El café de la historia - Refranes de dormir

100 refranes sobre dormir

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ESPAÑOLES » 100 refranes sobre dormir

Dichos y refranes sobre dormir

  • Las mañanitas de abril son dulces de dormir, ¿y las de mayo?: las más dulces de todo el año.
  • Cobra buena fama y échate a dormir.
  • Siete virtudes tiene la sopa: es económica, el hambre quita, sed da poca, hace dormir, digerir, nunca enfada y pone la cara colorada.
  • Si tienes pan para mayo, y leña para abril, échate a dormir.
  • A la vejez, se acorta el dormir y se alarga el gruñir.
  • Zorro dormilón no caza gallinas.
  • Bien cenar y mal dormir, juntos los vi ir.
  • Mujer que cría, ni limpia ni dormida.
  • Ríe y el mundo reirá contigo, ronca y dormirás solo.
  • El pastor dormido y el ganado en el trigo.
  • El vino hace reír, hace dormir, y los colores al rostro salir.
  • En invierno dormir siesta, holgazanería manifiesta.
  • Las mañanas de abril son muy buenas de dormir y llegando las de mayo no tienen fin ni cabo.
  • Boca que se abre o quiere dormir o está muerta de hambre.
  • Las mañanas de abril dulces son de dormir; las de mayo mejor, si no despierta el amor.
  • Tardes de abril, ve donde has de ir, que a tu casa vendrás a dormir; las de agosto ni por agua al pozo.
  • En invierno y en verano, el buen dormir es en sobrado.
  • Nadie puede dormir y vigilar la era.
  • En abril, dos horas de siesta es dormir.
  • Dormir no trae pan.
  • Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
  • Esperar y no venir, estar en la cama y no dormir, servir y no agradecer son tres cosas que hacen morir.
  • La honra y el provecho no duermen en el mismo lecho.
  • El joven que no trabaja, de viejo dormirá sobre paja.
  • Mejor duerme el deudor que su acreedor.
  • Un palo al candil y todo el mundo a dormir.
  • Dos que duermen en un colchón, se vuelven de la misma opinión.
  • Las mañanicas de abril son dignas de dormir.
  • Cuerpo en la cama, sino duerme, descansa.
  • Para que lavarse los pies quien. ha de dormir en el suelo.
  • Viéneme el mal que me suele venir, que después de harto me suelo dormir.
  • Ni mozo dormidor, ni gato maullador.
  • Velar a la luna y dormir al sol, ni hace pro ni honor.
  • Quien despierta al can dormido, vende paz y compra ruido.
  • Se puede dormir en la misma cama sin tener los mismos sueños.
  • Pescador dormido no pesca.
  • No es lo mismo no poder dormir, que no poder dormirse.

Más refranes de dormir

  • Sólo borracho o dormido se me olvida lo jodido.
  • No dormir mucho por haber bien sesteado, no es mal de cuidado.
  • El diablo nunca duerme pero se hace el dormido cuando le conviene.
  • La gente de buen vivir, al anochecer, a dormir.
  • A raposo durmiente, no le amanece la gallina en el vientre.
  • La cama es buena cosa: quien no puede dormir, reposa.
  • ¿Tienes ganas de morir? Cena cordero asado y échate a dormir.
  • En abril, bocadillos y a dormir
  • A más dormir, menos vivir.
  • El comer y dormir, no quiere prisa.
  • Hierba cruda, mujer desnuda y dormir en el suelo, llevan al hombre a la sepultura.
  • Después de comer, dormir, después de cenar, mil pasos ir.
  • Gato dormilón, no pilla ratón.
  • Cuanto se deja de dormir, tanto se acrecienta en vivir.
  • Si vas a Driebes, pan lleves y cama en que dormir, y si no, no has de ir.
  • Quien mucho duerme, poco vive.
  • Abril del más sabroso dormir, dos veces al año deberías venir.
  • Bendito sea el mal, que con dormir se ha de quitar.
  • Las mozas de Castillejo, cuando se van a dormir, se dejan el culo fuera para apagar el candil.
  • Menos vive el que más duerme, porque el sueño es como la muerte.
  • Cuando en mayo truena, el labrador a dormir.
  • Hombre dormido, ni del todo muerto, ni del todo vivo.
  • Vivir en La Coruña que bonito es, andar de parranda y dormir de pie.
  • Zorra dormilona, su cara lo pregona.
  • Con la luz del cielo, el dormir es como un sueño.
  • Quien bien atranca su puerta, duerme a pierna suelta.
  • No renuncies a tus sueños; sigue durmiendo.
  • A buen sueño, no hay cama dura.
  • Compra el lecho del adeudado, que para dormir te traerá buen recado.
  • La mala cama, hace la noche larga.
  • Venimos de Trobajo que es buena población, dormimos en el suelo por no tener colchón.
  • A chica cama, si queréis remedio, echaos en medio.
  • Comer y beber echa la casa a perder, dormir y holgar no la puede ganar.
  • Al que se levanta tarde, el trabajo le arde.
  • Abril, es bueno dormir.
  • El trabajo del cura, media hora de misa, su trago de vino, comer a su hora y siesta segura.
  • Amistades que del vino se hacen, al dormir la mona se deshacen.
  • Lección dormida, lección aprendida.
  • Suerte y pedo del que está durmiendo no se puede atajar.
  • Dormirás, y acordarás.
  • Al llegar a San Miguel, pastores, a la bardena, a beber agua de balsa y a dormir a la serena.
  • Ningún hombre se vuelve santo mientras duerme.
  • Todos los días antes de ir a dormir, di una pequeña oración.
  • En invierno y en verano, el buen dormir es en sábado.
  • Aire zaboñil, vende la yunta y échate a dormir.
  • Piensa por la mañana, obra al mediodía, come por la tarde y duerme por la noche.
  • Si vas a Miedes, pan y vino lleves, cama donde dormir, y aceite para el candil.
  • No es lo mismo estar dormido que estar durmiendo, como no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo.
  • El que no sabe que no sabe, es un necio; apártate de él. El que sabe que no sabe, es sencillo; instrúyelo. Él no sabe que sabe está dormido; despiértalo. El que sabe que sabe, es sabio; síguelo.
  • Joven que nada duerme y viejo que siempre duerme, cercana tienen la muerte.
  • Abril, deja las viñas dormir.
  • Zorra que duerme de día, de noche anduvo de cacería.
  • San Antonio el de Pulpi tiene los ojos dormidos, y tú me tienes a mí con el corazón partido.
  • La cama y el amor, nunca te dirán: vete a tu labor.
  • ¿Abadejo? ¡Antes dormir con un viejo!
  • Hombre cansado y tendido, enseguida dormido.
  • Quien pasa por Ceana ha de dormir en el suelo y comer hogaza.
  • Cabeza para naciente, y pies para poniente.
  • A dormir va la rosa de los rosales, a dormir va mi niño porque ya es tarde.
  • El sueño alimenta cuando no se tiene qué comer.
  • En abril déixame dormir, que en maio de sono me caio.
  • Durmiendo estoy y me canso, ¿qué no será trabajando?
  • El dormir y el comer hermanos vienen a ser.

ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto