El café de la historia - Refranes acerca de la ignorancia

100 Refranes sobre la ignorancia

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE RELACIONES HUMANAS » 100 Refranes sobre la ignorancia

Dichos, frases y refranes acerca de la ignorancia

  • El sabio siempre quiere aprender, el ignorante siempre quiere enseñar.
  • ¡Qué atrevida es la ignorancia!
  • El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.
  • Solo sé que no sé nada.
  • Un día del hombre erudito es más largo que un siglo del ignorante.
  • No hay envidioso que no sea ignorante.
  • Aconseja al ignorante, y te tomará por su enemigo.
  • La desesperanza está fundada en lo que sabemos, que es nada, y la esperanza sobre lo que ignoramos, que es todo.
  • Ignorancia no quita pecado.
  • El hombre es enemigo de lo que ignora.
  • La arrogancia es otro nombre para la ignorancia.
  • La ignorancia es atrevida.
  • La conjetura del sabio es más sólida que la certeza del ignorante.
  • La verdadera ciencia enseña, sobre todo, a dudar y ser ignorante.
  • Un minuto de vergüenza por preguntar algo puede suponer toda una vida de ignorancia.
  • El ignorante grita, el inteligente opina, y el sabio calla.
  • La ignorancia es pasajera, el conocimiento perdura.
  • El ignorante tiene valor; el sabio miedo.
  • Los cántaros, cuanto más vacíos, más ruido hacen.
  • La ciencia siempre es decente, y la ignorancia insolente.
  • Cuantitativamente la ignorancia supera con mucho a la sabiduría. Y se usa más.
  • Nada induce al hombre a sospechar mucho como el saber poco.
  • No es poca ciencia aprender a soportar las tonterías de los ignorantes.
  • Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.
  • La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda.
  • Vale más saber alguna cosa de todo, que saberlo todo de una sola cosa.
  • No hay espectáculo más terrible que la ignorancia en acción.
  • La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas.
  • Un hombre que sabe de todo… ¡qué tonto será!
  • El que conoce poco, lo repite a menudo.

Más refranes sobre la ignorancia

  • Conforme más aprendemos, más conscientes somos de nuestra ignorancia.
  • Los libros curan una de las peores enfermedades: la ignorancia.
  • La diferencia entre lo sutil y lo vulgar no está más que en tu ignorancia.
  • Nada hay más terrible que una ignorancia activa.
  • La ignorancia degrada el ser humano sólo cuando se asocia con la riqueza.
  • La ignorancia no es algo vergonzoso, pero sí que lo es imponerla.
  • Nada más peligroso que un ignorante amigo; mejor sería un sabio enemigo.
  • El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.
  • Todo lo que necesitas en esta vida es ignorancia y confianza en ti mismo, así tendrás el éxito asegurado.
  • La tierra no produce para los ignorantes sino malezas y abrojos.
  • La ignorancia siempre está dispuesta a admirarse.
  • La ignorancia da una amplia gama de posibilidades.
  • Hablando se saben las cosas, callando se ignoran.
  • La ignorancia es la madre de todos los crímenes.
  • Los perros sólo ladran a quienes no conocen.
  • No hay tinieblas sino en la ignorancia.
  • Todo lo que no se sabe ni se quiere saber, se desprecia.
  • La ignorancia y el error son manantiales de mal humor.
  • Lo peor de la ignorancia es que obtiene confianza.
  • Tiene que ser muy ignorante para responder a todas las preguntas que se le piden.
  • Yo pensaba, yo creí y yo imaginé son hijos de Doña Ignorancia y de Don Tiempo Perdido.
  • La ignorancia es madre del miedo.
  • Mientras vivamos en la ignorancia, seremos siempre los unos enemigos de los otros.
  • La ignorancia es una de las ideas más insensatas.
  • La lectura perjudica gravemente la ignorancia.
  • La ignorancia es la madre de la felicidad.
  • Prefiero la ignorancia a un saber afectado.
  • La ignorancia es madre de la admiración.
  • Nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes.
  • Cuando la ignorancia es felicidad, es locura ser sabio.
  • La ignorancia era verde y se la tragó un burro.
  • Lo que sabemos es una gota de agua, lo que ignoramos es el océano.
  • El etcétera es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes.
  • La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento.
  • La ignorancia es la carga más pesada. Pero quien lo lleva no lo siente.
  • Esconder la ignorancia es hacerla crecer.
  • Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.
  • La negación es el argumento favorito de la ignorancia.
  • La ignorancia vacila entre la extrema audacia y la extrema timidez.
  • Aprobarlo todo suele ser ignorancia; reprobarlo todo, malicia.
  • La sabiduría y la razón hablan; la ignorancia y el error ladran.
  • Todo lo que se ignora, se desprecia.
  • Dar consejos al hombre avisado es superfluo; darlos al ignorante es poca cosa.
  • A los ignorantes los aventajan los que leen libros. A estos, los que retienen lo leído. A estos, los que comprenden lo leído. A estos, los que ponen manos a la obra.
  • La ignorancia del bien y del mal es lo que más perturba la vida humana.
  • El ignorante, si calla, será tenido por erudito, y pasará por sabio si no abre los labios.
  • La felicidad está en la ignorancia de la verdad.
  • Todo aquel que no sabe, aunque sea señor y príncipe, puede y debe entrar en el número del vulgo.
  • La ignorancia es la madre de la maldad y de muchos de nuestros vicios.
  • La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia.
  • El conocimiento siempre es finito, mientras que la ignorancia siempre es infinita.
  • El orgullo humano es muy diestro en inventar nombres muy graves para ocultar su propia ignorancia.
  • La religión es sólo una manera de sacarles el dinero a los ignorantes, sólo existe un Dios, y él no se enriquece como los curas charlatanes.
  • Ser consciente de la propia ignorancia es un gran paso hacia el saber.
  • El primer paso de la ignorancia es presumir de saber.
  • Dime de qué presumes y te diré de qué careces.
  • No está bien ocultar la propia ignorancia, sino descubrirla y ponerle remedio.
  • La vida nos enseña que para ser felices a veces hay cosas que debemos ignorar.
  • La maravilla es la hija de la ignorancia y la madre del conocimiento.
  • Todo el mundo es ignorante, sólo que en materias distintas..
  • La ignorancia y el error son tan imprescindibles en la vida como el pan y el agua.
  • Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda.
  • En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber.
  • El conocimiento y la razón hablan, la ignorancia y el mal gritan.
  • El ignorante es poco tolerante.
  • El ignorante y el ciego caminan a tiento.
  • La ignorancia y el error son la gasolina de mal humor.
  • Ser ignorante de la ignorancia ajena es la enfermedad del ignorante.
  • Hacer amistad con el ignorante es tan tonto como discutir con el borracho.
  • Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto