El café de la historia - Refranes de naranjas y limones

100 refranes de naranjas y limones

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE ALIMENTOS » 100 refranes de naranjas y limones

Dichos y refranes sobre las naranjas y los limones

  • La naranja, por la mañana es oro, al medio día, plata, y por la noche mata.
  • Sándara, miel y limón, ayudan al corazón.
  • A los de La Granja, naranja, y a los de Fuenteovejuna, aceituna.
  • Zumo de limón, zumo de bendición.
  • Ni en Baeza naranjos, ni en Úbeda hidalgos.
  • Ajo, cebolla y limón, y déjate de inyección.
  • Naranja agria en ayunas, salud segura.
  • Cuando la vida te ofrezca un limón, exprímelo y haz limonada.
  • El que quiera vivir poco, y ese poco con dolor, tome a la noche naranja y a la mañana limón.
  • De la naranja, lo que quisiere, de la lima lo que pudiere, y del limón cuanto tuviere.
  • Naranja y granada antes que nada.
  • Eché un limón por alto, a ver si coloreaba, el limón como era verde, verde subía y verde bajaba.
  • Una naranja podrida pudre las demás.

  • Las mujeres son como las naranjas, unas salen dulces y otras salen agrias.
  • Si el mundo te da limones, haz limonada.
  • Unos cascos de naranjas agrias en ayunas, la bilis arreglan y al estómago ayudan.
  • Una naranja podrida pudre un ciento.
  • No es chicha ni limonada.
  • Ten un naranjo agrio en tu corral, y tendrás botica para ti y para tu vecindad.
  • Naranjas y limones, son a veces más medicamentos que alimentos.
  • No se ha de estrujar tanto la naranja, que amargue el zumo.
  • Busca a tu media naranja, no tu media cebolla que te haga llorar ni tu medio limón que te amargue la vida.
  • Peor es nada, que media naranja.
  • ¡Hay naranjas y hay limones!
  • Ni en Baeza, naranjas, ni en Úbeda, higos.
  • Hacer harina de naranja.
  • El que cosecha limones, limones recoge.
  • No se ha de exprimir tanto la naranja que amargue el jugo.
  • Tener menos futuro que una docena de ostras con limón.
  • Tanta naranja madura, y tanto limón por el suelo, tanta muchacha bonita y tanto haragán sin dinero.
  • Eché un limón por alto, y en tu ventana paró, y es que hasta los limones saben, que nos queremos los dos.
  • Naranjas y mujeres, lo que ellas buenamente dieren.
  • El limón ha de ser verde para que tiña morado, el amor para que dure ha de ser disimulado.
  • Ser la media naranja de alguien no significa dejar que te expriman.
  • Echarle limón a la herida.
  • Más vale una naranja comida, que tres exprimidas.
  • Eché un limón a rodar y en tu puerta se paró, que hasta los limones saben que nos queremos los dos.
  • La naranja por la mañana es oro, a mediodía plata y en la noche lata.
  • La vaquita al cielo miró y le dijo a Dios soberano: como no se acabe el limón o se vayan los murcianos va a ser nuestra perdición.
  • Barcelona tiene barcos; Tarragona, peces; Valencia, naranjas y Benavente nada.
  • Manzanilla con limón, buena es para el malestar.
  • ¡Naranjas de la China!
  • Al pasar por tu ventana me tiraste un limón, el limón me dio en la cara, el zumo en el corazón.
  • La mujer y la naranja, si se aprietan mucho, amargan.
  • Si del cielo te caen limones, haz limonada.
  • Ser tu media naranja.
  • Un convento da un limón, pero a cambio de jamón.
  • Naranjas, naranjas, limones, limones, tengo una amiga que vale millones.
  • Si la vida te da limones, pide sal y tequila.

Más refranes sobre las naranjas y los limones

  • La naranja y el limón, lo que den sin estrujón.
  • Ni chicha ni limoná, aunque menos dan los frailes.
  • Una naranja es solo un limón que vio una oportunidad y la aprovechó.
  • El envidiado come la naranja, y al envidioso le da dentera.
  • Cincuenta limones son una carga para una persona, pero para cincuenta personas son perfume.
  • La naranja y la manzana, antes que nada.
  • Las mujeres parece que no buscan su media naranja, sino su medio limón porque buscan al hombre que las haga sufrir.
  • La vida es como una naranja. Por fuera, bonita. Por dentro, puede resultar ácida, pero nuestra obligación es pelarla y comérnosla.
  • Mientras busco mi media naranja, voy comiendo mandarinas.
  • Quien bebe limón y come melón, ni la víbora puede con él
  • Naranjas tiene Valencia y Andalucía toreros.
  • Con ajo, cebolla y limón, no te pondrás inyección.
  • ¡Naranjas naranjas!, ¡Limones, limones!, daría la vida por estrujarte los melones.
CAMISETA-NARANJA
  • Deliciosa y bonita camisa de comida de frutas con rebanada de naranja para hombres, mujeres y niños que aman comer naranjas...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja
CAMISETA-LIMÓN
  • Divertido diseño de limón para veganos y veganos para usar si les encanta la fruta del limón.
  • Diseño de fruta de limón con una foto de un limón con una cara sonriente para quienes aman mucho la comida saludable y las...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto