El café de la historia - Refranes de siesta

100 refranes sobre la siesta

Dichos, frases y refranes sobre la siesta

AUTOR: El café de la historia

  • La siesta y la merienda, bien sientan.
  • Si quieres matar al fraile, quítale la siesta y dale de comer tarde.
  • En la siesta y en el juego, se conoce al caballero.
  • Por San Fermín, mocicas a la fiesta, abuelos a la siesta.
  • Oveja coja no tiene siesta.
  • El niño y el becerrico, en mitad de la siesta tienen frío.
  • Reniego de bestia que en invierno tiene siesta.
  • Después de la fiesta, lava la camisa y echa la siesta.
  • Cabra coja no quiere siesta, y si la tiene caro le cuesta.
  • Después de comer, duerme la siesta, y pasea después de la cena.
  • En invierno dormir siesta, holgazanería manifiesta.
  • El sueño es la única medicina efectiva.
  • Cuando un fraile se molesta, o no comió bien o no durmió la siesta.
  • Hombre cansado y tendido, enseguida dormido.
  • En abril, dos horas de siesta es dormir.
  • El hombre, bien comido y bien bebido, quiere reposo y no ruido.
  • Ven a la fiesta, y baila hasta la hora de la siesta.
  • Comida sin siesta, campana sin badajo.
  • Tras la cena pasea, tras la comida, siesta.
  • La siesta es el yoga ibérico.
  • El trabajo del cura: media hora de misa, su trago de vino, comer a su hora y siesta segura.
  • Por Santa Rogelia salta la siesta del que empieza la escuela.
  • No hay Mesías capaz de competir con la hora de la siesta.
  • Después de comer, dormir, después de cenar, mil pasos ir.
  • Si en la hora de la siesta, el gallo canta, no hace falta manta.
  • El buen comer y el buen dormir, juntos no suelen ir.
  • Dormir a las martilladas y despertar a las dentelladas.
  • El gato se hace el muerto para que lo dejen dormir la siesta.
  • No duermas demasiado o te despertarás con un fracaso.
  • El dormir y el comer, hermanos vienen a ser.
  • No renuncies a tus sueños: duerme la siesta.
  • Quien mucho duerme, poco vive.
  • El gato se recuesta en la alacena para echarse la siesta.
  • Por San Jaime se agradece más la siesta que el hambre.
  • Seis horas de sueño bastan al joven y al anciano; siete le dejamos apenas al perezoso a nadie le concedemos ocho.
  • No dormir mucho por haber sesteado, no es mal de cuidado.
  • No es lo mismo estar dormido que estar durmiendo, como no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo.
  • Al que se levanta tarde, el trabajo le arde.
  • El que quiera medrar, levántese a las cinco; el que ha medrado puede dormir hasta las siete; el que no tiene ambición de medrar puede dormir hasta las once.
  • Bendito sea el mal, que con dormir se ha de quitar.
  • Sestear y hacer la siesta tienen la misma respuesta.
  • Hombre dormido, ni del todo muerto, ni del todo vivo.
  • La buena conciencia sirve de blanda almohada.
  • La cama, come.
  • Joven que nada duerme y viejo que siempre duerme, cercana tienen la muerte.
  • Buen comedor, buen dormidor.
  • En casa donde amanezca al medio día, no pares en tu vida.
  • Diputado: hombre que se sacrifica por el pueblo, haciendo la siesta en el Congreso, en vez de hacerla en su casa.
  • La cama es buena cosa, porque quien no duerme reposa.
  • Cabra coja, no tenga siesta.
  • Después de comer, ni un sobre que leer.
  • Dormir la siesta es como amanecer dos veces.
  • Lección dormida, lección aprendida.
  • Zorra que duerme de día, de noche estuvo de cacería.
  • Dormirás, y acordarás.
  • Quien mucho duerme, poco aprende.
  • En la cama de los vivos este gil duerme la siesta.
  • La comida reposar y la cena pasear.
  • Poco dinero en las fiestas, ya te puedes echar la siesta.
  • Por oro no vendas lo que nunca podrás comprar con oro: la tranquila siesta, el satisfecho día, la limpia fama y la conciencia alegre.
  • La siesta es sagrada.
  • Si quieres felicidad durante una hora, toma una siesta.
  • La cama y el amor, nunca te dirán: vete a tu labor.
  • Después de comer dormir, y de cenar pasos mil.
  • Ser como el perro del hortelano, que ni duerme la siesta, ni la deja dormir.
  • Después de comer, duerme la siesta y de cenar, vete de fiesta.
  • El día del Cristo fuera siesta y abanico.
  • Ningún día es tan malo que no pueda arreglarse con una siesta.
  • Piensa por la mañana, obra al mediodía, come por la tarde y duerme por la noche.
  • La que no tiene marido en siesta, sola se acuesta.
  • Pasados os Remedios e san Roque, xa non hai sesta nin merendote.
  • El sueño alimenta cuando no se tiene qué comer.
  • Comida reposada y cena paseada.

¡Síguenos en las redes!

Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todas son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.”

Aviso legalPrivacidad Política de cookies / Copyright © 2021. Todos los derechos reservados/All rights reserved. / Contacto

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?