El café de la historia - Refranes del Quijote

100 Refranes del Quijote

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE SABIDURIA » 100 Refranes del Quijote

Dichos y refranes de Don Quijote de la Mancha

  • Quien yerra y se enmienda a Dios se encomienda.
  • Hablen cartas y callen barbas.
  • Muchos pocos hacen un mucho.
  • Un asno cubierto de oro parece mejor que un caballo enalbardado.
  • Por el hilo se saca el ovillo.
  • Érase que se era, el bien que viniere para todos sea, y el mal, para quien lo fuere a buscar.
  • Menos mal hace el hipócrita que se finge bueno, que el público pecador.
  • En los nidos de antaño no hay pájaros hogaño.
  • Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia.
  • Pon lo tuyo en consejo, y unos dirán que es blanco y otros que es negro.
  • Quien te cubre te descubre.
  • En otras casas cuecen habas, y en la mía a calderadas.
  • A buen salvo está el que repica.
  • Más vale un toma que dos te daré.
  • Para dar y tener, seso es menester.
  • En casa llena, presto se guisa la cena.
  • Sobre un huevo pone la gallina.
  • Quien las sabe, las tañe.
  • Cada oveja, con su pareja.
  • Pagan a veces los justos por pecadores.
  • El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no se debe quejar si le pasa.
  • Más vale el necio en su casa, que el cuerdo en la ajena.
  • El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.
  • Todo el mal nos viene junto, como al perro los palos.
  • Muchas veces, donde hay estacas no hay tocinos.
  • El pan comido, la compañía deshecha.
  • Bien predica quien bien vive.
  • Ojos que no ven, corazón que no quiebran.
  • El consejo de la mujer es muy poco, y el que no lo toma es un loco.

Más refranes del Quijote

  • Quien canta sus males espanta.
  • No se ganó Zamora en una hora.
  • El buey suelto, bien se lame.
  • Más vale el buen nombre que las muchas riquezas.
  • El asno sufre la carga, mas no la sobrecarga.
  • A dineros pagados, brazos quebrados.
  • Allá van reyes, do quieren leyes.
  • Quien busca el peligro, perece en él.
  • Viva la gallina, aunque sea con pepita.
  • El abad, donde canta yanta.
  • Una golondrina no hace verano.
  • Tras la cruz está el diablo.
  • Más vale buena esperanza, que ruin posesión; y buena queja, que mala paga.
  • No se ha de mentar la soga en casa del ahocado.
  • Donde una puerta se cierra, otra se abre.
  • Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.
  • Todos los duelos con pan son menos.
  • Tanto vales, cuanto tienes; y tanto tienes, cuanto vales.
  • No por mucho madrugar, amanece más temprano.
  • Donde reina la envidia, no puede vivir la virtud.
  • Al buen pagador, no le duelen prendas.
  • Tan presto se va el cordero, como el carnero.
  • Querer atar las lenguas de los maldicientes es lo mismo que querer poner puertas al campo.
  • Los duelos con pan, son menos.
  • Tal suele venir por lana, que vuelve trasquilado.
  • Donde menos se piensa, salta la liebre.
  • No hemos conocido el bien hasta que lo hemos perdido.
  • Tal el tiempo, tal el tiento.
  • Liebre huye, galgos la siguen.
  • Sobre un buen cimiento, se puede levantar un buen edificio.
  • Desnudo nací, desnudo me hallo, ni pierdo ni gano.
  • Las necedades del rico por sentencias pasan en el mundo.
  • No es oro todo lo que reluce.
  • Al dejar este mundo y meterse tierra adentro, por tan estrecha senda va el príncipe como el jornalero.
  • La rueda de la fortuna anda más lista que una rueda de molino.
  • De los enemigos, los menos.
  • Si el ciego guía al ciego, ambos van a peligro de caer en el hoyo.
  • La que es deseosa de ver, también tiene deseo de ser vista.
  • No es la miel para la boca del asno.
  • Del dicho al hecho hay un gran trecho.
  • La lengua queda, y los ojos listos.
  • Si da el cántaro en la piedra, o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro.
  • Debajo de la mala capa suele haber un buen bebedor.
  • La experiencia es la madre de la ciencia.
  • Si al palomar no le falta cebo, no le faltarán palomas.
  • De la abundancia del corazón habla la lengua.
  • Al buen callar llaman Sancho.
  • La diligencia es la madre de la buena ventura; y la pereza, su contraria.
  • No es de estima lo que poco cuesta.
  • Dádivas quebrantan peñas.
  • La codicia rompe el saco.
  • Sé templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto, ni cumple palabra.
  • Cuando viene el bien, mételo en tu casa.
  • La culpa del asno no se ha de echar a la albarda.
  • No con quien naces, sino con quien paces.
  • Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho.
  • Júntate a los buenos y serás uno de ellos.
  • Sábete Sancho, que no es un nombre más que otro, si no hace más que otro.
  • A quien cuece y amasa no le hurtes hogaza.
  • Ir a por lana y salir trasquilado.
  • Quitada la causa se quita el pecado.
  • Nadie tienda más la pierna de cuanto fuere larga la sábana
  • Hombre apercibido medio combatido.
  • Quien tenga hogazas, no busque tortas.
  • A buen salvo está el que repica.
  • Haz lo que tu amo te manda, y siéntate con él á la mesa.
  • Nadie diga de esta agua no beberé.
  • Hacer bien a villanos, es echar agua en el mar.
  • Por su mal, le nacieron alas a la hormiga.
  • Haceos de miel y paparos han las moscas.
  • Ojos que no ven, corazón que no quiebra.


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto