Refranes de Huelva - el café de la historia

79 refranes populares onubenses

Refranes de Huelva - el café de la historia

79 dichos y refranes de la provincia de Huelva

  1. Año de hierba, año de mierda.
  2. La mujer es un manjar digno de los dioses, pero a veces lo guisa el diablo.
  3. En Chucena quien no lleva pan, no cena, y uno que lo llevó, el cura se lo comió.
  4. La aseada de Villarrasa, que para matar las chinches quemó la casa.
  5. Te quemaste, te chascaste.
  6. Cacarear y no tener huevos no es nada bueno.
  7. En Aroche, más putas que coches.
  8. Si las gallinas hablaran, otros gallos cantarían.
  9. Los de Bollullos, gustan más de lo ajeno que de lo suyo: uno que mi capa vio, mientras yo dormía me la quitó.
  10. Perro cobarde ni folla ni come carne.
  11. De Santa Olalla, el que lo es lo calla.
  12. El que tiene un vicio o se mea en la puerta o se mea en el quicio.
  13. ¡Qué choco tienes!
  14. Si oyes tronar en el norte y le contestan en Ayamonte, el que tenga caballo que en él monte.
  15. Estar abombao.
  16. Si vieres la niebla en los cerros de Marina, gañanes a la cocina.
  17. Sabe más que Brijan.
  18. Ánsares a la sierra, agua en tierra.
  19. ¡Fíate de Dios y suelta la adelfa!
  20. Viento de Lebrija, agua fija.
  21. Más vieja que la Cotaína.
  22. Cerco de luna no hincha laguna.
  23. Mi abuela me decía que porfiara, pero que no apostara.
  24. El asnillo de Aracena, que cuando más andaba más ruin era.
  25. En febrero, un día al sol y otro al brasero.
  26. El maestro de Campillo, que no sabía leer y tomaba niños.
  27. De poniente, ni viento ni gente.
  28. Tas quedao como el gallo de Morón, sin pluma y cacareando.
  29. En Chucena se le hace una fiesta hasta a una gavilla de sarmiento.
  30. Este es Cote, Coronilla, que no la Torre de la Membrilla.
  31. A Huelva, una vez y nunca vuelvas.
  32. Sabe más que Lepe, lepijo y su hijo.
  33. Campanas de Chucena, gañanes a la candela.
  34. Te voy a dar lo que cayó en el Conquero.
  35. Si las barba de tu vecino ves chamuscar, echa las tuyas a remojar.
  36. Ser más lacio que un choco.
  37. Llevar castañas a Galaroza, necia cosa.
  38. Jamón y porrón hacen buena reunión.
  39. Del despiste del despistado vive siempre el espabilado.
  40. Chacina de Jabugo, la mejor del mundo.
  41. Mientras la grande se agacha, la chica barre la casa.
  42. El que quiera higos de Lepe, que trepe.
  43. Te estás quedando como el palo de una golosina.
  44. El templador de Rocío, que templando la guitarra, salió y volvió.
  45. Amores reñidos, son los mas queridos.
  46. Gorrino que en la mesa chilla, ya está oliendo a morcilla.
  47. Camino de Santa Olalla llevaba preso un gitano, por que se encontró un borrico, antes de perderlo el amo.
  48. Eres un artista para las ratas, las grandes se te van y las chicas se te escapan.
  49. ¡No ni ná!
  50. Con gente de Valverde, el que más pone más pierde.
  51. Los mejores perfumes, se venden en frascos pequeños.
  52. Salud perdida, velas encendidas; salud recobrada, velas apagadas.
  53. Las cosas de casa, se barren en casa.
  54. Fiesta mojá, la mejor pasá.
  55. Cochino matado, invierno solucionado.
  56. En el tiempo de la berenjena, la mujer se queda sin melena.
  57. Si quieres vivir sano, anda una legua más por año.
  58. Quien come y canta si no es tonto poco le falta.
  59. Ser más embustero que Chamorro.
  60. Belleza es riqueza, o por ella empieza.
  61. En Aracena, quien no tiene pan no cena.
  62. Mañanita de niebla, tarde de paseo.
  63. El sastre de Campillo ponía de su casa aguja e hilo.
  64. Eres más zorro que bonito.
  65. Si quieres retener a tu marío, tenlo bien comío y bien servío.
  66. Hay quien mea en lana y suena y el que mea en lata y no suena.
  67. Si quieres que te cante la tela por delante.
  68. Pobre pero honrao.
  69. Bueno es tener un amigo en Aroche; pero mejor tener dinero en el cofre.
  70. Trabajar es salud, pero trabaja tú.
  71. Sabe mas que los ratones coloraos.
  72. Lluvia de enero, que llena la tinaja y el granero.
  73. Donde había candela, quedaron rastrojos.
  74. En el tiempo de la graná la gallina no pone na, y la mujer se queda pelá.
  75. El que to lo come, to lo caga.
  76. Juan de Aracena, que no tenía palabra mala ni obra buena.
  77. Todos los pájaros comen trigo y la culpa siempre al gorrión.
  78. Te cargaste la jangá.
  79. Tengo más hambre que los perros del Zinga.

«Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todas son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas

Recomendaciones sobre refranes onubenses

Si te han gustado estos refranes onubenses también te podría interesar:

Refranes y dichos asturianos - El café de la Historia
Dichos y refranes asturianos

¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)

Refranes de Huelva - el café de la historia

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)


Refranes de Huelva - el café de la historia

La ciudad de Huelva

Huelva es una ciudad situada en el extremo suroeste de España, en la comunidad autónoma de Andalucía. Es la capital de la provincia que lleva su nombre. Al este, a 90 kilómetros, está la ciudad de Sevilla, al oeste, a 50 kilómetros, la frontera con Portugal, y al sur, el Océano Atlántico. Como capital de la provincia, Huelva alberga las principales estructuras de servicio público a nivel regional y nacional.

Fue desde un pueblo cercano, Palos de la Frontera, que Cristóbal Colón se embarcó en su primer viaje a lo que él pensaba que eran las Indias. Debido a esta participación en el descubrimiento de las Américas, la ciudad mantiene una gran simpatía por este continente.

Huelva fue un importante punto de encuentro de diferentes culturas y civilizaciones. En 2006 se descubrieron restos que datan de 2.500 a 3.000 años antes de Cristo, que son anteriores a los restos tartésicos, los más antiguos que se conocen hasta la fecha. Los historiadores están de acuerdo en que los fenicios crearon el núcleo urbano – entonces llamado Onoba – cerca de un enclave tartésico alrededor del 1.000 AC. Esto la convierte en la zona más antigua de asentamiento continuo de la península.

Refranes de Huelva - el café de la historia

Hoy en día la ciudad tiene un importante centro industrial: industrias químicas, refinerías de petróleo, metalurgia del cobre, procesamiento de celulosa y centrales térmicas. Aunque esto ha permitido el desarrollo económico, algunas personas denuncian la degradación del medio ambiente debido a esta concentración. El sector terciario y la pesca industrial también son considerables. Gracias a su ubicación en el Océano Atlántico y en el Golfo de Cádiz, cuenta con una gran flota pesquera y una de las mayores flotas de buques frigoríficos del país.

El núcleo urbano cambia de nombre varias veces a lo largo de su historia. Por lo tanto, es frecuente referirse a la ciudad por su nombre fenicio: Ὄνοβα (Onoba u Onuba), que viene de Onos Baal, que significa Fortaleza de Baal, dios del sol y del fuego. Hay constancia de haber sido denominada con otros nombres en diferentes periodos históricos tales como Olba y Erbi.

La ciudad toma un nuevo nombre con la llegada de los árabes a la zona y aunque se han estudiado diferentes topónimos como Gaelbah o Umba, Welba es el más consensuado. La posterior conquista por parte de los cristianos convirtió lentamente este nombre en el actual: Huelva.

Huelva está situada en la confluencia de dos ríos, el Tinto y el Odiel, en la zona perteneciente a la cuenca del Guadiana. Está situada a pocos kilómetros del Océano Atlántico al que se puede acceder través de la ría de Huelva, y pequeñas islas salpican la geografía costera.


Las marismas y algunas islas delimitan la ciudad por el sur y forman, en las inmediaciones del núcleo urbano, un sorprendente paisaje natural. Los montículos, conocidos como cabezos, forman las formaciones geológicas más altas con 54 metros. Una llanura con vegetación de tipo mediterráneo rodea a estos cabezos.

El clima es mediterráneo con influencia atlántica y su régimen de temperatura es marítimo. La temperatura media anual es de 18,2 °C, una de las más altas de Europa. El sol brilla 2.984 horas al año.

Julio es el mes más caluroso, la temperatura ha superado los 40 °C en varias ocasiones. Febrero es el mes más frío, con temperaturas que oscilan generalmente entre los 7 °C y los 17 °C.

Huelva tiene 149.310 habitantes según el censo de 2010.

La ciudad experimentó una explosión demográfica durante la explotación de las minas de la provincia en el siglo XIX y más tarde durante la construcción del polo industrial en la década de 1960. En 1787, la ciudad tenía 5.377 habitantes y setenta años después, en 1857, 8.519. A partir de 1887, el crecimiento de la población se aceleró, llegando a 18.195 personas. Desde entonces, este aumento sigue siendo significativo, de 21.359 en el primer año del siglo XX a 56.427 cuarenta años después. En 1960, había 74.384 onubenses y diez años más tarde, con el polo industrial entonces en funcionamiento, había 96.689 para llegar a 144.479 en 1991.

Artículos relacionados:

Compartir es de sabi@s: