Refranes mexicanos - el café de la historia

Refranes y dichos de México

Dichos, refranes, citas, frases, aforismos y proverbios de México

Refranes, dichos y proverbios populares mexicanos - el cafe de la historia
  • El que se fue a la villa, perdió su silla.
  • El león no es como lo pintan.
  • Más vale malo por conocido, que bueno por conocer.
  • Haz el bien sin mirar a quién.
  • La suerte de la fea, la bonita la desea.
  • Nadie escarmienta en cabeza ajena.
  • Tarde pero sin sueño.
  • Todo por servir se acaba y acaba por no servir.
  • Si el niño es chillón, ¿para qué lo pellizcan?
  • Solo el que carga el cajón, sabe lo que pesa el muerto.
  • No todo lo que brilla es oro.
  • Olla que mucho hierve, sabor que pierde.
  • Candil de la calle, oscuridad en su casa.
  • A fuerza, ni los zapatos entran.
  • Tanto peca el que mata a la vaca como el que le agarra la pata.
  • Al que no habla ni Dios lo escucha.
  • Al mal tiempo, buena cara.
  • Más vale prevenir que lamentar.
  • Cuando te toca, aunque te quites, y cuando no te toca, aunque te pongas.
  • Dios aprieta pero no ahorca.
  • Se me va a juntar el lavado con el planchado.
  • El león cree que todos son de su condición.
  • Lo que no fue en tu año, no es tu daño.
  • Entre broma y broma, la verdad se asoma.
  • ¡Hasta el mole a diario aburre!
  • De todo hay en la villa del Señor.
  • Un vaso de agua no se le niega a nadie.
  • Lo comido y lo bailado nadie me lo quita.
  • Otra vez la burra al trigo.
  • Quiso hacer mole y le salió caldillo.
  • Eres como la chinche, comes y te vas.
  • Ya comí, ya bebí, ya no me hallo aquí.
  • Esa es harina de otro costal.
  • Es más mexicano que el mole.
  • Estoy pariendo chayotes.
  • A chillidos de marrano, oídos de carnicero.
  • Dios los hace y ellos se juntan.
  • Ése no da paso sin huarache.
  • La mula no era arisca, la hicieron.
  • Más vale tarde que nunca.
  • El muerto y el arrimado, a los tres días apestan.
  • A caballo dado no se le ve colmillo.
  • Cuando el río suena es que agua lleva.
  • Chocolate que no tiñe, claro está.
  • Donde quiera se cuecen habas.
  • Donde come uno, comen dos.
  • Agua que no has de beber, déjala correr.
  • Por la boca muere el pez.
  • Dando y dando, pajarito volando.
  • El que es perico dondequiera es verde.
  • Se comieron la torta antes del recreo.
  • No por mucho madrugar, amanece más temprano.
  • Al buen entendedor, pocas palabras.
  • Al nopal solo se le arriman cuando tiene tunas.
  • El que con lobos anda, a aullar se enseña.
  • No quieras matar pulgas a balazos.
  • A cada guajolote le toca su Navidad.
  • Jarrito nuevo, ¿dónde te pondré?
  • Guajolote que se sale del corral, termina en mole.
  • Dime de qué presumes y te diré de qué careces.
  • El hombre propone, Dios dispone, llega el diablo y todo lo descompone.
  • Árbol que nace torcido, jamás su rama endereza.
  • A falta de amor, unos tacos al pastor.
  • Al que obra mal, se le pudre el tamal.
  • El que nace para tamal del cielo le caen las hojas.
  • Más vale llegar a tiempo que ser invitado.
  • Te quedaste como el perro de las dos tortas.
  • El que parte y reparte, se queda con la mejor parte.
  • Para todo mal mezcal, para todo bien también.
  • El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.
  • El que tiene más saliva, traga más pinole.
  • Este hueso es duro de roer.
  • Gallina vieja hace buen caldo.
  • Hasta lo que no comes te hace daño.
  • El muerto al pozo y el vivo al gozo.
  • Barriga llena, corazón contento.
  • Solo la cuchara sabe lo que hay en el fondo de la olla.
  • Del plato a la boca, se puede caer la sopa.
  • A todo se acostumbra uno menos a no comer.
  • De gordos y tragones están llenos los panteones.
  • Al nopal lo van a ver sólo cuando tiene tunas.
  • Nada abriga mejor que el calor de una sonrisa.
  • El vino alegra el ojo, limpia el diente y sana el vientre.
  • A marido ausente, amigo presente.
  • Anda tu camino sin ayuda de vecino.
  • A las balas no hay que tenerles miedo; hay que tener miedo a la velocidad con la que vienen.
  • El carbón que ha sido brasa, fácilmente vuelve a arder.
  • No te ensañes con el vencido, pues puedes correr su suerte.
  • Aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión.
  • La fórmula del éxito es muy simple: haz tu mejor esfuerzo y acaso le agrade a la gente.
  • El que siendo servilleta llega a mantel, ¡Dios nos libre de él!
  • Todos estamos hechos del mismo barro, pero no del mismo molde.
  • Cuando joven, de ilusiones; cuando viejo, de recuerdos.
  • Chocolate que no tiñe, claro está.
  • El que ha sido cocinero antes que fraile, lo que pasa en la cocina bien sabe.
  • La única razón para no triunfar en la vida es no haber nacido.
  • El que conoce lo excelente, lo bueno le parece regular.
  • Los cobardes mueren muchas veces los valientes solo una.
  • El buen vino no merece probarlo quien no sabe paladearlo.
  • El que mata a puñaladas no puede morir a besos.
  • El ignorante grita, el inteligente opina, y el sabio calla.
  • Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.
  • En el modo de partir el pan, se conoce al que es tragón.
  • El que a dos amos sirve, con uno queda mal.
  • El muerto y el arrimado, a los tres días apestan.
  • La verdad no peca pero incomoda.
  • El melón, por la mañana, oro; por la tarde, plata, y por la noche, mata.
  • Nunca tiene razón quien no tiene dinero.
  • El que mucho mal padece con poco bien se conforma.
  • A buen comer o mal comer, tres veces beber.
  • Detrás de un gran hombre hay una gran mujer.
  • El valiente vive hasta que el cobarde quiere.
  • No hay mal que dure cien años, ni quién los aguante.
  • Dejar de comer por haber comido, no hay nada perdido.
  • Vino tinto con la vaca y blanco con espinaca.
  • En cuestión de puercos todo es dinero, y en cuestión de dinero todos son puercos.
  • Vida sin fiestas es como largo camino sin posadas.
  • De lo que más comas, come la mitad y de lo que comas poco come lo doble.
  • Uvas y queso, saben a beso.
  • El orgullo y la pobreza están hechos de una pieza.
  • La amistad sincera es un alma repartida en dos cuerpos.
  • Tanto va el cántaro a la fuente que, al final, se rompe.
  • Cuando el ratón está lleno, hasta la harina le sabe amarga.
  • Riñe cuando debas, no cuando bebas.
  • La casa no se reclina sobre la tierra, sino sobre una mujer.
  • Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana.
  • Reunión de zorras, perdición de gallinas.
  • La conversación es el pasto del alma.
  • Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti.
  • Con azúcar y miel hasta los caracoles saben bien.
  • Quien gasta y no gana, ¿de qué comerá mañana?
  • La mujer como la carabina: cargada y detrás de la puerta.
  • Quien come peras con el patrón no come las mejores.
  • Cena larga vida corta, cena corta vida larga.
  • Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.
  • Nadie compra la vaca si le regalan la leche.
  • Persona que es curiosa tiene un refrán para cada cosa.
  • Cada cuba huele al vino que tiene.
  • Para todo mal, mezcal; para todo bien, también; y si no hay remedio, litro y medio.
  • No hagas cosas buenas que parezcan malas.
  • Para dos que se quieren bien, con uno que coma basta.
  • Cada cosa en su momento y los nabos en adviento.
  • Olla cada día, aun siendo buena hastía.
  • No hay camino más seguro que el que acaban de robar.
  • Nuestra mayor gloria no consiste en evitar las caídas, sino en levantarnos cada vez que caemos.
  • Busca y hallarás; guarda y tendrás.
  • Nada es verdad ni nada es mentira, todo depende del color del cristal con que se mira.
  • No hay que andarse por las ramas, estando grueso el tronco.
  • Más el hambre enseña que diez maestros de escuela.
  • Bonito es comer con hambre, bonito es beber con sed.
  • El amor de una madre no contempla lo imposible.
  • No le busques mangas al chaleco, ni tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro.
  • Una madre puede tomar el lugar de todos los demás, pero su lugar nadie más puede tomar.
  • Barriga y con poca vista, desalmado y prestamista.
  • Los hombres y las gallinas, poco tiempo en las cocinas.
  • Que bonito es lo bonito, lastima que sea poquito.
  • La vida es como un columpio: unas veces estás arriba y otras abajo, pero lo importante es no perder impulso.
  • Bajo una mala capa, se esconde un buen bebedor.
  • La venganza es dulce al paladar, pero amarga para la garganta.
  • Quien más mira menos ve.
  • La semilla de la verdad puede tardar en florecer, pero al final florece, pase lo que pase.
  • Aunque la dulzura halaga, la mucha miel empalaga.
  • La comida reposada y la cena paseada.
  • Si no quieres sufrir sinsabores, no tengas amores.
  • Gallina todos los días, amarga la cocina.
  • Almuerza bien, come más, cena poco y vivirás.
  • Fruta prohibida, más apetecida.
  • Si quieres a alguien conocer, dadle poder.
  • Flores contentan pero no alimentan.
  • Al hablar, como al guisar, su granito de sal.
  • Fiesta sin comida, no es fiesta cumplida.
  • Olla que mucho hierve, sabor pierde.
Refranes, dichos y proverbios populares mexicanos - el cafe de la historia

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

Artículos relacionados:

Compartir es de sabi@s: