El café de la historia - Refranes de Huelva

Refranes de Huelva

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ANDALUCES » Refranes de Huelva

Dichos y refranes de Huelva y su provincia

  • Año del Condado, año endiablado.
  • Bueno es un amigo en Aroche, pero mejor es el dinero en el cofre.
  • Si vas a Beas, pon tu capa donde la veas.
  • El abad de La Redondela, si bien come, mejor cena.
  • Viva Trigueros y Huelva y Moguer con su buen vino, y San Juan de Aznalfarache con su rio cristalino.
  • En Moguer, sacaron el Cristo a palos, porque no quiso llover.
  • Año de hierba, año de mierda.
  • La mujer es un manjar digno de los dioses, pero a veces lo guisa el diablo.
  • En Chucena quien no lleva pan, no cena, y uno que lo llevó, el cura se lo comió.
  • La aseada de Villarrasa, que para matar las chinches quemó la casa.
  • Te quemaste, te chascaste.
  • Cacarear y no tener huevos no es nada bueno.
  • En Aroche, más putas que coches.
  • Si las gallinas hablaran, otros gallos cantarían.
  • Los de Bollullos, gustan más de lo ajeno que de lo suyo: uno que mi capa vio, mientras yo dormía me la quitó.
  • Perro cobarde, ni folla ni come carne.

Más expresiones de Huelva

  • De Santa Olalla, el que lo es lo calla.
  • El que tiene un vicio, o se mea en la puerta o se mea en el quicio.
  • ¡Qué choco tienes!
  • Si oyes tronar en el norte y le contestan en Ayamonte, el que tenga caballo que en él monte.
  • Estar abombao.
  • Si vieres la niebla en los cerros de Marina, gañanes a la cocina.
  • Sabe más que Brijan.
  • Ánsares a la sierra, agua en tierra.
  • ¡Fíate de Dios y suelta la adelfa!
  • Viento de Lebrija, agua fija.
  • Más vieja que la Cotaína.
  • Cerco de luna no hincha laguna.
  • Mi abuela me decía que porfiara, pero que no apostara.
  • El asnillo de Aracena, que cuando más andaba más ruin era.
  • En febrero, un día al sol y otro al brasero.
  • El maestro de Campillo, que no sabía leer y tomaba niños.
  • De poniente, ni viento ni gente.
  • Tas quedao como el gallo de Morón, sin pluma y cacareando.
  • En Chucena se le hace una fiesta hasta a una gavilla de sarmiento.
  • Este es Cote, Coronilla, que no la Torre de la Membrilla.
  • A Huelva, una vez y nunca vuelvas.
  • Sabe más que Lepe, lepijo y su hijo.
  • Campanas de Chucena, gañanes a la candela.
  • Te voy a dar lo que cayó en el Conquero.
  • Si las barba de tu vecino ves chamuscar, echa las tuyas a remojar.
  • Ser más lacio que un choco.
  • Llevar castañas a Galaroza, necia cosa.
  • Jamón y porrón hacen buena reunión.
  • Del despiste del despistado vive siempre el espabilado.
  • Chacina de Jabugo, la mejor del mundo.
  • Mientras la grande se agacha, la chica barre la casa.
  • El que quiera higos de Lepe, que trepe.
  • Te estás quedando como el palo de una golosina.
  • El templador de Rocío, que templando la guitarra, salió y volvió.
  • Amores reñidos, son los mas queridos.
  • Gorrino que en la mesa chilla, ya está oliendo a morcilla.
  • Camino de Santa Olalla llevaba preso un gitano, por que se encontró un borrico, antes de perderlo el amo.
  • Eres un artista para las ratas, las grandes se te van y las chicas se te escapan.
  • ¡No ni ná!
  • Con gente de Valverde, el que más pone más pierde.
  • Los mejores perfumes, se venden en frascos pequeños.
  • Salud perdida, velas encendidas; salud recobrada, velas apagadas.
  • Las cosas de casa, se barren en casa.
  • Fiesta mojá, la mejor pasá.
  • Cochino matado, invierno solucionado.
  • En el tiempo de la berenjena, la mujer se queda sin melena.
  • Si quieres vivir sano, anda una legua más por año.
  • Quien come y canta, si no es tonto poco le falta.
  • Ser más embustero que Chamorro.
  • Belleza es riqueza, o por ella empieza.
  • En Aracena, quien no tiene pan no cena.
  • Mañanita de niebla, tarde de paseo.
  • El sastre de Campillo ponía de su casa aguja e hilo.
  • Eres más zorro que bonito.
  • Si quieres retener a tu marío, tenlo bien comío y bien servío.
  • Hay quien mea en lana y suena y el que mea en lata y no suena.
  • Si quieres que te cante la tela por delante.
  • Pobre pero honrao.
  • Bueno es tener un amigo en Aroche; pero mejor tener dinero en el cofre.
  • Trabajar es salud, pero trabaja tú.
  • Sabe mas que los ratones coloraos.
  • Lluvia de enero, que llena la tinaja y el granero.
  • Donde había candela, quedaron rastrojos.
  • En el tiempo de la graná la gallina no pone na, y la mujer se queda pelá.
  • El que to lo come, to lo caga.
  • Juan de Aracena, que no tenía palabra mala ni obra buena.
  • Todos los pájaros comen trigo y la culpa siempre al gorrión.
  • Te cargaste la jangá.
  • Tengo más hambre que los perros del Zinga.
CAMISETA-DE-HUELVA
  • ¿Naciste o criado en Huelva? ¿Te encanta tu ciudad aunque puedas vivir en otra ciudad ahora? Este diseño de Huelva con...
  • ¿Huelva es tu ciudad favorita en España? ¿Ninguna otra ciudad te ha dado más buenos recuerdos en vacaciones o fin de...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔽 ¿Aún no conoces la mayor recopilación de refranes de Internet? 🔽


¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto