El café de la historia -Refranes para niños

100 Refranes para niños

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ESPAÑOLES » 100 Refranes para niños

Dichos, refranes y proverbios para niños

Una selección de cien refranes para niños en lengua española aptos para enseñar y explicar a los más pequeños, ya que son ideales para comunicarles los valores en la vida, a enseñarles a superarse, y también mostrarles cómo afrontar las diferentes situaciones que se les presentarán en el camino a la madurez.

🧒 Refranes para niños 🧒

  • Beso que se da al niño, la madre lo recibe con cariño.
  • No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
  • Gato con guantes no caza ratones.
  • A la tercera va la vencida.
  • En boca cerrada no entran moscas.
  • No hay atajo sin trabajo.
  • El saber no ocupa lugar.
  • Más vale maña que fuerza.
  • Como Juan Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como.
  • El que ríe el último, ríe mejor.
  • Mira delante y no caerás detrás.
  • Cuando el río suena agua lleva.
  • Quien mucho abarca, poco aprieta.
  • El que se fue a Sevilla perdió su silla.
  • El que busca encuentra.
  • Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.
  • A quien mucho miente, le huye la gente.
  • Más vale prevenir que curar.
  • A mal tiempo, buena cara.
  • Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
  • Más vale solo que mal acompañado.
  • Sobre gustos no hay nada escrito.
  • Como te presentes, así te mirará la gente.
  • El que no aprende es porque no quiere.
  • Preguntando se llega a Roma.
  • Ande yo caliente, ríase la gente.
  • Allá donde fueres, haz lo que vieres.
  • Siempre hay un roto para un descosido.
  • La mejor lotería es una buena economía.
  • Hombre precavido vale por dos.
  • Quien bien te quiere te hará llorar.
  • Amor de madre, ni la nieve le hace enfriarse.
  • El que calla otorga.
  • Quien duerme mucho, poco aprende.
  • A la cama no te irás sin saber una cosa más.
  • Quien mal anda mal acaba.
  • Más vale tarde que nunca.
  • Quien tiene un amigo tiene un tesoro.
  • Lo poco gusta, lo mucho cansa.
  • Querer es poder.
  • Hoy por ti, mañana por mí.
  • A las diez, en la cama estés.
  • En la variedad está el gusto.
  • El necio cree que todo lo sabe.
  • A quien madruga Dios le ayuda.
  • A palabras necias oídos sordos.
  • Primero es la obligación que la devoción.
  • Jóvenes y viejos, todos necesitamos consejos.
  • La intención es lo que cuenta.
  • Aprendiz de mucho, maestro de nada.
  • El que tiene boca se equivoca.
  • A falta de pan, buenas son tortas.
  • Por el humo se sabe donde está el fuego.
  • El tiempo es oro.
  • Haz el bien y no mires a quien.
  • Muchos pocos hacen un mucho.
  • Tras la leche, nada eches.
  • Rectificar es de sabios.
  • Por el hilo se saca el ovillo.
  • Dos cabezas piensan más que una.
  • El que la hace, la paga.
  • Favor con favor se paga.
  • Zapatero a tus zapatos.
  • Vísteme despacio que tengo prisa.
  • Piensa el ladrón que todos son de su condición.
  • Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  • Al mal tiempo, buena cara.
  • El que guarda halla.
  • No es oro todo lo que reluce.
  • Para coger peces hay que mojarse el culo.
  • Más vale pájaro en mano, que ciento volando.
  • Lo prometido es deuda.
  • Antes se coge a un mentiroso que a un cojo.
  • Nunca llueve a gusto de todos.
  • Dime con quién andas y te diré quién eres.
  • Cada maestrillo tiene su librillo.
  • La avaricia rompe el saco.
  • No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia.
  • Cuando uno no quiere dos no riñen.
  • Más vale ser cabeza de ratón que cola de león.
  • Más vale una vez colorado que ciento amarillo.
  • El que siembra vientos recoge tempestades.
  • Cuanto más alto se sube más grande es la caída.
  • Del dicho al hecho hay mucho trecho.
  • Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.
  • Mal de muchos consuelo de tontos.
  • De inteligentes y de sabios, es perdonar injurias y olvidar agravios.
  • Lo bueno si breve, dos veces bueno y si malo, menos malo.
  • De los escarmentados nacen los avisados.
  • Del árbol caído todos hacen leña.
  • La paciencia es la madre de la ciencia.
  • Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.
  • Errar es humano, perdonar es de sabios.
  • El que a hierro mata a hierro muere.
  • En el ajedrez el rey y el peón van siempre al mismo cajón.
  • El que mucho corre pronto para.
  • El sabio siempre quiere aprender, el ignorante siempre quiere enseñar.
  • El que tenga tienda que la atienda y si no que la venda.
  • El que no tiene cabeza tiene que tener pies.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto