El café de la historia - Refranes cubanos

Refranes y dichos de Cuba

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES AMERICANOS » Refranes y dichos de Cuba

Dichos y refranes de Cuba

  • Quien tiene amigo tiene un central.
  • Todo el mundo se empareja en el cementerio.
  • La mula que corcovea no sirve pa´l carretón.
  • Con dinero al jorobado la curva se le endereza.
  • El perro tiene cuatro patas, pero no puede coger cuatro caminos.
  • Cuando el mar es de cagar, no valen guayabas verdes.
  • Donde comen dos comen tres.
  • Debajo de cualquier piedra aparece un sapo.
  • Cuando está para ti, ni aunque te quites, y cuando no está, ni aunque te pongas.
  • Quien tiene padrino se bautiza.
  • Al que Dios no le da hijos el diablo le da sobrinos
  • Donde comen dos comen tres.
  • Es mejor esperar que perder las esperanzas.
  • Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
  • Niño que no llora, no mama.
  • A la tercera va la vencida.
  • Barco parado no gana flete.
  • Al pan pan y al vino vino.
  • Cada oveja con su pareja.
  • El que se acuesta contando estrellas, amanece despierto mirando el cielo.
  • Cría cuervos y te sacarán los ojos.
  • Para uno que madruga otro que no se duerme.
  • Lo que no mata engorda.
  • El egoísta es como la guataca, solo hala para él.
  • Un tropezón no es caída.
  • La yagua que está pa´ uno no hay vaca que se la coma.
  • Es mejor buscar la fuente que seguir la corriente.
  • De bajada todos los santos ayudan.
  • Si en noviembre truena, la cosecha será buena.
  • A quien nace pa’ tamal del cielo le caen las hojas.
  • Si el arco iris ves al poniente, recoge el arado y vete.
  • En la casa del desnudo cualquier trapo es camisa.
  • Ventajear al ventajero no es pecao para el infierno.
  • Más vale precaver que tener que lamentar.
  • En este mundo de quimeras cada cual come la mierda a su manera.
  • Cuando el río suena piedras trae.
  • A buen entendedor con pocas palabras basta.
  • Cuando el majá sube al palo, el palo tiene jutía.
  • Quien tiene una tienda que la atienda (y si no que la venda).
  • A caballo regalado no se le mira el colmillo.
  • Toma chocolate y paga lo que debes.
  • No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.
  • Agua pasada no mueve molino.
  • El hijo de guabina no se ahoga en la laguna.
  • El bonito viene en lata y el feo se lo come.
  • De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.
  • El que espera, desespera.
  • A mal tiempo buena cara.
  • El sol sale todos los días y para todo el mundo.
  • Si tu mal tiene cura, ¿pa’ qué te apuras? y si no la tiene, ¿por qué te apuras?
  • El hábito no hace a monje.
  • Mañana, es el día de todos los vagos.
  • No van lejos los de adelante, si los de atrás corren bien.
  • La que por la calle pasa, es mejor que la de mi casa.
  • Donde manda capitán no manda soldado.
  • El tiempo lo cura todo.
  • Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
  • Vale más llegar a tiempo que ser convidado.
  • No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy.
  • El tiempo no perdona.
  • A lo hecho, pecho.
  • No hay abeja que pique dos veces.
  • Mejor tarde que nunca.
  • Lo que fácil se da, fácil se va.
  • Quien corre mucho, pronto para.
  • Lo que a feo quiere, bonito le parece.
  • Más vale querer a un perro y no a una mujer ingrata.
  • Hasta que no pases el río no le mientes la madre al caimán.
  • Para lo que me queda en el convento igual da cagarse fuera que dentro.
  • Al que le pica es porque ají come.
  • El que espera lo mucho, espera lo poco.
  • Por muy gallo que sea el gallo, la gallina es la de los huevos.
  • Oreja no puede pasar cabeza.
  • Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
  • La dicha de los feos, los bonitos la desean.
  • No hay mal que por bien no venga.
  • Es mejor perder un minuto de la vida que la vida en un minuto.
  • El que calla otorga.
  • La avaricia rompe el saco.
  • Barriga llena corazón contento.
  • Árbol que nace torcido jamás su tronco endereza.
  • En la noche todos los gatos son pardos.
  • El muerto al hoyo y el vivo al pollo.
  • El que nace pa maceta no pasa del corredor.
  • Este gallo que no canta algo tiene en la garganta.
  • El que nace para tamal del cielo le cae la paja.
  • De esos Marcos Pérez hay muchos en Buenavista.
  • Más vale pájaro en mano que cien volando.
  • Más vale un «por si acaso» que un «quién lo hubiera sabido».
  • Cuando tú vas, yo ya fui y vine dos veces.
  • A quien madruga Dios lo ayuda.
  • Con buenas palabras se saca el cimarrón del monte.
  • De pan bendito…poquito.
  • A tiempo, siempre se gana tiempo.
  • Por uno que madrugó hay dos que no se acostaron.
  • Hay muertos que no hacen ruido y empujan carretones.
  • Tiburón se baña pero salpica.
  • De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco.

Más dichos cubanos

  • El que tiempo tiene y tiempo espera, tiempo llega que, aunque quiera hacer, no pueda.
  • Con hambre vieja no hay pan duro.
  • El que reparte y reparte, toma la mejor parte.
  • A Dios rogando con el mazo dando.
  • Dime con quién andas y te diré quién eres.
  • Chivo que rompe tambor con su pellejo paga.
  • Que te compre quien no te conozca.
  • El que no llora no mama.
  • A casa de tu tía entrada por salida.
  • La noticia mala, llega volando; y la buena cojeando.
  • Juega con la cadena, no con el mono.
  • Poner la yagua antes que caiga la gotera.
  • Las cuentas claras y el chocolate espeso.
  • El tiempo dirá la última palabra.
  • Más vale un potaje de lentejas con amor que toro cebado con odio.
  • Siempre que llueve escampa.
  • Cada palo tiene su chipojo.
  • A falta de pan, casabe.
  • Riendo y llorando la vida se va pasando.
  • Perro que ladra no muerde.
  • A cualquier dolencia el remedio es la paciencia.
  • Cien refranes, cien verdades.
  • A casa de tu hermano no ir a cada verano.
  • El que siembra su maíz, que se coma su pinol.
  • A canas honradas no encuentra puerta cerrada.
  • Afanes y refranes, herencia de segadores y gañanes.
  • A cada pajarillo le gusta su nidillo.
  • De cualquier palo podrido, sale un sijú.
  • Amor y fortuna resistencia ninguna.
  • El que se casa, casa quiere.
  • Amor por interés se acaba en un dos por tres.
  • Dios le da barba a quien no tiene quijá.
  • Barco en varadero no gana dinero.
  • Una mano lava la otra y las dos la cara.
  • Agua corriente sana a la gente.
  • Al que Dios se lo dio San Pedro se lo bendiga.
  • A buen capellán mejor sacristán.
  • Solo una vez se castra el chivo.
  • A falta de mano buenos son los pies.
  • Donde se cae el burro se le da palo.
  • Al que le duele una muela que la eche fuera.
  • A quien no quiere caldo, se le dan tres tazas.
  • A padre ahorrador, hijo gastador.
  • Éramos pocos y parió Catana.
  • A la cena y la cama sólo una vez se llama.
  • De tal palo tal astilla.
  • Aquel amor viejo ni lo olvido, ni lo dejo.
  • El que no tiene de congo, tiene de carabalí.
  • La verdad duele, pero la mentira mata.
  • Caimán no come caimán.
  • Dos capitanes hunden el barco.
  • Si San Lázaro te ve, suelta las muletas y sale corriendo.
  • El que está en las verdes, está en las maduras.
  • Se acabó como la fiesta del Guatáo.
  • Más vale andar solo que mal acompañado.
  • Un minuto para el impaciente es una eternidad, para el enamorado demasiado breve y para el perezoso siempre alcanza.
  • Aguja sabe lo que cose y dedal lo que empuja.
  • Más vale un buen amigo que un peso en el bolsillo.
  • No dejes camino por vereda.
  • A palabras necias, oídos sordos.
  • Cada maestro tiene su librito.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto