El café de la historia - Refranes argentinos

Refranes y dichos de Argentina

Dichos, refranes, citas, frases, expresiones y proverbios de Argentina

AUTOR: El café de la historia

  • Hasta lo feo hermosea el deseo.
  • Donde se come no se caga.
  • A este le dicen Zapata, si no la gana la empata.
  • No hay dos sin tres.
  • Dime con quien sueñas y te diré con quien no te acuestas.
  • A los locos hay que darles siempre la razón.
  • Dios castiga sin rebenque ni chicote.
  • Lo que no mata engorda.
  • El burro delante para que no se espante.
  • Dios los cría y el viento los amontona.
  • Ausencia y olvido siempre van unidos.
  • Más vale malo conocido que bueno por conocer.
  • Donde entran dos pueden entrar tres.
  • A asno lerdo, arriero loco.
  • Es mejor buscar la fuente que seguir la corriente.
  • No es escritor todo el que escribe.
  • Al que no quiere caldo se le dan dos tazas.
  • A bebedor fino, tras la leche, vino.
  • Cinco no son montón, pero siete ya lo son.
  • Jamón y vino añejo estiran el pellejo.
  • Cada loco con su tema y cada lobo por su senda.
  • A mala cama colchón de vino.
  • Quien mal hace, bien no espere.
  • Cuando el gato no está, hacen baile los ratones.
  • Quien tiene tienda, que la atienda (y si no que la venda).
  • Buscando defectos se pierden afectos.
  • Amor de vieja, celos y quejas.
  • El buey lerdo bebe el agua turbia.
  • Buenos y malos martes los hay en todas partes.
  • Más vale trote que dure y no galope que canse.
  • De los escarmentados nacen los avispados.
  • Más vale que sobre y no que falte.
  • Duele el castigo, pero es buen amigo.
  • Dinero que prestaste, enemigo que te echaste.
  • Antes que te cases, mira lo que haces.
  • Con los pocos años, vienen los engaños, y con los muchos, los desengaños.
  • El hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso.
  • Billetera mata galán.
  • Al ave por el plumaje se le conoce.
  • El que calla otorga.
  • A borracho o mujeriego no des a guardar dinero.
  • Carbón que fue brasa, con facilidad se enciende.
  • Flor en el pecho, amor deshecho.
  • Una mano lava la otra y las dos lavan la cara.
  • Cocodrilo que duerme es cartera.
  • El que entra ganando, sale perdiendo.
  • No busques la quinta pata al gato.
  • Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires.
  • Las apariencias engañan y las suposiciones dañan.
  • A buenos ocios, malos negocios.
  • El acento suena y el tono envenena.
  • Donde entra el beber sale el saber.
  • La cruz en los pechos y el diablo en los hechos.
  • Fiesta sin vino no vale un comino.
  • Nunca afirmes nada sin saberlo primero.
  • La mujer del ciego, ¿para quién se pinta?
  • Cuanto más alto subas, más fuerte será el golpe.
  • Juego de manos, juego de villanos.
  • Al buen amigo lo prueba el peligro.
  • A confesión de parte relevo de prueba.
  • La mejor suerte de los dados es no jugarlos.
  • Lo mal adquirido, nunca es lucido.
  • La mujer que mucho mira, poco hila.
  • Más es el alboroto que los porotos.
  • Dios te dé el doble de lo que me deseas.
  • No hay mal que por bien no venga.
  • Después de beber, cada uno dice su parecer.
  • Norte claro y sur oscuro, aguacero seguro.
  • Por la cagada se conoce al pájaro.
  • Pál gaucho de casta todo el mundo es cancha.
  • Lo que no fue en mi año, no fue en mi daño.
  • Más vale maña que fuerza.
  • Por donde fueres, haz como vieres.
  • El que entra al galope sale al trote.
  • Pan con pan: comida de zonzos.
  • Donde manda capitán no manda marinero.
  • Quien con gatos anda, a rasguñar aprende.
  • Dos son compañía, tres son multitud.
  • A amor y fortuna, resistencia ninguna.
  • Quien mucho abarca poco aprieta.
  • Hijo de tigre, overo ha de ser.
  • El que no llora no mama y el que no afana es un gil.
  • Donde hubo fuego cenizas quedan.
  • La jarra nueva, hace el agua buena.
  • El que se acuesta con perros se despierta con pulgas.
  • Quien busca halla, pero no medalla.
  • El que se quema con zapallo, sopla hasta la sandía.
  • Plata de juego, agua entre los dedos.
  • El que tiene guita hace lo que quiere.
  • Costurera sin dedal cose poco y cose mal.
  • El varón promete hasta que la mete.
  • Quien se excusa, se acusa.
  • A buena gana de bailar poco son es menester.
  • El vivo vive del zonzo y el zonzo de su trabajo.
  • Cada uno cuide su casa y no se meta en la ajena.
  • El zorro pierde el pelo pero no las mañas.
  • Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía.
  • En la casa que entra el sol, no entra jamás el doctor.
  • Poda tardía y siembra temprano, si erras un año acertarás cuatro.
  • Quien hace la ley, hace la trampa.
  • En tiempo de guerra cualquier hueco es trinchera.
  • Cosas pasadas, cosas pisadas.
  • Entre bueyes no hay cornadas.
  • El que parte y reparte se queda con la mejor parte.
  • A bicho que no conozcas no le pises la cola.
  • Aquel que más abarca es siempre el que aprieta menos.
  • Es la ley del embudo, la más linda con el más boludo.
  • El tiempo todo lo cura, menos la vejez y la locura.
  • Por el choclo se come el puchero.
  • Escoba nueva siempre barre bien.
  • Quien dice que nunca miente, está mintiendo.
  • Cuando uno anda en la mala, hasta en lo seco resbala.
  • Gallo que no canta algo tiene en la garganta.
  • Cedazuelo nuevo, tres días en estaca.
  • A burro negro no le busques pelo blanco.
  • La gallina vieja hace el caldo gordo.
  • Dime de qué alardeas y te diré de qué careces.
  • Gato gordo no caza ratones.
  • Libro prestado, perdido o estropeado.
  • Porque te quiero te aporreo.
  • Al que al cielo escupe en la cara le cae.
  • Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
  • Hacen falta por lo menos dos para bailar el tango.
  • Lo poco agrada pero lo mucho enfada.
  • La casa con buen cimiento no teme a ningún viento.
  • A donde el corazón se inclina, el pie camina.
  • Los amigos son los hermanos que se eligen.
  • Hilo negro: de lejos parece un pendejo.
  • Nadie se muere en las vísperas.
  • El que mucho duerme, poco vive.
  • Quien tuvo, retuvo.
  • La confianza mata al hombre y embaraza a la mujer.
  • No me echés agua en el vino, que andan gusanos en el río.
  • De potro sarnoso, caballo hermoso.
  • Puede ser que tronando llueva.
  • El que se ríe solo es porque se acuerda de sus picardías.
  • En casa del jabonero, el que no se cae, se resbala.
  • Lo barato cuesta caro.
  • Hijo eres y padre serás, cual hicieres, tal habrás.
  • Quien siembra vientos, recoge tempestades.
  • Conocidos muchos, amigos pocos.
  • El que no cojea, renguea.
  • Nadie siente su propio olor.
  • Quien hace lo que quiere, hace lo que no debe.
  • Se acabaron los higos, se acabaron los amigos.
  • El que mucho escoge, se queda con lo peor.
  • No confundir gordura con hinchazón.
  • El que no te ama, burlando te difama.
  • Acertar errando, sucede de cuando en cuando.
  • Si el arco iris ves al poniente, recoge el arado y vete.
  • No dejés para mañana lo que puedes hacer pasado mañana.
  • Donde hay amor, hay dolor.
  • Quien del alacrán está picado, la sombra le espanta.
  • Cree el ladrón que todos son de su condición.
  • Si en noviembre truena, la cosecha será buena.
  • No hay tiento que no se corte ni deuda que no se pague.
  • A la cabeza, el comer la endereza.
  • El que duerme en casa ajena, madrugando se levanta.
  • Afición ciega razón.
  • Siempre que llovió, paró.
  • No hay que darle margaritas a los chanchos.
  • Cuando vos vas yo ya fuí y volví.
  • El chisme agrada pero el chismoso enfada.
  • Pequeño golpe, no derriba un roble.
  • Unos calientan el agua y otros toman el mate.
  • No remontés que no sos barrilete.
  • Siempre se escarba mejor la tierra recién mojada.
  • El que quiera huevos, que aguante el cacareo.
  • El que siembra abrojos recoge espinas.
  • Chicos chicos, problemas chicos; chicos grandes, problemas grandes.
  • El diablo nunca duerme pero se hace el dormido cuando le conviene.
  • Todo tiempo pasado fue mejor.
  • Dime con quien irás y te diré qué harás.
  • Para hervir leche y mentir hay que tener muy buena memoria.
  • El dinero no da la felicidad pero calma los nervios.
  • Quien no tiene cabeza para pensar debe tener espalda para soportar.
  • El enojo es un mal consejero.
  • Perro porfiado, consigue mendrugo.
  • Del burro no hay que esperar sino patadas.
  • Por la plata baila el mono.
  • Amigos y libros, pocos y buenos.
  • El que a otros les pone trampa es justo que en las mismas caiga.
  • Quien avisa no traiciona.
  • De tal tronco tal astilla y de tal rama tal semilla.
  • A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones.
  • Abundancia da arrogancia.
  • De lo oído nada debe ser creído y de lo visto solo la mitad.
  • Toma casa con hogar y mujer que sepa hilar.
  • El que anda de culo, hasta las bolas arrastra.
  • De buenas intenciones están empedrados los caminos al infierno.
  • Quien con muchacho se echa, cagado se levanta.
  • El que se levanta tarde, ni oye misa ni compra carne.
  • El que juega por necesidad, pierde por obligación.
  • De la boca salen las verdades como los porotos de la chaucha.
  • Es difícil que el chancho chifle.
  • Tras el hambre viene el matambre.
  • Cuando afeitan a tu vecino, echa la barba en remojo.
  • De los desagradecidos está lleno el infierno.
  • Los niños y los locos no callan verdades.
  • Después del chaparrón siempre sale el sol.
  • Cuesta caro ser pobre.
  • Tal amo: tal esclavo.
  • Un tropezón no es caída.
  • Cuando un pobre se emborracha con un rico, la del pobre es borrachera y la del rico es alegría.
  • Sarna con gusto no pica.
  • Tanto gre gre para decir Gregorio.
  • No estirés mucho las piernas si dormís en catre corto.
  • Tanto tenés tanto valés.
  • Quien dispara sin bala, nunca mata.
  • No hay mujer sin tacha ni petizo sin maña.
  • Tira más una teta que una carreta.
  • Quien por su gusto padece, pague sus culpas llorando.
  • Ventajear al ventajero no es pecao para el infierno.
  • A burro viejo, pasto tierno.
  • Los cuernos, como los dientes, duelen al nacer, luego, ayudan a comer.
  • Manos frías, amor para un día.
  • Un resbalón cualquiera da en la vida.
  • A caballo regalado no se le miran los dientes.
  • Una de cal y otra de arena y la obra saldrá buena.
  • El que tenga comezón que se rasque.
  • Viento del sudeste; lluvia como peste.
  • A pan duro, diente agudo.
  • Hijo de gata, ratones mata.
  • Agua que el río baja, arriba no ha de volver.
  • Dios los cría y ellos se juntan.
  • Agua y yerba para el gaucho es riqueza.
  • Más vale casa propia que castillo ajeno.
  • Aguas tranquilas, hacen lanas de sapo.
  • El que tiene hambre con pan sueña.
  • Al mejor parador se le atraca el estribo.
  • Las enfermedades llegan a caballo y se van a pie.
  • Al ñudo son las tiradas cuando la taba es culera.
  • El gallo de arriba siempre caga al de más abajo.
  • Al potro, dómelo otro.
  • La letra con sangre entra.
  • Amor forastero se va ligero.
  • La mentira tiene patas cortas.
  • Amor pobre y leña verde arden cuando hay ocasión.
  • El que más no tiene, con su abuela se entretiene.
  • Amor y risa no dan para camisa.
  • Sin espuelas ni freno, no hay caballo bueno.
  • Animal acollarao, no engorda.
  • Herradura que cascabelea, clavo le falta.
  • Árbol que crece torcido ya nunca se lo endereza.
  • Donde el diablo no puede meter la mano, mete la cola.
  • Bicho que vuela va a la cazuela.
  • El amigo que no presta, y el cuchillo que no corta, que se pierda, poco importa.
  • Calcule la correntada si es que va a tirarse al agua.
  • Una golondrina no hace verano.
  • Candil sin mecha, poco aprovecha.
  • El que quiera celeste, que le cueste.
  • Carreta parada no hace jornada.
  • A gato viejo, ratón tierno.
  • En casa del herrero cuchillo de palo.
  • Hojas del árbol caído, juguete del viento son.
  • Cavando se saca agua.
  • Asno de mucho, lobos lo comen.
  • Codicioso y tramposo, los dos al pozo.
  • Plata en mano, culo en tierra.
  • La mona, aunque se vista de seda, mona queda.
  • Come callado lo que has hallado.
  • Quien bien atiende bien aprende si además de oír entiende.
  • Con leña verde no se prende el fuego.
  • El que vive de esperanzas muere de hambre.
  • Cuando el amor es fingido en el aire es conocido.
  • La experiencia es un peine que nos dan cuando ya quedamos calvos.
  • Cuando se agota el pozo se conoce cuánto vale el agua.
  • A carne de lobo, diente de perro.
  • Cuanto más se vive más se aprende.
  • A más dinero, más hambre de retenerlo.
  • Cuentas de juego saben a duelo.
  • Al que da y quita, se le cría una jorobita.
  • Cuídate de perro rabioso y de hombre sospechoso.
  • A las palabras se las lleva el viento.
  • Primero están mis dientes que mis parientes.
  • A cada chancho le llega su San Martín.
  • Da una al clavo y las demás a la herradura.
  • A canas honradas no hay puertas cerradas.
  • Cuando una puerta se cierra, otra se abre.
  • Alegrías de un pobre, son anuncios de un pesar.
  • Detrás del balde va la roldana.
  • Quien tiene dolencia, abra la bolsa y tenga paciencia.
  • El que espera, desespera.
  • Al que Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos.
  • Dime con quién andas y te diré quién eres.
  • Loro viejo no aprende a hablar.
  • No digas lo que no debes, ni preguntes lo que no te importa.
  • Corrida de caballo, parada de borrico.
  • Dios le da pan al que no tiene dientes.
  • Ni te cases muy ligero, ni te mueras soltero.
  • Quien te da la hiel, te da la miel.
  • Deja la cama temprano y estarás ágil y sano.
  • Donde se come pan, migas quedan.
  • El que se quema con leche cuando ve una vaca llora.
  • Camarón que se duerme lo lleva la corriente.
  • Si querés conservar la dentadura, volá con prudencia y altura.
  • Quien alega, no se entrega ni se niega.
  • Aprontá tu jagüel antes de la seca.
  • El mal camino andarle pronto.
  • El que no está enfermo, es rico sin saberlo.
  • A enemigo fallecido, perdón y olvido.
  • Cuando no se vive como se piensa se termina pensando como se vive.
  • Dime qué aire respiras y te diré qué sangre tienes.
  • Cuando la vista se acorta recién se comienza a ver.
  • El ofrecer no empobrece.
  • Cuando engorda el novillo, pide cuchillo.
  • El que maltrata a un animal, demuestra mal natural.
  • En Argentina algunos se resfrían cuando en otro lado estornudan.
  • Al que anda con la cera algo se le pega.
  • Cuando el dinero entra por la puerta el amor sale por la ventana.
  • Las armas las carga el diablo y las disparan los boludos.
  • Cualquier cacatúa sueña con la pinta de Carlos Gardel.
  • El que no corre, vuela.
  • Cosechas lo que siembras.
  • El chivo se ríe de las bolas del carnero.
  • Contigo pan y cebolla y con otra ni olla.
  • Más tira una concha que una yunta de bueyes.
  • Con paciencia y con saliva, el elefante se cogió a la hormiga.
  • Hoy adulador, mañana traidor.
  • Caer como peludo de regalo.
  • El que no tiene cuchillo come a tirones.
  • El amor es ciego y el matrimonio devuelve la vista.
  • Cada maestrito con su librito.
  • No firmes lo que no leas, ni bebas lo que no veas.
  • Cada loco con su tema y cada llaga con su postema.
  • Alazán tostado, antes muerto que cansado.
  • Cada uno sabe donde le aprieta el zapato.
  • El comer y el rascar no piden sino empezar.
  • Cada carancho en su rancho.
  • El que pregunta no yerra.
  • Buey bien se lame, pero sólo hasta donde le alcance la lengua.
  • Lo que no se va en lágrimas se va en suspiros.
  • Buena vida dura poco y mala vida menos.
  • Al que nace barrigón es al ñudo que lo fajen.
  • Amanecer criollo: puro mate.
  • Quien se acuesta cantando se levanta llorando.
  • Al pato se le conoce por la cagada.
  • Quien es amigo del vino, es enemigo de sí mismo.
  • Hasta al mejor cazador se le escapa la liebre.
  • El que siembra trigo come galleta.
  • A grandes males remedios tales.
  • Lo bueno viene en frasco chico.
  • Caballo que no galopa va derecho al pisadero.
  • La vida es una milonga pero hay que saberla bailar.
  • Cada cual habla de la feria según le va en ella.
  • La plata llama a la plata.
  • A todo se acostumbra uno, menos a no comer.
  • Más vale buena fama que cama dorada.
  • El que venga atrás que arree.
  • Gallo que canta temprano, ronco amanece.
  • La necesidad tiene cara de perro.
  • A la corta o a la larga no hay matrero que no caiga.
  • Cuando el hambre entra en una casa por la puerta el amor huye por la ventana.
  • Al arbolito, hay que enderezarlo desde chiquito.
  • El diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo.

¡Síguenos en las redes!

Aviso legalPrivacidad Política de cookies / Copyright © 2021. Todos los derechos reservados/All rights reserved. / Contacto

close

¿Quieres que te avisemos cada vez que publiquemos un nuevo artículo?