El café de la historia - Refranes de Honduras

Refranes y dichos de Honduras

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES AMERICANOS » Refranes y dichos de Honduras

Dichos y refranes de Honduras

  • El gallo viejo con el ala mata.
  • El tonto, ni de Dios goza.
  • Come santos, caga diablos.
  • De las aguas mansas, líbrame Dios mío.
  • Mucho ayuda el que no estorba.
  • Candil de la calle, oscuridad de la casa.
  • Gallina que come huevos, aunque le quemen el pico.
  • A dos puyas no hay toro valiente.
  • El que nace para martillo, del cielo le caen los clavos.
  • El fuego asa, pero no voltella.
  • La mujer es como la guitarra, si no la tocan no suena.
  • El vivo a señas y el tonto a palos.
  • Fiado se murió, mala paga lo mató.
  • Porque resentimiento y calzón ancho ya no se usan en Olancho.
  • No hay que pensar que porque los sapos brincan son de hule.

Más refranes hondureños

  • El que fía lo que tiene, a velar se queda.
  • Muchos matan al tigre, y después le tienen miedo al cuero.
  • El que tiene más galío traga más pinol.
  • Hijo de mi hija mi nieto será, hijo de mi hijo en duda estará.
  • Arrieros somos y en el camino andamos.
  • Cómo no, Chon. Queréis petate y queréis colchón.
  • Estos son polvos de aquellos lodos.
  • El que nace para olote, aunque le haga buen invierno.
  • El guaro, las mujeres y el tabaco ponen al hombre flaco.
  • Solo borracho o dormido se me olvida lo jodido.
  • Del lobo, un pelo.
  • El hombre casado, ni frito ni asado.
  • El que nace para tamal, del cielo le caen las hojas.
  • Después de un gustazo, un trancazo.
  • El buey solo bien se lame.
  • Sacristán que vende cera y no tiene colmenar, o la saca del oído o la saca del altar.
  • No le escribas a tu mejor amigo lo que puede saber tu peor enemigo.
  • Con el mismo cuero las correas.
  • El que no lo conozca, que lo compre.
  • Macho que respinga, chimadura tiene.
  • El que tiene tierra, tiene guerra.
  • No hay peor lucha que la que no se hace.
  • El que nace para maceta no pasa del corredor.
  • El que presta un libro es tonto, y más tonto el que lo devuelve.
  • Sin pisto no hay matrimonio.
  • Jueguen con el santo, pero no con la limosna.
  • Por creer en los espantos, se quedó para vestir santos.
  • Si quieres tener la tusa, persigue bien la merusa.
  • Manchando el nombre de Cristo, algunos hacen buen pisto
  • A la fuerza, ni la comida es buena.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto