El café de la historia - Refranes de Irán

Proverbios y refranes iraníes

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ASIATICOS » Proverbios y refranes iraníes

Refranes, dichos y proverbios de Irán

  • El sabio que no pone en práctica sus conocimientos es como la abeja que no da miel.
  • Trata a tu superior como a un padre, a tu igual como a un hermano y a tu inferior como a un hijo.
  • El cielo es del mismo color donde quiera que vayas.
  • Lloré porque no tenía zapatos, hasta que vi a un hombre que no tenía pies.
  • El que tiene un solo enemigo, lo encuentra en todas partes.
  • Hay tres tipos de enemigos: el enemigo mismo, los amigos de tu enemigo y los enemigos de tus amigos.
  • Hay cuatro cosas de las que cada persona tiene más de lo que cree: pecados, deudas, años y enemigos.
  • Es mejor huir y conservar la vida que morir y convertirse en un héroe.
  • El que no sabe, y no sabe que no sabe, es un necio, evítalo; el que no sabe, y sabe que no sabe, es un niño, enséñale.
  • El conocimiento sin paciencia es como una vela sin luz.
  • Un hijo desagradecido es una verruga en la nariz de su padre; si la deja, es feo. Si se la quita, duele.
  • Nunca abras una puerta que no puedas volver a cerrar.
  • Una lágrima en el momento adecuado es mejor que una sonrisa fuera de lugar.
  • No puedes levantar dos sandías con una mano.
  • Hay tres cosas que hay que hacer rápido: enterrar a los muertos, abrir la puerta a un extraño y arreglar la boda de tu hija.
  • Si un hombre quiere vivir en paz, debe ser ciego, sordo y mudo.
  • El sueño del guardián es la lámpara del ladrón.
  • Más vale una piedra arrojada en el momento oportuno que el oro arrojado en el momento equivocado.
  • El que ha sido mordido por una serpiente teme un trozo de cuerda.
  • Confía en Dios, pero ata bien tu camello.
  • La piedra que rueda no acumula musgo.
  • El placer de encontrar algo vale más que lo que encuentras.
  • Dando el primer paso con el buen pensamiento, el segundo con la buena palabra y el tercero con la buena obra, entraré en el paraíso.
  • En este mundo, los generosos no tienen dinero y los que tienen dinero no son generosos.
  • Cuando el león envejece, se convierte en juguete de los chacales.
  • El mediador en una pelea recibe todos los golpes.
  • El soborno hace felices a ambas partes.
  • Si hay dos cocineros en una casa, la sopa está demasiado salada o demasiado fría.
  • Al hombre que se ahoga no le preocupa la lluvia.
  • El pollo del vecino es un ganso.
  • La forma en que se decora una casa dirá mucho sobre su dueño.
  • Cada hombre es el rey de su propia barba.
  • Siempre que pescas el pescado es fresco.
  • Lo que trae el viento, el viento se lo lleva.
  • La excusa del tonto es más grande que el error que cometió.
  • Pecar en secreto es más agradable que tener placer en público.
  • Los acertijos resueltos parecen fáciles.
  • Dios provee, pero necesita un empujón.

Más refranes y dichos iraníes

  • La noche esconde un mundo, pero revela un universo.
  • Cuando la serpiente sea vieja, la rana se burlará de ella.
  • Cuanto más grande es el techo de un hombre, más nieve acumula.
  • Escuchar buenos consejos es el camino a la riqueza.
  • Con un oído escucha y con el otro descarta.
  • La duda es la clave del conocimiento.
  • Para su amo el perro es un león.
  • La mano que da es también la que recibe.
  • Puedes cerrar las puertas de la ciudad, pero no puedes cerrar la boca de la gente.
  • Si entras en la ciudad de los ciegos, cúbrete los ojos.
  • Cuerpo grueso, alma débil.
  • No dejes que el gato vigile el tocino.
  • Una chispa es suficiente para quemar cien mundos.
  • El que siembra, segará.
  • El público mejora el discurso del orador.
  • Espera lealtad de un perro pero no de una mujer.
  • Un gran tambor solo suena bien desde la distancia.
  • Solo aprecias a tu padre el día que te conviertes en padre.
  • Una espada en manos de un esclavo borracho es menos peligrosa que la ciencia en manos de un inmoral.
  • Cuando una piedra golpea un vidrio, el vidrio se rompe. Cuando el vidrio golpea una piedra, el vidrio se rompe.
  • Quien siembra cebada no puede segar trigo.
  • Los ojos pueden hacer mil cosas que los dedos no pueden.
  • Para la hormiga, unas pocas gotas de rocío son un diluvio.
  • Un perro a tu lado es mejor que un hermano lejos.
  • El camello no bebe con cuchara.
  • Las deudas son como las mujeres, una vez que las tienes no puedes deshacerte de ellas.

Suscríbete y te avisamos de nuevos artículos. Sin spam. Y es gratis.

¿Quieres recibir avisos de nuevas publicaciones?

📩 Únete a otros 2462 suscriptores

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto