El café de la historia - refranes zaragozanos

Refranes de Zaragoza

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ARAGONESES » Refranes de Zaragoza

Dichos y refranes de Zaragoza y su provincia

  • Zaragoza, Zaragoza, no sabe lo que se pierde quien no te goza.
  • En la calle de Meca, quien no entra no peca.
  • Leal, tozuda y valiente es de Zaragoza la gente.
  • ¡A Zaragoza o al charco!
  • En Zaragoza por el Pilar y La Seo, se va muy bien de paseo.
  • En la calle ancha de San Bernardo hay una fuente con doce caños, las ricas aguas son de Lozoya, para las niñas de Zaragoza.
  • Zaragoza, la novia del cierzo.
  • En Daroca, la que no es puta está loca.
  • Fayón, Nonaspe, Fabara y Maella, cuatro pueblos de la reina.
  • Rincón por rincón, Calatayud en Aragón.
  • De Gallur y Calcena, la cárcel de Borja llena.
  • Desde Cortes a Mallén, tres perricas vale el tren.
  • Quien va a Castilla y deja a Aragón, trae dolor de corazón.
  • En la calle de Meca, quien no entra no peca.
  • El que se fue a Malón perdió su sillón.
  • El que no guarda leña para el abril. no sabe vivir.
  • Nubes de mosquitos, agua prontito.
  • Agua de mañana no quita jornada.
  • Barcelona, la rica; Zaragoza, la fuerte, y Valencia, la hermosa.
  • Por el Pilar, todos a vendimiar.
  • Aire regañón, ni agua ni sol.
  • Un médico cura, dos dudan y tres muerte segura.
  • Noche clara y sosegada, espera rociada.
  • Tantos años en Zaragoza, y no sabe dónde vive el alcalde.
  • Mayo frío, cría trigo; pero si es muy frío, ni paja ni trigo.
  • Amor, viento y ventura, poco dura.
  • Si no sopla Guara, Moncayo se embarra.
  • Tronada en Monzón, cierzo en Aragón.
  • Oír cantar las ranas, buena señal de agua.
  • Una malla con otra, se hace la cota
  • Zaragoza, ciudad de la niebla.
  • Cielo empedrado, a los tres días mojado.
  • De Zaragoza, ni caballo ni moza.
  • Zaragoza, Zaragoza, no sabe lo que se pierde quién no te goza.
  • Si en Moncayo hay ventana, no lloverá mañana.
  • Gralla en el puerto, güen tiempo; gralla en la ribera, viento o serenera.
  • Zaragoza, para quien la goza.
  • Cielo a montanicos, agua a capacicos.
  • En Zaragoza se tienen nueve meses de invierno y tres de infierno.
  • Octubre lluvioso, año copioso.
  • Porque habito en el Rabal me llaman la rabalera, en siendo de Zaragoza que me llamen lo que quieran.
  • Nubes van pa Ancares, sol por to los lugares, y nubes van pa Asturias, nieve en las uñas.
  • Una vez fue una vieja a Zaragoza y vino moza.
  • Labrador lunero no llena el granero.
  • El queso ha de ser Pinto, y de Cariñena el tinto.
  • Cuando Moncayo se acerca, el agua se aleja.

Más refranes de Zaragoza

  • No te quites la ropa hasta la Ascensión, y después quita y pon.
  • Ser como la judía de Zaragoza, que cegó llorando duelos ajenos.
  • Ni sol madrugador ni cura callejero, ni el sol calentará ni el cura será bueno.
  • La viejecita que supo vivir, pan para marzo, leña para abril.
  • Zaragoza está en un llano, y la Torre Nueva en medio, y la Virgen del Pilar a las orillas del Ebro.
  • A días claros, oscuros nublados.
  • Zaragoza la harta, Valencia la bella, Barcelona la rica, Huesca la amena.
  • Amor y viento, por uno que se va vienen ciento.
  • Pal Pilar pasa lo mejor: los gigantes y la procesión.
  • Cuando Guara tiene capa y Moncayo capuchón, buen año para Navarra y mejor para Aragón.
  • Mas vale huelgo de madre que leche de ama.
  • Vino de Cariñena, cosa es mucho buena.
  • Bochorno, agua en torno.
  • El que se fue a Barillas perdió su silla; el que se fue a Malón perdió su asentón.
  • Bendito sea San Bruno, que da ciento por uno.
  • A la fea, el caudal de su padre la hermosea.
  • Aire serrano, agua en la mano.
  • Cillo en Moncayo, ponte a caballo.
  • ¿A Malpica? ¡Atrás borrica!
  • El labrador para octubre, sus deudas cubre.
  • Ovejas bobas, por do va una, van todas.
  • Si ves ventana en Moncayo, ya puedes preparar la alforja.
  • Aire cenador, aire volvedor.
  • Hacia la virgen del Pilar, comienza el tiempo a cambiar.
  • Hablen cartas y callen barbas.
  • Agua con sol, no tiene miedo el pastor.
  • Cerrado hacia Moncayo, abierto hacia Monzón, agua en Aragón.
  • Daroca la loca, la cerca grande y la villa poca.
  • La otoñada mas segura, San Francisco la inaugura.
  • Cuando hay nieblas en Hontejas, apareja tus tejas.
  • Abril, abriladas, cuando llueve y hace sol, baila el perro y el pastor; el pastor baila con zamarra, y el perro con zurrón.
  • En diciembre, la tierra duerme.
  • Boira en Monlora, aire a la coda.
  • Aragonés, vuelve la puerta como la ves.
  • Carnero castellano, vaca gallega, arroz valenciano y vino de Cariñena.
  • Marzo que empieza bochornoso, pronto se vuelve granizoso.
  • En diciembre el pastor y el labriego, descuidan las ovejas y atizan el fuego.
  • Carga en Moncayo, luego verás lleno o vallo.
  • Si en once de marzo y rocío vieres, espera buen año; y aún mejor si lloviere.
  • En diciembre, sale el sol con tardura, y poco dura.
  • Si en octubre sientes frío, a tus animales da abrigo.
  • No te aligeres de ropa hasta después de la tropa.
  • Picapuerco charrador, cerca tiene o ponedor.
  • Las mujeres y las ovejas pequeñicas, aunque sean viejas, siempre paicen jovencicas.
  • De Aragón, ni buen viento, ni buen varón.
  • Si quiés que la cuesta no te cueste, haz que te cueste.
  • San Antón, viejo y tristón, convida a las muchachas a la oración.
  • Noviembre acabado, invierno empezado.
  • Nube blanca en Castelfrío, crecida en el río.
  • Media vida es la candela, pan y vino la otra media.
  • Mujer chiquita, siempre es jovencita.
  • No hay mejor ahorrar que el no gastar.
  • El mayor cosechero siempre es el amo.
  • Diziembre mojau, enero bien chelau.
  • Daroca, la ciudad de las siete fuentes, de las siete iglesias y de los siete tontos.
  • Empeñar es enfermar, pero vender es morir.
  • El melón y la mujer, por el rabo se han de conocer.
  • En diziembre se chelan as cañas, y se asan as castañas.
  • Si quieres dar de palos a tu mujer, pídele al sol a Beuer.
  • A fuer de Aragón, a buen servicio mal galardón.
  • Febrero, busca a sombra el perro.
  • No hay palabra bien dicha si está mal entendida.
  • Aragonés, ¡ay de la casa que está un mes, y si está un año, ése con daño.
  • Por San Antón, la boira en su rincón.
  • Cuando l’aragonés canta, es que rabia u no tiene blanca.
  • Aragonés tozudo, mete el clavo en la peña, y dale para que entre, en la punta con su cabeza.
  • Con la familia comer y beber, pero no comprar ni vender.
  • Por San Blas, la cigüeña verás; y si no la vieres, mal año esperes.
  • Casamiento y mortaja, del cielo baja.
  • Por San Marcos, el calabazar, ni nacidito, ni por sembrar.
  • Por Todos los Santos campos verdes y montes blancos.
  • Datos, Matos, Badules, Cucalón, Herreruela. Amento, Lechón, los más ruines lugares de Aragón.
  • Truenos tempranos, fríos tardanos.
  • Alba rubia, viento o lluvia.
  • Arco de San Juan a la tarde, prevén la capa para el aire; arco de San Juan por la mañana, prevén la capa para el agua.
CAMISETA-zaragoza
  • Ya sea un souvenir como turista o una idea de regalo como residente, este diseño con la silueta del horizonte de Zaragoza...
  • Las camisetas retro vintage skyline city son el conjunto perfecto para la próxima visita a Zaragoza, ya sea de vacaciones o...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto