El café de la historia - Refranes de Almería

Refranes de Almería

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ANDALUCES » Refranes de Almería

Dichos y refranes de Almería y su provincia

  • En Almería, la lluvia es alegría.
  • Almería, patria mía, puerto de mar venturoso, amparo de los navíos y de los hombres reposo.
  • Al viejo y al bancal todo lo que se le pueda sacar.
  • Una onza de pan lleva el alma a su lugar.
  • Para casarse en Darrícal se necesita un telar, en Lucainena una maza y en Cherín un figüelar.
  • Si quieres saber quien eres, pregúntale a tu vecino.
  • En Adra, el que no muerde ladra.
  • De lo mio quiero maldecir, pero no quiero mal oír.
  • Cuando el tonto coge la linde, la linde se acaba pero el tonto sigue.
  • A burro que no conozcas no le tientes las orejas.
  • Los mozos de Bolaimí, llevan cadena y reló, y hasta deben en la tienda los broches del camisón.
  • Somontín, Urrácal, Fines y Olula: estos cuatro pueblos los gobierna un cura.
  • Por malas vecindades, se pierden heredades.
  • San Antonio el de Pulpi tiene los ojos dormidos, y tú me tienes a mí con el corazón partido.
  • A un clavo ardiendo se agarra el que se esta hundiendo.
  • Vivan Campillo y Árdales, Ronda, Pruna y Alcalá, El Saucejo y Los Corrales, Osuna y Benamocar.
  • Mucho te quiero perrico pero pan poquico.
  • Una madre y una hija cogen en la misma camisa.
  • A moro muerto dos lanzadas.
  • Del árbol caído todos hacen leña.
  • Sol madrugador y cura callejero, ni el sol calienta ni el cura será bueno.
  • No se puede estar en las migas y en las tajás.
  • Julio caliente quema al más valiente.
  • Al hablar, como al guisar, su granito de sal.
  • En enero se hiela el agua en el puchero.
  • Este refrán es tan verdadero como que la corcoma se come el madero.
  • Cuando Sierra Alhamilla tiene montera, llueve quiera Dios o no quiera.
  • Si vas a Arboleas, pon la capa donde la veas.
  • El vino es la teta de los viejos.
  • En Adra, la que no es puta, ladra.
  • Diciembre, mes de alegría, el veinticinco parió la Virgen María.

Más refranes de Almería

  • El que no esta acostumbrao a las bragas, las costuras le hacen llagas.
  • Un día de obra, un mes de escoba.
  • Ni compadre de la sierra ni amigo de Atamarchena.
  • Truenos en Navidad, hambre o mortandad.
  • Lo que otro suda, a mi poco me dura.
  • Si no ayudas a limpiar, colabora en no ensuciar.
  • Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.
  • No se ganó Almería en un avemaría.
  • Al desnudo le hacen mas dos sayos que uno.
  • Una suegra y una nuera no cogen en una era.
  • Ni amigo reconciliado, ni asado recalentado.
  • Cuando seas padre comerás huevos.
  • En Darrícal nunca llueve porque está el cielo muy alto, pero llueve en Lucainena para cocer el esparto.
  • A la luz de la tea no hay mujer fea.
  • Cuando los Frailes tienen moñas y la Testa está tomá, los Frailes tienen levante y la Testa vendaval.
  • Año de Bacares nunca lo alabes.
  • Invierno con poniente, ni mies en la era, ni agua en la fuente.
  • Nieblas en El Calar, agua del cielo o vendaval.
  • Alcazaba tenía Almería cuando Granada era sólo alquería.
  • Arco al levante, no te espantes; arco al poniente, desunce y vente.
  • En diciembre, la tierra se duerme.
  • Llora a puerta cerrada porque el vecino no entiende nada.
  • A pájaro vivo no le falta agujero.
  • De Purchena, ni San Ginés.
  • Con el amigo incierto, un ojo cerrado y otro abierto.
  • Molino parado no gana maquila.
  • El buey suelto bien se lame.
  • No por mucho madrugar amanece antes.
  • El que cuece y amasa, de to le pasa.
  • De tus leños mil, guarda ciento para abril, y pan para mayo y pasarás el año.
  • Ave de pico no hace al amo rico.
  • Quien no siembra, no recoge.
  • Invierno verano, ni paja ni grano.
  • Cuando Vera influía en la realeza, Pulpí era su dehesa.
  • No tires piedras a tu tejao que te pueden caer en lo alto.
  • Cada palo aguanta su vela.
  • Del conejo lo que mira al cielo, de la perdiz lo que mira al suelo.
  • Rey, río y religión malos vecinos son.
  • El agua en San Juan quita vino, aceite y pan.
  • Panza saliente luna creciente, panza entrante luna menguante.
  • Al buen trigo en el arcón, no le falta comprador.
  • La luna lleva rolde y estrellas dentro; si a los tres días no llueve, poniente cierto.
  • Los patanos de Vera son como gatos, cuando quitan la mesa lamen los platos.
  • Si buenas migas quieres comer, el brazo te ha de doler.
  • Pariente que no me luce, escopetazo que lo zurce.
  • Febrero el curto, que mató a su hermano a hurto.
  • Lluvias a su debido tiempo, bendición del cielo.
  • Cuanto más viejo, más pellejo.
  • En Cantoria está la gloria, en Fines el primer cielo, en Olula el purgatorio y en Macael el infierno.
  • Si la víbora viera y el escorpión oyera, no habría criatura que en la tierra viviera.
  • Trilla más en julio un gallo que en agosto un caballo.
  • Niebla en minas lluvia encima.
  • Lo que el hortelano no quiere, en el huerto se le cría.
  • Por San Antón, a la espalda el perdigón.
  • Por Santa Ana se registra la parra, no la tardía, sino la temprana.
  • El que no fuma ni bebe, otros vicios tiene.
  • En el campo estuviste colgao, en mi casa prisionero en mi barriga, consuelo desconsolao, sino me llevas de pie llévame de medio lao.
  • Los niños y los tontos dicen la verdad.
  • La viña y el potro que la críe otro.
  • Cuando no hay pan buenas son tortas.
  • El pan como hermanos y el dinero como gitanos.
  • El que se acuesta con niños meao amanece.
  • Según come el mulo, así caga el culo.
  • El que no quiere polvo que no se arrime a la era.
  • En abril se quemó la vieja el mandil.
  • Yo no voy a la iglesia porque estoy cojo, pero voy a la taberna poquito a poco.
  • Quien no fuma, ni bebe vino, el diablo le tienta el camino.
  • Si te quieres consolar tendrás que mirar para atrás.
  • Con el tiempo y una caña hasta las verdes caen.
  • Rogad al santo hasta cruzar el tranco.
  • Día que pasa de enero, ajo que pierde el ajero, pero no es en la ristra, es en el ponedero.
  • No sirves ni pa tacos de escopeta.
  • Si vas a la feria, compra burro grande ande o no ande.
  • No es mal sastre el que conoce el paño.
  • Pasada la noche de San Juan los ajos has de encerrar.
  • Febrerillo el loco, que sacó a su padre al sol y lo apedreó.
  • El que más se agacha, más se le ve el culo.
  • No te rías del mal del vecino que el tuyo viene de camino.
  • Hazme ciento y fáltame en una, y no me has hecho ninguna.
  • El que se mete debajo de una hoja dos veces se moja.
  • El burro chico siempre es pollino.
  • El que caga duro y mea claro no necesita ni médico ni boticario.
  • Quien no siembra, no recoge.
  • Si quieres crear buena fama que no te de el sol en la cama.
  • En agosto frío en rostro.
  • Cuando marzo marcea, la vieja en el rincón se mea.
  • Vale más el entierro que la abuela.
  • Quien se levanta tarde, ni oye misa ni come carne.
  • Discurre mas un hambriento que cien letrados.
  • El que hoy te hace reír mañana te hará llorar.
  • Si quieres ser buena suegra, y de la nuera alabada, ten el bolsillo bien abierto, y la boca bien cerrada.
  • Por San Andrés abre la pita y mata la res.
  • El más tonto de Albox, es abogado en Lorca.
  • Cuanto más pequeño es el bosque, más grande parece la liebre.
  • Hijos de gatos cazan ratones.
  • Cuando marzo mayea, mayo marcea.
  • El nabo y el marrano tienen que salir gordos del verano.
  • Marzo ventoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso.
  • Una vieja y un candil, la perdición de una casa: la vieja por lo que gruñe y el candil por lo que gasta.
  • El trabajo es sagrado, no lo toques.
  • El melón y el casamiento es un acertamiento.
  • Llegado septiembre el que tenga que siembre y llegado noviembre el que no haya sembrado que no siembre.
  • Alfaro con montera y Sierra Alhamilla con capa, sin llover no se escapa.
  • Cuanto más primo, más te la arrimo.
  • El dinero y la hermosura, no dejan de ser basura.
  • Hombre en cocina, condenación continua.
  • Tus hijos criaos, tus duelos doblaos.
  • Cuando alguien juzgue mi camino, le presto mis zapatos.
  • El burro que más trabaja mas roto lleva el aparejo.
  • En todas partes cuecen habas, y en mi casa a calderadas.
  • El que no llora, no mama.
  • Todos los ojos no lloran a la vez, unos lloran antes y después.
  • A la sombra de un árbol sin fruto me puse a pensar, que pocos amigos tiene el que poco tiene que dar.
  • Si quieres tener buen rabanal todos los meses has de sembrar.
  • El que no te conozca que te compre.
  • El que come y deja, dos veces pone la mesa.
  • Cuando el gato no está, los ratones bailan.
  • Manos que no dais, que esperáis.
  • Todo lo que rula, para.
  • Vale mas lo mucho poco que lo poco mucho.
  • Las visitas y la pesca a los tres días apestan.
  • Los caracoles de abril para mí, los de mayo para mi hermano y los de junio para ninguno.
  • Como los burros de Albox, ande tira uno, tiran tos.
  • A falta de reja, culo de oveja.
  • Un médico cura, dos dudan y tres muerte segura.
  • Migas de gañán con una vuelta están y las de pastor contra más vueltas mejor.
  • Como la gente de Macael, que si no se echa un brindis se queda sin él.
  • No la hagas y no la temas.

No products found.


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto