que se pierdan poco importa.
  • Más mal amañao que un cochino bajo el brazo.

No products found.


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto