El café de la historia - Refranes de Cáceres

Refranes de Cáceres

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES ESPAÑOLES » Refranes de Cáceres

Dichos y refranes de Cáceres y su provincia

  • Nacer en Cáceres y morir en cualquier parte.
  • En Ciudad Rodrigo, damas, en Cáceres, caballeros, y en Plasencia, dineros.
  • A la puerta del rezador no tiendas tu trigo al sol: porque deja de rezar, y lo guarda en su costal.
  • Mas cuidado te da un enemigo que consolación cien amigos.
  • En carnestolendas, no hay perro ni gato que te atienda.
  • En Cuacos, cebollas, y en Jaramilla, ollas.
  • Cáceres ya no es Cáceres, que es la Reina de la España, que a su cabecera tiene, la Virgen de la Montaña.
  • De Zorita, ni mujer ni borrica.
  • A la Vera, por piojos y cagalera.
  • Cada pardal con su igual.
  • Si tienes enemigos, ten tus ojos por guarda.
  • Oveja que berrea pierde bocao.
  • Si el sol se pone a cubierto el jueves, antes del domingo llueve.
  • Si te pica un alicante vete al cura a que te cante.
  • El que pronto lo huele, cerca lo tiene.
  • Buenas son mis vecinas, pero me faltan tres gallinas.
  • El de Garrovillas, tira la piedra y no chilla.
  • Cáceres es la cabeza, Trujillo, el corazón, Plasencia la que no llora, Coria se enmudeció.
  • A los de Valverde, ni comprarle ni venderles.
  • Se esculó el cesto y se acabó el parentesco.
  • De Cambrón a Cambroncino, la carrera de un cochino.
  • Para cagar descansado, precisa estarse sentado.
  • Antes que cabras, corrales y antes que burros, ramales.
  • Antes que conde o duque, fraile de Guadalupe.
  • En el Camino Llano, el sol se para, y la luna, en el Potro de Santa Clara.
  • Al Trampal, las aseás; a Valhondo, culo gordo; a Caganchas, las porcanchas.
  • Para hablar mal, más vale callar.
  • Al niño llorón, boca abajo y coscorrón.
  • En Brozas, hay más putas que mozas.
  • Aldea por aldea, Jaraíz de la Vera.
  • En Cañaveral, siete mozas en cada lugar.
  • Pereza, llave de la pobreza.
  • Más bien quiero en mi casa pan y cebolla, que en la ajena, gansos y pollas.
  • Los perros de Zorita, cuando no tienen a quien morder, se muerden unos a otros.
  • Trujillo pide paces y no quiere ruanes.
  • Ave por ave, el lechón si volase.
  • Reunión de pastores, mortandad segura.
  • A burro muerto, la cebada al rabo.
  • Buen año en Cañaveral, malo en Fregenal.
  • En febrero, busca la sombra el perro, en marzo el perro y el amo, y en abril, el perro, el amo y el barril.
  • Ave de paso, garrotazo o candilazo.
  • Si vas al Casar, lleva la merienda en el morral.
  • El dar es honor y el pedir dolor.
  • Haz el bien y no mires a quien.
  • Gente de Malpartida, poca y mal avenida.
  • A los viajeros les quita Dios el dormir, mas no el gruñir.
  • Como los cochinos de Don Gil: engordar para morir.
  • Por San Juan, cigüeñitos a volar.
  • Cuando pediste, señor me dijiste, y cuando te dan, ni señor, ni na.
  • En la procesión de Albalá unos van delante y otros van detrás y en las de Montánchez, unos van detrás y otros delante.
  • Alzarse como Pizarro en las Indias.
  • En Casatejada, quien no lleva soga, no saca agua.
  • Hijo eres y padre serás, cual hicieres tal habrás.
  • Cuando el mochuelo mía, o es ya de noche, o es ya de día.
  • Por Santiago, pinta el gajo.

Más refranes de Cáceres

  • A la puerta cerrá, llega el diablo y se va.
  • Los de Hervás, judíos todos los más; los de Baños, judíos y tacaños; y los de Aldeanueva, la judiada entera.
  • Al gusto del amo se hierra el caballo.
  • Cuando empieza a marcear, siembra el patatar y el garbanzal.
  • Los de El Gordo son gordeños, los de Calzada, mingones, y los de Berrocalejo, un atajo de ladrones.
  • Pan de Casillas sabe a rosquillas.
  • El que tenga hembra que calle la lengua, y el que tenga varón, que tape al ladrón.
  • Antes me maten ladrones que un asno a coces.
  • Cuando la Villuerca se toca de niebla, agua en tierra.
  • En Berzocana, puta la madre, la hija y la hermana.
  • Aire de abajo, agua en el Tajo.
  • Lluvia de Agosto, lluvia de miel y mosto.
  • Dios da barbas donde no hay quijás.
  • De Brozas, ni vaca, ni yegua, ni moza.
  • De la Torre, ni buey ni hombre; y si puede ser, ni vaca ni mujer; y si mucho me apuras, ni sacristán ni cura.
  • En Gargantilla saben de leyes hasta las chiquillas.
  • Donde se saca y no se mete pronto se llega al hondón.
  • Hasta que no se acabe la vendimia no se friegan los canastos.
  • Da Dios mocos a quien no tiene pañuelo.
  • En Cañamero comen burra por carnero; y el alcalde, por más honra, lleva la cola.
  • Come poco, cena más, duerme en alto y vivirás.
  • Como el mirabeleño: el buey, grande, are o no are.
  • Siembra en polvo y cogerás en gordo, siembra en mojao y recogerás doblao.
  • Si la bolsa sona, Descargamaría y Valverde los pueblos más ricos de Extremadura.
  • Cuando canta la coruja, la hierba empuja.
  • Quien visita Garciaz, una vez y no vuelve más.
  • Padrino de boda y alcalde de aldea, quien quiera ser que lo sea.
  • El buen barro sostiene la pared.
  • Cuatro meses, cuatro semanas y cuatro días la puerca parida.
  • Recoged el hato, que vienen los gordeños.
  • Cuentas claras, amistades largas.
  • El caldo abriga el estómago.
  • Por la vendimia vende tu gallina, y por Navidad la vuelves a comprar.
  • La bolsa del jugador no necesita ataor.
  • El vino de Elijas, escalienta las orejas.
  • De la nuez el vino es buen amigo.
  • En Hinojal, mucha paja y poco pan.
  • Agua al higo, y a la pera vino.
  • Puerto de Hondura, quien no lo pasa no sabe de mala ventura.
  • En Tapadas, muchas mozas y mal guardadas.
  • Cuando Beringes tiene capa, no dejes la tuya en casa.
  • Dinero de avaro, dos veces al mercado.
  • Las mozas de Galisteo, buenas rentas y mal aseo.
  • El higo bueno debe tener: ojo de viuda, capa de pobre y pescuezo de ahorcado.
  • Buena gana de silbar si la burra no quiere agua.
  • Talaván, muchas putas y poco pan.
  • El pez y el cochino, la vida en el agua y la muerte en el vino.
  • ¿No se apaga la vela en la Candelaria? Buen año aguarda.
  • Donde no hay harina, todo es mohina.
  • La tonta de Valdefuentes, que daba un pan frío por dos calientes.
  • Lo que en casa se pierde, en casa aparece.
  • En Mirabel, mirar y ver; y cuando mucho llueve, dejarla caer.
  • El cura no se acuerda cuando fue sacristán.
  • Los arrieros de Talaván, hoy aparejan y mañana se van.
  • Quien quiera vivir sano, cene poco y cene temprano.
  • Los hermanos de Trujillo, uno bellaco y el otro ladroncillo.
  • Después de beber, cada uno dice su parecer.
  • La hacienda de muchos se la come el lobo.
  • Si la sierra del Arquillo tiene capa, no dejes la tuya en casa.
  • El rico y el cochino más sirven muertos que vivos.
  • Malpartida, gente sin razón: púlpito sin paño, y quieren sermón.
  • Pan de ayer y carne de hoy y vino de antaño, traen al hombre sano.
  • Al viejo le quita Dios dormir y le da gruñir.
  • Cuando la sierra de Mosca se toca, toda la villa se hace una sopa.
  • El que en casar acierta, en nada yerra.
  • La vida del perdido, poco dinero y harto de vino.
  • Más vale agua de carne que carne de agua.
  • De hambre a nadie vi morir, de mucho comer cien mil.
  • En Extremadura dan los carrascos jamones y las encinas salchichones.
  • Aire gallego, mal pescador y peor colmenero.
  • El vino como rey y el agua como buey.
  • Perusino en Italia y trujillano en España, a todas naciones engaña.
  • Aceituna una es oro, dos plata y la tercera mata.
  • Más vale ser gorrión de pueblo que águila real del campo.
  • En esta vida caduca, el que no trabaja no manduca.
  • Puerco fresco, y vino nuevo, cristianillo al cementerio.
  • Puente de Almaraz, si te caes, no te levantarás, y si te levantas, no como estás.
  • Si quieres que tu hijo crezca, lávale los pies y rápale la cabeza.
  • Perdiz escabechada mejor que asada.
  • En febrero busca el cerdo el bañaero y el perro el galapero.
  • En siendo rico, no falta el borrico.
  • Que por arriba, que por abajo, siempre tienen un pero las sopas de ajo.
  • Carne de pluma quita del rostro la arruga.
  • Más querría mis tierras cagadas de culo de oveja en redil y aprisco, que saludadas por mano de obispo.
  • De las aves que alzan el rabo, la peor es el jarro.
  • Cuando canta la perdiz y el culo le goterea, es señal de que ha llovido o anda la marea.
  • Gallina que no pone huevos, al puchero.
  • Ramo colgado, dentro el pecado.
  • Lo que no va en vino, va en lagrimas y suspiros.
  • Más vale un conejo en la mano que la promesa de un marrano.
  • La otoña verdadera por San Bartol las aguas primeras.
  • La vela que va delante es la que alumbra.
  • Serenura de repente, reventón de fuente.
  • Si queréis que baile, ande el barril delante.
  • Más vale burro que alcalde, pues burro se es toda la vida y alcalde una temporadina.
  • Quien canta, sus males espanta.
  • El mucho comer, trae poco comer.
  • Si compras perro lebrero, pruébalo en enero; y si la pieza no trae a la mano, que lo mantenga su amo.
  • En la mesa y en el juego se conoce al caballero.
  • Quién pájaros quiera cazar, no ha de vocear.
  • Tarde o temprano por San Juan es ya verano.
  • Según el trato, así te trato.
  • A ningún marrano se le quita la baraja de la mano.
  • Cada pardal con su igual.
  • Capón de ocho meses para mesa de reyes.
España Cáceres Camiseta
  • Camiseta España de estilo vintage. Mapa España con coordenadas. Caces de marcas X
  • Mapa y arte de España en un estilo de arte de mapa del tesoro vintage. Precioso regalo de España para cualquier persona con...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto