El café de la historia - Refranes sobre la esperanza

100 Refranes sobre la esperanza

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES DE EMOCIONES » 100 Refranes sobre la esperanza

Frases, dichos y refranes sobre la esperanza

  • Mientras hay vida, hay esperanza.
  • La vejez empieza, cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas.
  • De esperanza vive el cautivo.
  • El que vive de esperanzas, muere de sentimiento.
  • Quien de esperanzas vive, de hambre muere.
  • Más vale buena esperanza que ruin posesión.
  • La esperanza vieja es la más dura de perder.
  • Realidades son verdades, y no esperanzas falaces.
  • La esperanza es lo último que se pierde.
  • La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte.
  • La esperanza es la última en morir.
  • La esperanza es pan de alma.
  • Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas.
  • Esperanza y más esperanza, que lo que mucho vale, tarde se alcanza.
  • Ya la esperanza perdida, ¿Qué queda que perder en esta vida?
  • En la adversidad una persona es salvada por la esperanza.
  • La esperanza, es larga y ancha.
  • La esperanza es el pan de los pobres.
  • Sin esperanza se encuentra lo inesperado.
  • Donde muere una ilusión, siempre nace una esperanza.
  • Se vive con la esperanza de llegar a ser recuerdo.
  • Los vuelos naturales del espíritu humano no van de placer a placer, sino de una esperanza a otra.
  • De esperanzas, vive el hombre, pero muere de desilusiones.
  • ¡Qué oficio el de sembrador, tirar y tirar la mies, enterrando la esperanza y esperando a florecer!
  • Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición.
  • Esperanza que consuela, que no muera.
  • Pan para hoy hambre para mañana, siempre hay esperanza.
  • Con paciencia, fe y esperanza, todo se alcanza.
  • La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún.

Más refranes de esperanza

  • Mientras hay vida hay esperanza.
  • Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición.
  • Más alimenta la mala pitanza, que una buena esperanza.
  • La esperanza alegra el alma.
  • La esperanza es un gran falsificador.
  • Son de cobre las esperanzas del pobre.
  • Mientras dura la vida, la esperanza no está perdida.
  • La esperanza nos ayuda a ver más allá de la tormenta que supone vivir un mal momento.
  • Mata más una esperanza que un desengaño.
  • Mi panza, no se llena jamás con la esperanza.
  • Donde exista un ápice de amor, cualquier brizna de esperanza tiene espacio para crecer.
  • Con maderas de recuerdos armamos las esperanzas.
  • La esperanza no engorda pero mantiene.
  • Soñamos para tener esperanza. Dejar de soñar es como decir que no se puede cambiar el destino.
  • Cuando ya no se tienen esperanzas, es cuando no hay que desesperar de nada.
  • La esperanza es un pan en lontananza.
  • El infierno es esperar sin esperanza.
  • El desgraciado no confía en esperanzas demasiado grandes.
  • La esperanza es fruta de necios.
  • El temor y la esperanza nacen juntos y juntos mueren.
  • El que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre.
  • La esperanza es pan que alimenta y no harta.
  • Cuando uno pierde la esperanza se vuelve reaccionario.
  • La esperanza es como el sol, que arroja todas las sombras detrás de nosotros.
  • Más largo que la esperanza de un pobre.
  • Nunca pierdas la esperanza. Las tormentas hacen a la gente más fuerte y nunca duran para siempre.
  • La esperanza es el sueño de los que están despiertos.
  • Luenga esperanza aflige el alma.
  • Aunque tengamos la evidencia de que hemos de vivir constantemente en la oscuridad y en las tinieblas, sin objeto y sin fin, hay que tener esperanza.
  • La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún.
  • La esperanza no satisface, pero entretiene al hambre.
  • La esperanza del bien es ya un gran bien.
  • La esperanza es la segunda alma del desdichado.
  • La esperanza no llena la panza.
  • No hay condición tan baja que no tenga esperanzas, ni ninguna tan alta que no inspire temor.
  • La esperanza es un buen desayuno pero una mala cena.
  • La esperanza es flor, y no fruto.
  • La esperanza nos sostiene, pero como sobre una cuerda tirante.
  • La misma esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia.
  • La providencia nos ha dado el sueño y la esperanza como compensación a los cuidados de la vida.
  • La esperanza era verde, y se la comió un burro.
  • La esperanza ha contribuido a perder al género humano.
  • No debemos sujetar nuestra nave con una ancla sólo ni nuestra vida con una sola esperanza.
  • La esperanza es un empréstito que se le hace a la felicidad.
  • El querer sin esperanza, es el más fino querer, yo te quiero y nada espero, ¡mira si te quiero bien!
  • No hay que ser pesimista ni tener esperanza.
  • Pesimismo del espíritu, optimismo de la esperanza.
  • La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.
  • El caudal de la labranza siempre es rico de esperanza.
  • La esperanza es en sí una especie de felicidad y tal vez, la máxima felicidad que se puede obtener en este mundo.
  • Quien espera desespera; quien desespera no alcanza; y no perder la esperanza.
  • La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma y canta sin parar.
  • Con pasteles de esperanza, nunca se llena la panza.
  • La esperanza es el deber del sentimiento.
  • Quien ha perdido la esperanza ha perdido también el miedo.
  • La esperanza es un riesgo que hay que correr.
  • Con esperanza no se come.
  • Algunos ven un final sin esperanza, mientras que otros ven una esperanza sin fin.
  • Vive mejor el pobre dotado de esperanza que el rico sin ella.
  • Una vez que has escogido la esperanza, cualquier cosa es posible.
  • Con esfuerzo y esperanza todo se alcanza.
  • La esperanza es pasión por lo que es posible.
  • La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.
  • La esperanza en el amor es la primera que hay que perder; si no te aman, la esperanza sobra.
  • A cada día su pesar y su esperanza.
  • La esperanza tiene muchos nombres, pero los locos la llaman amor.
  • Es mejor viajar lleno de esperanza que llegar.
  • No pierdas la esperanza; cuando el sol se esconde, salen las estrellas.
  • Bienaventurado el que nada espera, porque nunca sufrirá desengaños.
  • La esperanza es lo que nos hace seguir adelante.
  • La desesperanza está fundada en lo que sabemos, que es nada, y la esperanza sobre lo que ignoramos, que es todo.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto