El café de la historia - Refranes de gatos

100 Refranes sobre gatos

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE ANIMALES » 100 Refranes sobre gatos

Dichos y refranes acerca de los gatos

  • Gato escaldado, del agua fría huye.
  • Agosto, mes de los gatos.
  • Si hay trato, amigos pueden pueden ser el perro y el gato.
  • Sardina que lleva el gato, tarde o nunca vuelve al plato.
  • A gato viejo, ratón tierno.
  • Matrimonio que en la calle parecen el gato en enero, si los ves dentro de casa, parecen el gato y el perro.
  • Por la noche todos los gatos son pardos.
  • Dar gato por liebre.
  • Con ladrones y gatos, poco trato.
  • Gato viejo, rata tierna.
  • Hasta los gatos quieren zapatos.
  • Gatos en celo verás en enero.
  • Cuando el gato no está los ratones bailan.
  • Un ojo al gato y otro al garabato.
  • Gato, rey y mujer no saben agradecer.
  • Perro y gato no caben en un saco.
  • Cara de beato y uñas de gato.
  • Si no es gato, es gata.
  • Febrero, gatos en celo.
  • No hay que buscarle tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro.
  • Una sola vez capan al gato.
  • Algún día comerá mi gato sandía.
  • La curiosidad mató al gato.
  • Ni mozo dormidor, ni gato maullador.
  • Suegra y nuera, perro y gato, no comen en el mismo plato.
  • Siete vidas tiene el gato y la mujer tres o cuatro.
  • Hijo de gato, caza ratones.
  • Lo que ha de comer el rato que lo coma el gato.
  • Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.
  • En enero, el gato en celo; febrero, merdero; marzo, sol como mazo; en abril, aguas mil; en mayo, toro y caballo; en junio, hoz en puño; en julio, calentura y aúllo y en agosto, frío en rostro.

🐱 Más refranes de gatos 🐱

  • El agua en marzo, es buena sólo hasta que se moje el rabo el gato.
  • Si más días tuviera febrero, no quedaría ni gato ni perro.
  • Buen amigo es el gato, sino que rasguña la mano.
  • Febreiriño corto cos seus vinteoito, o que ben contou vintenove lle atopou, se durara outros catro non quedaba can nin gato.
  • Ya está el gato en la talega.
  • Muera el gato, muera harto.
  • La carne no está en el garabato por falta de gato.
  • Gato con hambre, berzas come.
  • Sardina entre gatos, arañazos.
  • Gato en el hogar, tiempo a cambiar.
  • Con militares, frailes y gatos, pocos tratos.
  • De padres gatos, hijos misinos.
  • No digas sape hasta que pase el último gato.
  • El farinato pal gato, la morcilla pa la gallina, el chorizo pa quien lo hizo, y el lomo yo me lo como.
  • De pelirrojo, ni gato ni cerdo.
  • La del gato, que pinga una y tira cuatro.
  • Todo puede ser dijo Caliu, menos que una rata haga su nido debajo del rabo de un gato vivo.
  • En carnestolendas, no hay perro ni gato que te atienda.
  • Gato viejo no necesita cascabel.
  • Los patanos de Vera son como gatos, cuando quitan la mesa lamen los platos.
  • Hijo de gato, gatito.
  • Dar gato por liebre, no sólo en las ventas suele verse.
  • Abril tiene cara de beato y uñas de gato.
  • Todavía no es gato y ya está en el terrado.
  • En octubre no le molesta al gato la lumbre.
  • Dime matagatos, que he matado un gato.
  • Lo más escondido se lo come el gato.
  • Qué más quisiera el gato, que lamer el plato.
  • Afilar el rabo del gato es de mentecato.
  • El amor de los gatos, a voces y por los tejados.
  • No busques la quinta pata al gato.
  • Al gato, aunque sea ladrón, no lo eches de tu mesón.
  • El elefante y el gato no tienen el mismo plato.
  • Sardina que el gato lleva, vendida va.
  • A ratos, la mujer araña como los gatos.
  • El gato es un tigre para el ratón.
  • Perro y gato no comen del mismo plato.
  • Cambiar perro por gato nunca sale barato.
  • El gato y el judío, a lo que ven dicen mío.
  • Aquí hay gato encerrado.
  • Cien ratones a un gato le dan un mal rato.
  • El gato que se ha quemado, al ver la ceniza corre.
  • De noche todos los gatos son prietos.
  • El perro le manda al gato y el gato a su cola.
  • Cuando se le empina el rabo al gato, ya no le queda nada en el plato.
  • Escaramuzas de gatos: maullidos y arañazos.
  • Los gatos hartos de sardinas no cazan ratones.
  • Cuando todo se hierve, te pueden dar gato por liebre.
  • Gato con cascabel ni el ratón ve.
  • Del agua fría, el gato escaldado huye.
  • Gato con guantes no caza pero amenaza.
  • Quien con gatos anda, a rasguñar aprende.
  • Gato gordo no caza ratones.
  • Gato meador, llena la casa de hedor.
  • Cuando sale el gato, los ratones hacen fiesta.
  • Al gato le gusta el pescado, pero no le gusta mojarse.
  • De noche todos los gatos son negros.
  • El gato y el ratón nunca son de la misma opinión.
  • Gato maullador nunca buen cazador.
  • Gato enguantado no caza laucha.
  • El gato y la casa del pobre no se queman por segunda vez.
  • Todos los gatos son grises en la oscuridad.
  • Carne que se lleva el gato no vuelve al plato.
  • Animales ingratos las mujeres y los gatos.
  • Un gato encerrado se convierte en un león.
  • Las buenas palabras no alimentan a los gatos.
  • ¡Gato no come gato!
  • Gatón llorón no caza ratón.
  • No le busques mangas al chaleco, ni tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro.
  • A buen gato, buen rato.
  • Gato que mucho se lava, agua anuncia.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto