El café de la historia - Beatles en España

¡Que vienen los Beatles! (1)

Compartir es de sabi@s:

4.8
(49)

Estimated reading time: 7 minute(s)

Los Beatles en España

Los Beatles actuaron en una sola ocasión en España y vivieron unos días intensos repletos de anécdotas que dieron mucho de sí.

En las entradas dedicadas a su estancia en nuestro país veremos como se gesta su contratación, su accidentada llegada a Madrid, su relación con la prensa del régimen, su paso por Barcelona, y daremos un repaso a las mejores curiosidades que dejó el paso de los cuatro de Liverpool por nuestro país.

Empecemos por el principio.

Francisco Bermúdez

Francisco Bermúdez era un empresario artístico, posiblemente el más importante de su época, que tenía un anhelo: traer al grupo más famoso del planeta a tocar a España. Así se lo hizo saber a su mánager Brian Epstein en una reunión celebrada en 1963.

Brian Epstein y John Lennon
A la derecha, Brian Epstein, mánager de The Beatles

Para sorpresa del propio Bermúdez, encontró tanto al cuarteto como a su representante razonablemente receptivos a la idea de venir a tocar en directo a España.

Epstein le dijo que de acuerdo, que ya lo hablarían y cerrarían los flecos y no fue hasta dos años después que se pudo cerrar el trato gracias a la insistencia de Bermúdez. La posición de Epstein había cambiado en dos años; no acababa de ver a sus chicos en España, porque, con los datos en la mano, el mismo disco que vendía en Estados Unidos más de un millón de copias, en Inglaterra, 700.000 y en Alemania sobrepasaba el medio millón, en España apenas se vendían 4.000.

The Beatles, cartel actuación en Madrid en 1965

Por fin se cierra el ansiado contrato

Lo cierto es que fue casi milagroso poder llegar a un acuerdo ya que, reticencias de Epstein aparte, cuando se plantea que los Fab Four vengan a España la gira ya estaba cerrada y el caché de la banda rondaba las 20.000 libras. Bermúdez, que ni en sus mejores sueños podía llegar a esas cifras, de alguna manera convenció a Epstein no sólo de prorrogar y ampliar la gira con los dos conciertos de Madrid y Barcelona, sino que además accedió a rebajar el precio a 5.000 libras, una cuarta parte de su caché.

Aún así, se trataba de cantidades astronómicas y Raphael, representado por el propio Bermúdez, acudió al rescate y le ayudó económicamente para poder traer al grupo a España.

La contrapartida que impuso Epstein era que los conciertos sólo durarían 35 minutos.

Con el contrato más importante de su vida en las manos a Bermúdez le faltaba lo más primordial: el permiso de las autoridades.

Peripecias para conseguir el permiso del gobierno

El régimen le dio un no tan rotundo como contundente y Bermúdez, desesperado, ya daba por perdido el asunto hasta que pasó algo en el tiempo de descuento que lo cambió todo: el 12 de junio de 1965, veinte días antes del primer concierto, se hace público que los Beatles iban a ser nombrados miembros de la Orden del Imperio Británico por la Reina Isabel II.

Y Bermúdez vio su última oportunidad: Franco y la Reina Isabel mantenían una relación excelente y el empresario, sabedor de este hecho, apeló a las más altas instancias del régimen con complicadas y sibilinas negociaciones a varias bandas deslizando que una negativa podría enojar a la Reina. Se dice que fue el mismísimo Franco quien autorizó la visita de aquellos «melenudos» y desde ese momento Bermúdez, que sólo disponía de dos semanas para organizarlo todo, posiblemente vivió los quince días más frenéticos de su vida.

Las autoridades, que con una mano habían autorizado los conciertos de los Fab Four para evitar un hipotético conflicto diplomático y, de paso, cortar de antemano la posibilidad de titulares en la prensa mundial del estilo: «Franco deniega la entrada a España a los Beatles«, con la otra hizo todo lo posible para minimizar su estancia y enfatizar que la juventud española estaba inmunizada a esos desvaríos anglosajones y pervertidos a los que sí habían sucumbido otras juventudes del resto de Occidente.

Y la estancia de la mítica banda en España va a ser un tira y afloja continuo entre las dos caras del régimen. Una cara que quería dar una imagen de tolerancia y cierta modernidad de cara al exterior, y la otra que temía que la llegada de aquellos cuatro «marcianos» supusiera una oleada de tumultos y revueltas en las calles.

Esquizofrenia en estado puro.

Artículos relacionados

Los Beatles llegando a Barajas, 1965
The Beatles llegando a Barajas

¿Quieres suscribirte a nuestro boletín mensual?

Los Beatles aterrizan en Barajas

Finalmente los Beatles aterrizan en Barajas a las 17 40 horas del 1 de julio de aquel año 1965 procedentes de Francia, y para evitar la imagen poco deseada por el régimen de cientos de fans con pancartas con lemas como «We love you» o «Beatles, yeah, yeah» que se habían congregado a pesar de la gigantesca presencia policial, los cuatro de Liverpool son sacados a toda velocidad de pistas.

Fans en Barajas el día de la llegada de los Beatles a España en 1965
Fans intentando acceder a la terminal de Barajas

Ringo Starr, a pesar de todo, se entretuvo a firmar autógrafos y cuando quiso reincorporarse al resto del grupo a la carrera golpeó sin querer a un agente de policía, el cual sacó su porra ferozmente para agredirle. Suerte que un sargento que estaba cerca le ordenó a grito pelado que ni se le ocurriera, salvando al lomo de Ringo de una buena dosis de «idiosincrasia» española, y a España de un incidente internacional de primer nivel.

Publicidad de la actuación de los Beatles en Madrid en 1965

En otra imagen inédita en nuestro país hasta ese día, los fotógrafos se arremolinaban en la terminal encaramados por todos lados en busca de un mejor enfoque. Para evitar los tan temidos como exagerados tumultos, a los cuatro músicos los conducen por puertas secundarias a través de pasillos del aeropuerto hasta un Cadillac negro que les depositaría directamente en el Hotel Fénix donde por la tarde darán una infame rueda de prensa que más parecerá una encerrona que un encuentro con los medios.

Fin de la primera parte. Aquí la segunda.

Activar los avisos

Suscríbete y te avisamos cuando haya un artículo nuevo

¿Te ha gustado este artículo?

Haz click para puntuar

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 49

¡Aún no ha votado nadie! Sé el primero en votar.

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?

No te pierdas estos artículos:


Compartir es de sabi@s:

10 comentarios

  1. Yo estaba en Barcelona, de paso, el 3 de Julio de 1965, con 13 añitos.
    Pero mis padres no me dejaron ir a ver a los Beatles «cómo vas a ir allí, estará lleno de melenudos e indeseables »
    Fueron unos buenos padres pero ESO no se lo he perdonado…

  2. Lo mismo que comenta Glory, lo que más me ha sorprendido es la colaboración de Raphael.
    ¡Bravo!

  3. Interesantísimo,
    A ver si se consigue aclarar la presencia de Torrebruno allí y si los pantalones de Lennon en el concierto de Barna eran los de Gaspart o no. Esperando segunda entrega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.