El café de la historia - Refranes sabios

100 Refranes sabios

Dichos, proverbios y refranes sabios

AUTOR: El café de la historia

  • Con una mentira puede irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver.
  • Nunca llovió que no despejara.
  • Rectificar es de sabios.
  • La mejor almohada es una conciencia tranquila.
  • Caer está permitido, levantarse es una obligación.
  • No comas todo lo que puedas, no gastes todo lo que tengas, no creas todo lo que oigas.
  • Agua que no has de beber, déjala correr.
  • Todo es según el cristal con que se mira.
  • El idiota grita, el inteligente opina y el sabio calla.
  • Errar es humano, perdonar es de sabios.
  • Ni el libro cerrado da sabiduría, ni el titulo por sí solo da maestría.
  • Los invitados y el pescado empiezan a oler mal al tercer día.
  • La experiencia es el nombre que la gente le pone a sus errores.
  • Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.
  • La sabiduría es hija de la experiencia.
  • El sabio siempre quiere aprender, el ignorante siempre quiere enseñar.
  • Oír, ver y callar es la conducta del sabio.
  • El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.
  • A la cama no te irás sin saber una cosa más.
  • Si te caes siete veces, levántate ocho.
  • Allí donde fueres, haz lo que vieres.
  • La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces.
  • Si el camino es largo, lejos se llega acortando el paso.
  • Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.
  • Nunca llueve a gusto de todos.
  • Un día del hombre erudito es más largo que un siglo del ignorante.
  • Consejos vendo, y para mí no tengo.
  • La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.
  • Pesar ajeno, no quita el sueño.
  • El que sabe mucho tiene mucho de que preocuparse.
  • Poco a poco se llega antes.
  • Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio no lo digas.
  • A un clavo ardiendo se agarra el que se está hundiendo.
  • El joven conoce las reglas, pero el viejo, las excepciones.
  • El más tonto sabe más en su casa que el sabio en la ajena.
  • Agua pasada no mueve molino.
  • Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa.
  • Quien no se aventura, no pasa la mar.
  • Sabio es el que poco habla y mucho sabe.
  • El árbol no niega su sombra ni al leñador.
  • No sigas a una persona que está huyendo.
  • La pluma es mucho más poderosa que la espada.
  • Mientras el necio piensa, hace el sabio la hacienda.
  • La vejez empieza cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas.
  • Si tu única herramienta es un martillo, todos los problemas te parecerán un clavo.
  • Nunca muestres tus dientes a menos que puedas morder.
  • Asno callado, por sabio es contado.
  • Desvélate por saber y trabaja por tener.
  • La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta.
  • El saber no ocupa lugar.
  • Una rana en un estanque no sabe que existe el mar.
  • No hay palabra mal dicha, si no fuese mal entendida.
  • Cuando una solterona se casa, se convierte en una esposa joven.
  • Lo que no va en lágrimas, va en suspiros.
  • Trabajos hacen al hombre sabio.
  • De sabio hace gala quien no se admira de nada.
  • Al elegir entre los males, el pesimista elige ambos.
  • Consejo de sabios es perdonar injurias y olvidar agravios.
  • Cuando el pastor regresa a casa en paz, la leche es dulce.
  • No todos los viejos son sabios, ni todos los sabios son viejos.
  • Guardar silencio es más complicado que hablar bien.
  • Las dificultades son oportunidades disfrazadas de desgracias.
  • Un vecino cercano es mejor que un pariente lejano.
  • Si quieres ser sabio, cierra el labio.
  • El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora mismo.
  • Al envejecer, el ser humano ve peor pero ve más.
  • Quien da pan a perro ajeno pierde el pan y pierde el perro.
  • Cava el pozo antes de tener sed.
  • Rápido es despacio, pero sin pausas.
  • Un caballo ciego siempre se asusta a sí mismo.
  • Nadie puede ser juez en su propia causa.
  • Distintas cerraduras se deben abrir con diferentes llaves.
  • Salamanca no hace milagros, el que va jumento, no vuelve sabio.
  • El que siembra viento, cosecha tempestades.
  • La mejor lotería es una buena economía.
  • Cuando el río suena piedras trae.
  • Dime de que presumes y te diré de que careces.
  • No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás y a un tonto por ningún lado.
  • El que se excusa, se acusa.
  • Un enemigo inteligente es mejor que un amigo tonto.
  • A río revuelto ganancia de pescadores.
  • Ni amigo reconciliado ni café recalentado.
  • Sabe más el sabio por viejo que por sabio.
  • El mejor nadador se ahoga.
  • Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes.
  • El que mucho ofrece, poco da.
  • El agua pura es la primera y más importante medicina en el mundo.
  • Si temes el error entonces ni yerras ni aciertas.
  • No seas dulce, o te comerán. No seas amargo, o te escupirán.
  • De sabios es el poco afirmar, y el mucho dudar.
  • Envejecemos al dejar de divertirnos, no dejamos de divertirnos al envejecer.
  • La persona que mueve una montaña comienza cargando piedras pequeñas.
  • El mejor escribiente también emborrona alguna página.
  • Quien no tiene hijos, los educa mejor.
  • Corazón codicioso, no tiene reposo.
  • De la colmena, la miel, y de la boca del sabio, el saber.
  • Los pájaros cantan no porque tienen respuestas sino porque tienen canciones.
  • Allí donde fueres, haz lo que vieres.
  • Cada uno ama al árbol que le da cobijo.
  • No diga la lengua, lo que pague la cabeza.

¡Síguenos en las redes!


Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todas son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.”

Aviso legalPrivacidad Política de cookies / Copyright © 2021. Todos los derechos reservados/All rights reserved. / Contacto

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?