El café de la historia - Refranes salmantinos

Refranes de Salamanca

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES CASTELLANOS » Refranes de Salamanca

Dichos y refranes de Salamanca y su provincia

  • En Salamanca estudiantes, en Medina plateros y en Ávila caballeros.
  • Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta.
  • Lo que natura non da, Salamanca non presta.
  • Los mozos de Cereceda, cuando tienen un real lo cambian en perras chicas, lo meten en un bolsillo y así les rugen más.
  • Quod natura non dat, Salmantica non præstat.
  • Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.
  • En Salamanca, hacen sabios; en Madrid, hacen parada; y en Zaragoza, baturros amantes de su Pilara.
  • En Cantalapiedra y Cantalpino, canta la vieja con el buen vino.
  • Siempre que se hace limpieza, engorda el muladar.
  • Salamanca a unos sana y a otros manca, y a todos deja sin blanca.
  • Perro que lobos mata, lobos le matan.
  • Las mozas de Calvarrasa, tienen un mirar extraño; cuando miran a un hombre le quitan de vida un año.
  • El que quiera saber, que vaya a Salamanca.
  • Por mucho que labre el carpintero, no irá la astilla muy lejos del madero.
  • Salamanca no hace milagros, el que va jumento no vuelve sabio.
  • No es lo mismo Berganciano que la verga de un anciano.
  • Sol madrugador y cura callejero nunca puede ser bueno.
  • El cuco que en marzo canta, viene abril y lo callanta.
  • En Cabezabellosa los hombres están como osos y las mujeres como osas.
  • Arco en la Bellesa, agua cierta.
  • Salir por la puerta de los carros.
  • Aire de arriba, buen sol a mediodía.
  • A Salamanca, putas, que llega San Lucas.
  • Cuando vieres el arco hacia Ledesma, desuñe los bueyes y vete a la aldea, o a la taberna.
  • Salamanca para el estudio, Madrid para la nobleza, para tropa Barcelona, para jardines Valencia.
  • En Barquilla, mucho trigo, muchos pinos y un castaño; tiene la iglesia al derechas y al revés el campanario.
  • Bejarana, cochina y marrana.
  • Por San Matías, cantan las cotovías y entra el sol por las solombrías.
  • Salir por la puerta grande.
  • La viña de Boadilla, un perro la vendimia.
  • El sol de marzo, que se pega como un escarzo.
  • Barruecopardo, piel del diablo.
  • Adivino de Salamanca, que no tiene dinero quien no tiene blanca.
  • Gente moza, gente loca.
  • Voy al río de Batuecas, a lavarme con sus aguas, porque dicen que es muy bueno lavarse por la mañana.
  • Si tienes ciencia y no tienes blanca, vete a Salamanca; si tienes blanca y no sabes nada, vete a Granada; si tienes blanca y no tienes miedo, vete a Toledo.
  • El vino por San Andrés, vino viejo es.
  • De Barceo a Barceíno, es muy corto el camino; o está muy mal el camino.
  • Estudiante salamanquino, tunante fino.
  • Los potros de Corbacera, que donde han de medrar, desmedran.
  • Cuanto más amigos, mejores cuentas.
  • En Ciudad Rodrigo, Rodrigo; en Salamanca, Don Higo.
  • Luna nueva con tronada, treinta días de mollada.
  • Don Nabo, que, viento en popa, navega con tal bonanza, que viene a mandar el mundo de gorrón de Salamanca.
  • Si vas a Barbadillo, no te hagas el remolón porque las mujeres del pueblo te bajan el pantalón.
  • Engañará la madre al hijo, pero no el hielo al granizo.
  • Si vas a Babilafuente, bebe agua hasta que te temples.
  • Oveja que bala, bocado pierde.
  • Así es redonda y así es blanca la luna de Salamanca.

Más dichos de Salamanca ✅

  • Yegua apeada, prado halla.
  • En Valencia, medicina; en Salamanca, eruditos; teólogos en Alcalá y en Valladolid jurisperitos.
  • Las mañanitas de abril son dulces de dormir, ¿y las de mayo?: las más dulces de todo el año.
  • Pon tu cabeza entre mil, lo que fuere de los otros será de ti.
  • El cuchillo de Salamanca, lo que no corta, lo arranca.
  • El aire serrano y monsagreño, agua.
  • En Salamanca, la que no es puta es manca.
  • El farinato pal gato, la morcilla pa la gallina, el chorizo pa quien lo hizo, y el lomo yo me lo como.
  • En todo hay engaño, si no es en la calle de Serranos.
  • Al serrador, vino, y a la sierra, tocino.
  • En Añover busca vino y buena mujer; el vino sí lo hallarás, pero la mujer así o asá.
  • Mucha ciencia es locura, si buen seso no la cura.
  • Si en la Candelaria empieza a nevar, queda mucho invierno por pasar.
  • En Almenara tengo la dama, en Valverdón tengo el mesón, en Zarapicos tengo los hijos, y en Zaratán, me dan el pan.
  • Guardad la gallina, que vienen los de Alba; y en siendo puta, más, que la dejan sin calva.
  • El aire gallego y cierzo, nieve.
  • En Aldehuela, hasta en agosto hiela.
  • Libro cerrado no saca letrado.
  • Cuando sopla del Montalvo, se echa la anguarina el charro.
  • Muchas velitas chicas hacen un cirio pascual.
  • A la escuela a aprender señor bachiller.
  • A mi suegra la llevé a la feria Aldeatejada, y no la pude vender porque no me daban nada.
  • Tacita de plata, tres días en la espetera.
  • Arreando, que es gerundio.
  • Casablanca, la blanca, ¿quién te mantiene?: los pobres labradores, que van y vienen.
  • Aunque el burro estudió, de la A no pasó.
  • Por San Marcos, el garbanzal ni nacido ni por sembrar.
  • Quien poco sabe, presto lo reza y lo acaba apenas lo empieza.
  • Estudiante sin blanca, de criado de un estudiante rico va a Salamanca.
  • La cosecha de Valdunciel, que no carga ni desampara.
  • Arco pa La Orbada, uñe los bues y vete a la arada. Bragada pa La Orbada, uñe los bues y vete a la arada.
  • Necio que sabe latín, doble rocín.
  • Hielo sobre lodo, agua sobre todo.
  • Día que pase de enero, libras que pierde el ajero.
  • El que en Ledesma es capón, en Salamanca la arrastra.
  • De Béjar el buen pañero, la sierra y el putañero.
  • En todas las ciencias primera, Salamanca enseña.
  • Quien más piensa que sabe, a las veces sabe menos.
  • Trillar con niños es mear la parva.
  • El buen estudiante, harto de sueño y muerto de hambre.
  • El trigo le dijo al centeno: cañas vanas, cañas vanas, mucho medras, poco granas. El centeno al trigo dijo: cállate tú, porretudo, que a las faltas bien te ayudo.
  • Salamanca, media plaza, medio puente, y medio claustro de San Vicente.
  • Si el cuco no canta entre marzo y abril, o el cuco se ha muerto o la fin va a venir.
  • Cuando llueve y hace sol, canta el gallo en el mesón; cuando llueve y hace frío, canta el gallo en el lejío.
  • La experiencia es la madre de la ciencia.
  • Si oyes tronar en marzo, aprieta la cuba y el mazo.
  • Ni todos los que estudian son letrados ni todos los que van a la guerra soldados.
  • Necio por natura, sabio por escritura.
  • No hay bachiller que no luzca en su parecer.
  • De dinero y santidad, la mitad de la mitad.
  • Si vuelve de la Ribera, la puta no vuelve entera.
  • Golpejas, donde hay más putas que tejas.
  • Cuando el grajo pasa por tu lugar, a grande o a chico quiere llevar.
  • Por los tesos de Almenara van los siete infantes de Lara.
  • Aire de arriba, buen sol a mediodía.
  • De Aleonada a Peñarandilla, una carrerilla; y de Jemingómez a La Cida, una medida.
  • El ajo de enero llena el mortero.
  • Tres cosas tiene Zorita que no las tiene Madrid: el molino, la chopera y la casa de Solís.
  • Muchos piensan llegar la ciudad de la sabiduría y se estancan en la pedantería.
  • Muchas cabezas de animales se cobijan con bonetes doctorales.
  • Si te quieres casar, bien o mal, vete a La Alberguería de Argañán.
  • Guijuelo por jamón, de Guijuelo por revolcón.
  • Por San Simón y San Judas buenas saben las uvas.
  • Cuando llega el portugués, la furcia trabaja un mes.
  • Soy de Golpejas, señor, donde se come el caldo con «tinidor»
  • Si el ganado retoza con brío, pronto vendrá el frío.
  • Desde la Cruz de mayo hasta la de septiembre, repican las campanas hasta que se quiebren.
  • A Toledo, por la espada; a Valencia, por las frutas; a Rioja, por bon vino y a Salamanca, por putas.
  • El dinero y el jamón para las ocasiones son.
  • Quien en La Alberca rico quiera ser, en cabras y colmenas ha de entender.
  • Pan con pan, farinato asado.
  • Alamedilla, buena familia.
  • Mes de mayo, mes de la maldición, que apenas amanece y ya se ha puesto el sol.
  • Alba de Tormes, baja de muros y alta de torres; llena de putas y más de ladrones, mira tu capa dónde la pones, que padres e hijos todos son ladrones.
  • Si vas a Agallas, mira y calla.
  • Por sembrar temprano y segar en verde, ningún labrador se pierde.
CAMISETA-SALAMANCA
  • Salamanca - Sketch de silueta de silueta de España
  • Este diseño Salamanca es perfecto para cualquier persona que ama España o Europa. ¿Quién no está profundamente enamorado...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto