El café de la historia - Refranes de Burgos

Refranes de Burgos

Autor: El café de la Historia

INICIO » REFRANES CASTELLANOS » Refranes de Burgos

Dichos y refranes de Burgos y su provincia

  • En Burgos, nueve meses de invierno y tres de infierno.
  • Vale más estar mirando en Miranda, que arando en Aranda.
  • En Ruyales del Agua hay una fuente donde beben los burros y bebe la gente.
  • Me tomo las de Villadiego.
  • En Burgos no hay más que dos estaciones, el invierno y la del ferrocarril.
  • Aranda de Duero, tierra de vino y cordero.
  • Sinovas… no vuelves.
  • Miranda y la Sonsierra, Ebro abajo hasta Tudela.
  • En Briviesca, el que no caza, pesca.
  • En Caleruega nadie pide y nadie ruega, mas si ha de dar, se entrega.
  • Al buey por el cuerno y al hombre por la palabra.
  • Cuando el sol sale por Burgos y se esconde por Oviedo, pobre del hijo de madre que a jornal gane dinero.
  • Villafranca Montes de Oca, altas camas y baja de ropas.
  • Año bisiesto, ni viña, ni huerto, ni pan en el cesto.
  • El invierno en Burgos y el verano en Sevilla.
  • A Dios rogando y con el mazo dando.
  • Pancorbo, Briviesca y Belorado, patrimonio del diablo.
  • A la sombra de un nogal, te puede dar un mal.
  • Morcilla cular, a muchos ofrecen y a pocos dan.
  • En boca cerrada no entran moscas.
  • Aire regañón, ni agua ni sol.
  • No hay mal que por bien no venga.
  • Si el agua, al llover, hace gorgoritos, va a llover lo que no está en los escritos.
  • Cuando lleva cerco el sol, arremoja terrón.
  • Agua golpeada, no puede ser mala.
  • Por Santa Catalina, la nieve en la cocina.
  • A mal capellán, mal sacristán.
  • Palabras y plumas el viento las lleva.
  • Marzo, loco, y abril no poco.
  • Moza de Burgos, tetas y muslos.

Más refranes de Burgos

  • Por los Santos, la nieve en los cantos; por San Andrés, la nieve en los pies.
  • Becerra mansa, de todas las vacas mama.
  • El que se mete debajo de hoja, dos veces se moja.
  • Muchas manos en la hornilla, no dejan probar morcilla.
  • Ea, ea, que Burgos no es aldea, sino ciudad, y buena.
  • Aire serrano, agua en la mano.
  • No te sientes ni en arca ni en escalera, ni te cases con hija de molinera.
  • Cuando fueres por Pancorbo, ponte la capa en el hombro.
  • Si el cuco no ha venido en abril, o se ha muerto, o se ha ido a otras tierras a vivir.
  • Allá nos veremos, en la pellejería de Burgos.
  • Aire madrileño, aire llovedor.
  • Tiene sombrero el Mencilla, por la tarde anguarina.
  • Donde menos te lo esperas, salta la liebre.
  • Trucha de Nela, puta de Mena, y carnero de Ruyerón y villano de Sasamón.
  • La morcilla reciente, cómela con tu pariente.
  • Come niño y crecerás, bebe viejo y vivirás.
  • Niebla en los hondos, sol abondo.
  • Cuando en el invierno oigas tronar, vende los bueyes y échalo en pan.
  • Beber con medida alarga la vida.
  • Burgos la cabeza, Sangüesa el pie, de convento en convento, todo lo andaré.
  • Nieve en La Maza, obreros a casa.
  • En pasando San Miguel, el higo es de quien lo ve.
  • El aire serrano y monsagreño, agua.
  • Cuando hay hambre, no hay pan duro.
  • A palabras locas, orejas sordas.
  • Ábrego del monte, solano de Nebreda, cierzo de Burgos y regañón de Lerma.
  • Escarcha cubierta, nieve en la puerta.
  • Moza de Burgos, tetas y culo.
  • Aceituna, una, por San Juan, y ciento por Navidad.
  • Burgos, ciudad sin cuestas y si hay alguna se le ponen escaleras.
  • Arco por la mañana, buena mañana, arco por la tarde, buen aire.
  • A mal hablador, discreto oidor.
  • Grullas arriba, pastor de buena vida; grullas abajo, pastor de gran trabajo.
  • Agua por San Juan, quita vino, aceite, y no da pan.
  • Anda, mozo anda, de Burgos a Aranda, que de Aranda a Extremadura yo te llevaré en mi mula.
  • Honra al sabio porque te honre, y al loco porque no te deshonre.
  • Vale más una Cruz que tres Cristos.
  • Aire llovedero, frío lo primero.
  • A pan duro, diente agudo.
  • Malas son burlas verdaderas.
  • En abril quemó la vieja el celemín; en mayo el escaño, y en Junio porque no lo tuvo.
  • Niebla en el pico, agua en el hocico.
  • El vino agrada y el agua enfada.
  • En casa del mezquino manda más la mujer que el marido.
  • Si abril no existiera, pan no se cogiera.
  • Arandino, borracho y fino.
  • Niebla en Peluquillo, agua a porrillo.
  • Amor de niña, agua en cestilla.
  • Los mejores neblíes de las Hacinas; los mejores azores de Navarra.
  • Carne en calceta, que la coma quien la meta.
  • De Burgos a Santander con el Escudo te vas a ver.
  • Agua de mayo, la mejor de todo el año; agua de junio, más que de bondad, de infortunio.
  • En Aranda de Duero las hay hermosas, las cubas de doscientos y también las mozas.
  • Mal de muchos, consuelo de tontos.
  • Cabañes y Santibañez, Pinillos y Terradillos. Se juntan los cuatro pueblos y no juntan un cuartillo.
  • De mala berenjena, nunca buena calabaza.
  • Cuando marzo mayea, mayo marcea.
  • Niebla por la tarde en La Trigaza, al día siguiente aguaza.
  • De buena planta, planta la viña: y de buena madre, toma la hija.
  • El aire de marzo, quema las damas en el palacio.
  • Comer sin vino, comer mezquino.
  • Comiendo pan y morcilla, nadie tiene pesadilla.
  • Cuando las grullas van al mar, coge el arado y vete a arar; y cuando las grullas van a Castilla, coge el hacha y haz astillas.
  • En Pesadas, hadas malas, y en El Cuerno, mucho duelo; en Cenuega, come y huelga.
  • La guerra hace los ladrones y la paz los ahorca.
  • Chapiteles los de Burgos, vidrieras las de León, reloj el de Benavente y rollo el de Villalón.
  • Burgalés, mala res.
  • Por Santa Cecilia, ata la vaca a la cebilla.
  • La morcilla del cular, para el cura del lugar.
  • Quien hace un cesto, hace ciento.
  • Burgos tiene mal cielo y Madrid lo tiene bueno.
  • En enero, ni galgo lebrero, ni azor perdiguero.
  • Gansos arriba, cada oveja con su cría; gansos abajo, pastoría de mucho trabajo.
  • Echa en tus ollas tus pergaminos, mientras yo echo en la mía mi jamón y mi tocino.
  • Cuchillo pamplonés, zapato de baldés y amigo burgalés, guárdeme Dios de todos tres.
  • Perro ladrador, poco mordedor.
  • Como hace el uno, el dos y el tres, hace la mayor parte del mes.
  • Cuando’l sol sale por Burgos y se mete’n Portugal, pobre de la jornalera que anda ganando’l jornal.
  • Más infieles hizo cristianos el tocino y el jamón, que la Santa Inquisición.
  • En enero se hiela el agua en el puchero.
  • Hay niebla en Las Cañadillas, agua en las costillas.
  • Nieblas en alto, aguas en bajo; nieblas bajas, nubes altas; nieblas en hondo, agua en abondo.
  • La morcilla de la curiosa, picante y sosa.
  • Palabras y plumas el viento las tumba.
Coordenadas GPS Burgos Provincia de Burgos Camiseta
  • ¿Naciste o criado en Burgos? ¿Te encanta tu ciudad aunque puedas vivir en otra ciudad ahora? Este diseño de Burgos con...
  • ¿Burgos es tu ciudad favorita en España? ¿Ninguna otra ciudad te ha dado más buenos recuerdos en vacaciones o fin de...
  • Ligero, Encaje clasico, Manga de doble puntada y bastilla baja


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN


🔍 Buscador de refranes

Para una búsqueda eficaz escribe conceptos concretos (por ejemplo: gatos, invierno, amor, calor, vino…)

🔽 ¿Aún no conoces la mayor base de datos de refranes de Internet? 🔽

¡Síguenos en redes!



¿Qué es un refrán?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza, particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.


«Cualquiera sentencia popular repetida tradicionalmente de forma invariable, particularmente, las que son en verso o al menos con cierto ritmo, consonante o asonante, que las hace fáciles de retener y les da estabilidad de forma y de sentido figurado». (María Moliner)


Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)



¿Qué son los refranes?

Un refrán es un frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.

Los refranes son paremias tradicionales de uso y origen popular y, en general, de autoría anónima.

El refrán nace con intención didáctica, moral o, incluso en ocasiones, filosófica.

Puede encontrarse algunas veces como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral, comprende un significado bastante más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso.

También, en ciertas ocasiones, encierra una ocurrencia chistosa.

​Por otro lado, el proverbio, igual que el adagio, suelen ir asociados a lo bíblico y/o lo culto.

En definitiva, y sin lugar a dudas, en el ámbito de la lengua castellana, el refrán es, de manera indiscutible, la paremia más representativa y extendida de la sabiduría popular.

Dicho agudo y sentencioso de uso común. (Diccionario de la RAE)

El refrán es una paremia tradicional de origen y uso popular –y por definición, de autoría anónima– con intención didáctica, moral o, incluso, filosófica. En algunos contextos puede encontrarse como sinónimo de dicho e incluso de proverbio, si bien el dicho, esencialmente oral abarca un significado más amplio, como conjunto de palabras que proponen un concepto cabal, agudo, oportuno, e incluso malicioso, o bien una ocurrencia chistosa.

Por su parte, el proverbio, como el adagio y la máxima, suelen estar asociados a lo culto, lo bíblico o lo oriental. En suma, en el ámbito de la lengua castellana o idioma español, el refrán es, por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

En el uso de la lengua española, el término refrán (del francés refrain, sentencia corta) ha conocido una gran difusión hasta el punto de desplazar al proverbio, idea que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos u orientales. Así, el refrán, paremia popular o popularizada, aparece en obras de autores clásicos como Gonzalo de Berceo, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, Alfonso X el Sabio o el propio Miguel de Cervantes, que en el Quijote asegura por boca de Quijano que «los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos», y hablando con Sancho Panza le dice que «cualquiera de los que has dicho basta para dar a entender tu pensamiento» (Segunda parte, capítulo XVII); o cuando le hace decir al cautivo que «el refrán es sentencia breve sacada de la luenga y discreta experiencia».​

Sentencias breves y anónimas que «señalan qué actitud conviene adoptar en cada situación, definen la razón de una determinada conducta, o extraen las consecuencias de una circunstancia, entrañando en cualquier caso un fin didáctico y aleccionador y convirtiendo la anécdota humana en tema de reflexión».​ No obstante, muchas frases literarias y bíblicas han pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.

Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral.

Fuente: Wikipedia

Aviso legalPrivacidad Política de cookies – Copyright © 2022. Todos los derechos reservadosContacto