Refranes de dinero

100 Refranes sobre el dinero

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ESPAÑOLES » 100 Refranes sobre el dinero

Dichos, refranes y proverbios sobre el dinero

  • Quien dinero tiene, alcanza lo que quiere.
  • El dinero es un excelente esclavo pero un pésimo amo.
  • Lluvia en febrero, cada gota vale un dinero.
  • Con salud y con dinero hago lo que quiero.
  • Vicio nuevo, dinero cuesta.
  • A la vejez, dinero y mujer.
  • Por dinero, baila el perro.
  • ¿De puente y sin dinero? malamente.
  • Cuerpo descansado, dinero vale.
  • A borracho o mujeriego, no des a guardar dinero.
  • Obra hecha, dinero espera.
  • El dinero no compra la felicidad.
  • Si te casas por dinero, siempre estarás en cueros.
  • A la boda del herrero, cada cual con su dinero.
  • Si quieres tener dinero, quédate siempre soltero.
  • Entre el honor y el dinero, lo segundo es lo primero.
  • Si quieres que tu suegra te quiera, ten dinero en la cartera.
  • A la fea, el dinero la hermosea.
  • A los españoles les vienen siempre cortos el tiempo y el dinero.
  • Bien te quiero, bien te quiero, mas no te doy mi dinero.
  • Oficio ajeno, dinero cuesta.
  • Andaluz con dinero y gallego con mando, ya estoy temblando.
  • Ya se murió el prestar, que le mató el mal pagar.
  • En enero, cada gota vale dinero.
  • Bolsa sin dinero, dígola cuero.
  • Cuando llueva mucho en agosto, no gastes dinero en mosto.
  • Dinero: buen siervo, mal amo.
  • En Antequera, toma el dinero y echa el chivato fuera.
  • Tu amigo al prestar, tu enemigo al cobrar.
  • Suegra y sin dinero, al brasero.
  • Bueno es un amigo en Aroche, pero mejor es el dinero en el cofre.
  • El caudal de tu enemigo, en dinero lo veas.
  • La labor de enero no la cambies por dinero.
  • Adivino de Salamanca, que quien no tiene dinero no tiene blanca.

Más refranes de dinero

  • Si tienes dinero que te sobre y no tienes caridad, pobre te puedes llamar.
  • Dos súbditos pierde España cuando se presta dinero: el que lo da, se hace inglés, y el que debe, se hace el sueco.
  • A dinero en mano, el monte se hace llano.
  • Aunque salga de manos asquerosas, el dinero siempre huele a rosas.
  • Amor de ramera, amistad de fraile y convite de mesonero, no puede ser que no te cueste dinero.
  • Buen amigo y compañero es el que no nos pide dinero.
  • Si quieres que la gallina cante, el dinero por delante.
  • A sordos y ciegos hacen testigos el dinero.
  • De barbero a barbero no pasa dinero.
  • De dinero y santidad, la mitad de la mitad.
  • Si no tienes dinero en la bolsa, ten miel en la boca.
  • Al arrimo del dinero, hablamos con esmero.
  • Quien tiene dinero pinta panderos.
  • Ganar amigos es dar dinero a logro y sembrar en regadío.
  • El ruin consejero no busca tu bien, sino tu dinero.
  • Según es el dinero, es el meneo.
  • Dinero olvidado, ni hace merced ni grado.
  • Al dinero y a las mujeres, hay que dejarles que rueden, para agarrarlos cansados.
  • Huelen de lejos los bandoleros el dinero de los pasajeros.
  • Cuando el dinero habla, la verdad calla.
  • Santo milagrero es san dinero.
  • Costumbres y dineros, hacen los hijos caballeros.
  • Al fin postrero, el dinero es banquero.
  • No hay amigo ni hermano si no hay dinero de mano.
  • En todo el mundo entero, llaman señor a quien tiene dinero.
  • Quien tiene dinero, tiene compañeros.
  • El dinero llama al dinero.
  • El amigo verdadero ni contra tu honra ni contra tu dinero.
  • Para pasar agua y dar dinero, nunca seas el primero.
  • Poco dinero, poco meneo.
  • De quien pone los ojos en el suelo, no fíes tu dinero.
  • Quien dineros ha de cobrar, muchas vueltas ha de dar.
  • Antes de pedir dinero a un amigo piensa bien cuál de las dos cosas necesitas más.
  • Al dinero, al loco y al aire, darle calle.
  • Zapato cuesta dinero, dinero cuesta ganar.
  • Quien dinero tiene, come barato y sabio parece.
  • Dinero en la bolsa, hasta que no se gasta no se goza.
  • Amigos, hasta de aquí a la mar, pero de prestarle dinero, ni hablar.
  • Poderoso caballero es don dinero.
  • Amor con amor se paga, y lo demás, con dinero.
  • Por mi dinero entro y salgo, luzco y valgo.
  • Dinero ten, y a todo parecerá bien.
  • Amigo viejo vale más que el dinero.
  • Cuando el dinero habla, todos callan.
  • Más vale mozo en plaza que dinero en arca.
  • Perdiendo tiempo no se gana dinero.
  • Amor verdadero, el que se le tiene al dinero.
  • Amigo lisonjero, festeja a tu mujer o a tu dinero.
  • De mis puntadas te reirás, pero de mi dinero comerás.
  • De Levante a Poniente, el dinero es un señor omnipresente.
  • No hay tal mensajero como el dinero.
  • Amor, tos y dinero, llevan cencerro.
  • Acabándose el dinero, se termina la amistad.
  • Encargos sin dinero, descanso de mi rocín.
  • Dinero ahorrado, dos veces ganado.
  • No hay mal tan lastimero como no tener dinero.
  • Barco en varadero, no gana dinero.
  • Prefiero deber dinero que no favores.
  • Si quieres tener enemigos, presta dinero.
  • Con la mujer y el dinero, no te burles, compañero.
  • No hay dinero del suegro que no sea con pleito.
  • Los dineros del sacristán, cantando vienen, cantando se van.
  • A dinero en calderilla, poca y mala musiquilla.
  • Si quieres vivir en paz, ni prestes dinero ni interés en hermandad.
  • El dinero del pobre, va dos veces a la plaza.
  • Ni poeta con dinero ni mujer sin pero.
  • A los tontos, no les dura el dinero.
  • Eres guapo, joven y con dinero ¿Qué más quieres, Baldomero?

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto